Por Alejandro Palladino

El querellante en la causa Papel Prensa, Osvaldo Papaleo, dio una charla en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata, en la que detalló el rol político que cumplen los diarios La Nación y Clarín en su complicidad con el actual gobierno de Cambiemos y la correspondencia entre el poder que detentan esos grupos en la actualidad y la apropiación que hicieron de la empresa Papel Prensa en los setenta. “Sin Papel Prensa, Clarín y La Nación no serían lo que son”, sentenció el hermano de la viuda del ex propietario de la empresa de papel para diarios y revistas, David Graiver.

La charla, organizada por esta casa de estudios, fue parte de la jornada “Reflexión y debate sobre la Ley de Medios”, y el panel del que formó parte Papaleo fue “Medios y dictadura: la legitimación del genocidio”, en el marco del Ciclo de Charlas del Curso Introductorio 2016 de las carreras de Comunicación. La iniciativa está enmarcada en las asambleas que actualmente realiza la Coalición por una Comunicación Democrática, espacio que elaboró la Ley de Medios entendiendo la comunicación como un derecho, y que hoy busca volver a poner en agenda la ley pisoteada por el macrismo para favorecer a los grupos concentrados, con Clarín a la cabeza.

“Sin Papel Prensa, Clarín y La Nación no serían lo que son”, sentenció el hermano de la viuda del ex propietario de la empresa de papel para diarios y revistas, David Graiver.

En la mesa del panel, junto a Papaleo, también expusieron Camilo Gagni, de H.I.J.O.S. Regional La Plata, y el periodista y abogado en materia de derechos humanos, Pablo Llonto.

Papaleo definió el trabajo de los medios concentrados como “el eje del debate en la sociedad” para “adueñarse de la vida política”. En los casos de La Nación y Clarín, sostuvo que “construyen irrealidades” para los fines del Gobierno nacional, como “humanizar al juez Griesa para poder endeudarnos de nuevo”. Y resaltó la importancia de la propiedad de la empresa que produce el papel, comprada durante la dictadura, y que es “el 60% del costo de los diarios”, lo que produce un poder “fuerte, poderoso y sin escrúpulos” a la hora de hacer periodismo por parte de La Nación y Clarín.

También valoró la lucha que llevó adelante el kirchnerismo en sus doce años por “hacernos ver quién era Clarín”, sobre todo por generar el debate que propinó la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual al respecto, que permitió que “la sociedad tome conciencia” de lo que es Clarín.

Sobre el escenario político reciente, con la disolución de la AFSCA por decreto como medida urgente ni bien asumió Mauricio Macri para favorecer al Grupo Clarín, Papaleo subrayó la complicidad entre los medios y el Gobierno, al que le hicieron la campaña y ahora reciben sus beneficios. A su vez, resaltó el interés corporativo de los grupos, opuestos a los medios que defienden los intereses de los sectores populares y que durante el kirchnerismo se encarnaron en el Estado.

“Antes, la batalla contra los grupos se daba desde el Estado; ahora la situación es diferente. La batalla contra el poder de la tríada Gobierno-Justicia-medios hay que darla desde la militancia popular; hay que llenar las plazas, expresarse y contarle a la gente lo que pasa”, sostuvo Papaleo a Contexto. Y advirtió: “el pueblo tiene percepción de lo que pasa, no subestimemos el saber popular, el olfato popular”.

“La batalla contra el poder de la tríada Gobierno-Justicia-medios hay que darla desde la militancia popular; hay que llenar las plazas, expresarse y contarle a la gente lo que pasa.”

“Hay que difundir lo que ocurre, venimos a hablarle a estos estudiantes de periodismo. Esto hay que repetirlo mil veces”, continuó.

Como camino para llevar adelante acciones políticas que encaucen esas posiciones, Papaleo sostuvo que “hay que fortelecer a los partidos políticos opositores. En el caso nuestro, fortalecer el Partido Justicialista a partir de la unificación de sus sectores para hacer una fuerza opositora importante” para achicar el margen de maniobra de Cambiemos.