Por Contexto

El equipo del portal Chequeado.com suele ser el niño mimado del diario La Nación y de otros portales que se autodefinen como independientes. Con ese entusiasmo, anunciaban lo que iba a ser un chequeado en tiempo real del discurso de Mauricio Macri en el inicio de las sesiones ordinarias. Pero parece que el resultado no fue el esperado y, por lo tanto, decidieron dejarlo de lado: de los veinte tramos analizados, tres fueron calificados de “insostenibles”, tres de “engañosos” y tres de “verdaderos pero”. El veredicto sobre las restantes fue señalar siete como “verdaderas” y cuatro como neutras o “explicadoras”.

Así, muy lejos de las veinte verdades peronistas, los ítems donde la calificación fue “insostenible” fueron en los dichos del Presidente sobre la evaluación de alumnos, sobre Fútbol Para Todos y sobre un supuesto aumento del 40% de los homicidios desde 2008.

Así, muy lejos de las veinte verdades peronistas, los ítem donde la calificación fue “insostenible” fueron en los dichos del Presidente sobre la evaluación de alumnos, sobre Fútbol Para Todos y sobre un supuesto aumento del 40% de los homicidios desde 2008.

Con respecto a los exámenes que se les suelen tomar a los estudiantes, Macri dijo: “En algunas jurisdicciones donde se aplicó la prueba nacional de evaluación respondió sólo el 23% de los estudiantes”. Según Chequeado, esa aseveración se aleja de la realidad: “Desde el Ministerio de Educación de la Nación confirmaron a este portal que la información referida al porcentaje de alumnos de cada provincia que respondieron a la evaluación en los ONE desde 2003 hasta 2013 no está publicada”. Al ser solcitados, entonces, los datos, tampoco fueron entregados.

Con respecto a la televisación de los partidos de fútbol de Primera División, el ex mandamás de Boca Juniors se animó a asegurar: “Sostuvimos la gratuidad de Fútbol para Todos”. En este caso, la contraposición es furibunda. “Al evaluar el nuevo sistema de transmisiones, resulta insostenible que se mantiene la gratuidad en el acceso”, retrucan los observadores.

En ese punto, se recordó que “hasta noviembre de 2015, fue posible acceder gratuitamente a las transmisiones por TV abierta en varios de los 44 canales del país; mediante la cobertura del sistema de Televisión Digital Abierta (TDA), que cubre el 82% del territorio nacional, o bien por el sistema de video stream que ofrecía la web de Fútbol Para Todos”.

En cambio, con la gestión de Cambiemos “se acordó con los canales América, Telefé y 13 para que transmitan el paquete de partidos más importantes de cada fecha a cambio de un aporte en conjunto de $ 135 millones”. Esta cesión en exclusiva “acota su llegada por aire a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y el Gran Buenos Aires (GBA)”. En segundo lugar, se aclara que “la reducida oferta de señales de la TDA (donde, por ejemplo, ni América, ni Telefé ni Canal 13 tienen distribución nacional) muestra que en la mayoría de las localidades del país no llegan esos contenidos de modo gratuito”.

En los datos sobre el crimen en el país, el relato del jefe de Estado es igual de endeble. “Estamos en 3.400 homicidios por año, lo que representa un aumento del 40% respecto de 2008”, buscó impresionar Macri el martes. Esas cifras no están disponibles en ningún lugar y desde el Ministerio de Justicia no pudieron respaldarlas. La única forma de llegar a esa conclusión era “utilizando dos fuentes diferentes que no son comparables”, tanto de esa cartera como la de Salud.

Datos engañosos

En esa sintonía, aparecen las declaraciones “engañosas”. Fueron las referidas al crecimiento del consumo de drogas, al desempleo y al déficit en relación con el PBI. “El consumo [de drogas] ha crecido exponencialmente”, buscó resaltar Macri. Lo primero que le advierten es que “no aclaró si se refería a una droga específica o a las drogas ilegales en su conjunto”.

En ese sentido, Chequeado aclara: “Los estudios que analizan las tendencias en el consumo de drogas dan cuenta de un importante incremento, como mencionó Macri, aunque relativamente estable desde 2008”.

No obstante, de acuerdo con el Reporte Anual de Drogas de la Organización de las Naciones Unidas para las Drogas y el Delito del año 2013, “que Macri citó como fuente en otro momento de su discurso, para un rango de población que va desde los 16 a los 65 años, la Argentina no demuestra un incremento en el consumo de cocaína en los últimos años, a diferencia de lo que ocurre en otros países de la región, como Brasil”.

En otro dato de su alocución, el Presidente habló de la desocupación y especificó: “Alrededor de 1.200.000 personas están desempleadas”. Para el sitio web, “la afirmación coincide parcialmente con los datos oficiales, pero se trata del número más bajo de los últimos 12 años, algo que omitió mencionar”.

Según los datos de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC citada para este análisis, “la cifra de desempleados en los aglomerados urbanos del país era, al tercer trimestre de 2015, de 709 mil; con un proyectado al total del país de 1.005.000”.

Cuando mencionó las cuentas del erario estatal, Macri describió un panorama oscuro: “Encontramos un Estado cuyo déficit es uno de los mayores de la historia de nuestro país: 7% del PBI”. Sin quitarle seriedad al asunto, la página explica: “Si se consideran los datos oficiales de la Cuenta de Inversión de la Administración Pública Nacional, el déficit financiero de 2015 fue de alrededor del 4% del Producto Bruto Interno”.

Verdades a media

Por último, la presentación de Macri también tuvo sus peros, número que no son verdad del todo, o que son mostrados de una forma rebuscada. De esta manera, se refirió a la cantidad de gente que carece de los servicios públicos esenciales, sobre la venta de cocaína y sobre los niveles de pobreza e indigencia, donde utilizó datos de la Universidad Católica Argentina.

“Alrededor del 42% de la población carece de cloacas, el 13% no tiene agua corriente y el 42% no tiene gas de red”, dijo el hijo de Franco Macri. En este caso, Chequeado pone el acento en que “la afirmación presidencial omite mencionar la mejora registrada en el último lustro”. Para eso, citan “un informe del Banco Internacional de Desarrollo (BID), realizado en 2013, en el cual se destacó que el país cumplió con las metas previstas de saneamiento y agua en 2011” de reducir ostensiblemente las falencias en infraestructura.

Para el párrafo referido a los estupefacientes, el ex jefe de Gobierno porteño consideró que “Argentina es el tercer proveedor mundial de cocaína”. Aquí hay, otra vez, una malintencionada lectura de los trabajos disponibles, ya que el estudio citado es el informe anual de Drogas de las Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (ONUDD) publicado en 2013. Si bien el texto ubica al país como el tercero más mencionado de proveniencia de la cocaína en decomisos, entre los años 2001 y 2012, la propia ONUDD aclaró que los datos no reflejan la situación a nivel internacional y que no proporcionan cobertura universal.

Queda por revisar la mención sobre las personas en situación vulnerable. “Según la UCA, el 29% de los argentinos están en situación de pobreza y el 6% en situación de indigencia”, enumeró MM. Para los analistas de Chequeado, el mandatario citó correctamente el estudio, pero obvió decir que “existen varias fuentes alternativas que presentan distintas mediciones de pobreza e indigencia”.