Despidos masivos en la UIF, el órgano para controlar el lavado de...

Despidos masivos en la UIF, el órgano para controlar el lavado de dinero

La oficina antilavado que Mauricio Macri dejó en manos de representantes del FMI y el banco HSBC -denunciado por lavado de activos y con causas en curso- despidió 45 trabajadores especializados y capacitados por años. Áreas claves para investigar el lavado de activos en todo el país fueron prácticamente desmanteladas.

4190
0

Con cuarenta y cinco despidos, el Gobierno de Mauricio Macri decidió ayer desmantelar definitivamente la Unidad de Información Financiera (UIF), el organismo encargado de investigar y perseguir el lavado de activos en el país. Esa oficina antilavado, que preside el ex abogado del FMI Mariano Federici y la ex abogada del banco HSBC (entre otras cosas, multado en Estados Unidos por lavar dinero del narcotráfico) María Eugenia Talerico, ordenó reducir la planta de trabajadores en áreas clave para combatir el lavado de dinero. No dieron ninguna justificación. La decisión contradice las exigencias del organismo intergubernamental internacional GAFI, que prevé estabilidad laboral para empleados que tardan de seis meses a un año en ser formados para su tarea.

“Nos acaban de despedir y la mayoría no fuimos notificados aún. Nos presentamos hoy a trabajar y cuando fuimos a fichar –fichamos con la huella digital– el sistema nos decía que teníamos el acceso denegado”, explicó Nicolás Gómez, uno de los cerca de cincuenta empleados de la UIF que ayer se conglomeraban en la puerta del edificio de calle Cerrito 264, en pleno centro porteño.

Esos 45 trabajadores se enteraron en la guardia del edificio que integraban una lista y que iban a ser atendidos por el director administrativo de la UIF, Carlos Piantanida, quien les informó que “prescindían de sus servicios”, sin ningún otro tipo de explicación.

Cuarenta y cinco trabajadores se enteraron en la guardia del edificio que integraban una lista y que iban a ser atendidos por el director administrativo de la UIF, Carlos Piantanida, quien les informó que “prescindían de sus servicios”, sin ningún otro tipo de explicación.

El desmantelamiento de la UIF comenzó poco después de que Macri pusiera al frente del organismo a Federici y Talerico, con despidos por goteo de directores y algunos trabajadores. Los listados de despedidos con que esperaron en la puerta a los trabajadores afectó a empleados con antigüedad, a quienes desde hace quince días no les daban tareas, no los llamaban para mantener reuniones y nadie les informó los nombres de las nuevas autoridades.

El desguace afecta directamente el funcionamiento de la UIF. Los despidos afectaron áreas claves: quedaron siete supervisores en Supervición, y en Análisis redujeron el plantel al 20%. “No queda claro cómo van a seguir con el combate del lavado de activos, porque Análisis es el que se encarga de analizar los expedientes de lavado de activos de todo el país, una tarea que requiere de una capacitación de seis meses a un año”, explicó un trabajador despedido.

“No queda claro cómo van a seguir con el combate del lavado de activos, porque Análisis es el que se encarga de analizar los expedientes de lavado de activos de todo el país, una tarea que requiere de una capacitación de seis meses a un año”, explicó un trabajador despedido.

La UIF es un organismo encargado de detectar y controlar el delito de lavado de dinero que consiste en maniobras para ingresar al circuito legal activos provenientes de transacciones ilegales y en general asociadas a delitos. Los más frecuentes son la evasión, el narcotráfico y la trata de personas, los denominados “delitos de guante blanco”.

Los despidos contradicen incluso los lineamientos del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), un organismo intergubernamental para el desarrollo y la promoción de políticas en los niveles nacional e internacional para combatir el Lavado de Activos y la Financiación del Terrorismo, ya que pide a los Gobiernos la estabilidad laboral de los trabajadores de las UIF para garantizar su capacitación y la confidencialidad.

La decisión de Mauricio Macri de achicar un organismo clave para combatir el lavado quizá haga de la Argentina un territorio más fértil para cometer ese tipo de delito.

UIF despidos 2

Despidos sin causa

Los 45 despedidos de la UIF se enteraron de que no trabajaban más en esa dependencia del Estado al llegar a su trabajo y encontrar sus nombres en una lista. En las entrevistas con el director administrativo de la UIF, Carlos Piantanida, quien a pesar de no estar aún nombrado comunicó los despidos, los trabajadores no obtuvieron ninguna explicación.

Piantanida no explicó nada: ni cuáles eran los motivos, ni por qué no realizaron entrevistas previas antes de decidir la continuidad o no del trabajador, ni cómo planean continuar con el combate al lavado de activos expulsando a los trabajadores con más antigüedad y capacitación. La única respuesta que pudo dar es “la decisión la toma el presidente”.

El momento en que Piantanida despide a un trabajador. Mirá el video:

COMPARTE