Por Roberto Álvarez Mur

Desde la asunción de Julio Garro, el municipio no firmó el convenio de trabajo que asegura la continuidad de la Orquesta Municipal de La Plata y, por primera vez en cinco décadas, podría dejar de existir. A ello se suma una deuda con el staff de músicos de dos sueldos pendientes de la anterior gestión, junto a los de enero y febrero del año en curso.

Hasta ahora, el secretario de Cultura y Educación platense, Gustavo Silva, no respondió ante los reclamos de los músicos que, martes y jueves, realizan conciertos de protesta hasta encontrar una solución.

“En 32 años es la primera vez que no sé si la Orquesta va a continuar. En este momento, de hecho, la Orquesta no existe. Y eso es a causa de que la nueva gestión no renueva el convenio, como se viene haciendo desde siempre. A la deuda de sueldos que había se le suma esta desidia. Estamos en febrero y la orquesta no tiene la continuidad asegurada”, dijo a Contexto Sergio Poli, violinista de la Orquesta.

“EN 32 AÑOS ES LA PRIMERA VEZ QUE NO SÉ SI LA ORQUESTA VA A CONTINUAR. EN ESTE MOMENTO, DE HECHO, LA ORQUESTA NO EXISTE. Y ESO ES A CAUSA DE QUE LA NUEVA GESTIÓN NO RENUEVA EL CONVENIO”. SERGIO POLI, VIOLINISTA.

Según expresa un comunicado emitido desde la Orquesta la semana pasada, “ya con la gestión de Julio Garro fuimos recibidos por el subsecretario de Economía y Control de Gestión, Juan Nazar, quien se interiorizó de la situación y nos comunicó que el Municipio reconocía la deuda, incluido el aumento del 20% acordado con la anterior gestión a partir de octubre 2015, y se comprometía a saldarla en tres cuotas mensuales a partir de enero”.

El texto continúa: “Al día de la fecha, y ya promediando el mes de febrero, no hemos tenido novedades en relación al pago de ninguna de las cuotas prometidas y hemos recibido, con profundo desagrado, la noticia del no reconocimiento del aumento previamente citado”.

La nueva gestión eludió la responsabilidad sobre la deuda, y se eximió a sí misma debido a que se trata de una falla en la gestión del Gobierno anterior. Poli aseveró: “No es un argumento válido. No importa quién está a cargo. El Estado tiene una deuda con trabajadores y tiene que responder. Es como si (el ex gobernador Daniel) Scioli no hubiera firmado los acuerdos de sueldos docentes de la provincia, entonces por eso ahora no tendrían que pagarse. No es así”.

Con respecto al argumento esgrimido por la gestión del intendente platense Julio Garro, la Orquesta expresó a través de redes sociales: “Con este discurso la Municipalidad desconoce la trayectoria de 52 años ininterrumpidos de la orquesta y, a pesar de haber sido documentados debidamente, nuestros servicios ya prestados”.

“CON ESTE DISCURSO LA MUNICIPALIDAD DESCONOCE LA TRAYECTORIA DE 52 AÑOS ININTERRUMPIDOS DE LA ORQUESTA Y, A PESAR DE HABER SIDO DOCUMENTADOS DEBIDAMENTE, NUESTROS SERVICIOS YA PRESTADOS”.

Antes de ganar las elecciones, Nazar había recibido a los miembros de la orquesta y les había mostrado su “buena fe” para resolver el problema de los sueldos. “Después de eso empezaron los problemas: en febrero nos avisaron que iban a revisar las fechas de pago; la plata nunca aparecía. El jueves pasado hicimos un nuevo concierto de protesta”, dijo Poli.

Cincuenta años de orquesta

La Orquesta Municipal arrancó en el año 63, y a mediados de los setenta el Gobierno peronista consiguió la planta permanente para la orquesta dentro de la Municipalidad. Este paso representó un nivel de estabilidad para sus músicos que se mantuvo hasta los noventa, durante el menemismo, con la ola de privatizaciones. Luego de idas y venidas, la orquesta pasó a depender de la Fundación Ciudad de La Plata, a través de un subsidio. “Desde entonces nunca hubo dudas sobre la renovación del subsidio año a año, hasta ahora”.

Después de cerrar el año pasado con idas y venidas de diálogo con diferentes sectores de la cultura a nivel local, el perfil de gestión de Cambiemos en la ciudad de La Plata comienza a anclarse en medidas cada vez más preocupantes para el desarrollo de actividades.

“Uno tiene el antecedente de lo que hizo el macrismo en la ciudad de Buenos Aires. Los del teatro Colón no la pasaron muy bien. Hubo problemas con las orquestas de escuela. Lamentablemente, los antecedentes no son los mejores”.