Por Maximiliano Ceci

“Trajimos las preocupaciones y a la vez informamos sobre la trayectoria y el trabajo de la Comisión Provincial. Le hemos hecho llegar nuestras preocupaciones sobre los problemas que ya vienen de otros gobiernos, como la situación carcelaria, la Policía bonaerense, los institutos penitenciarios y también alguna propuesta que la Comisión venía impulsando hace años, como la Policía Judicial”, dijo Adolfo Pérez Esquivel, presidente de la Comisión Provincial por la Memoria tras la reunión con la María Eugenia Vidal que se realizó ayer en la en Gobernación de la provincia de Buenos Aires.

Además del premio Nobel de la Paz, participaron de la reunión en el Salón de los Acuerdos de la Casa de Gobierno la dirigente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas –quien entregó un documento con los principales lineamientos en materia de derechos humanos que pretende atender el organismo–, el secretario de Derechos Humanos provincial, Santiago Cantón, y Roberto Cipriano, director del Comité Contra la Tortura de la Comisión Provincial por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires.

“La gobernadora dijo que ella va a apoyar todo esto y para seguir con la continuidad de los juicios de los crímenes de lesa humanidad y también ver la cooperación con el secretario de Derechos Humanos provincial, Santiago Cantón, ver un poco el enlace y el trabajo que se puede ir profundizando”, dijo Pérez Esquivel, que agregó que se pondrán a trabajar en “tres ejes concretos” de cara al 2016, como lo solicitó la gobernadora.

Durante el encuentro, los integrantes de la CPM mostraron su preocupación por las políticas de encierro. “Le trasmitimos la preocupación por la grave crisis en derechos humanos en la provincia de Buenos Aires, por la necesidad de democratizar el Servicio Penitenciario, la Policía bonaerense. El planteo sobre decisiones que se han venido tomando, la designación de Fernando Díaz al Frente del Servicio Penitenciario, con una mirada muy crítica que tiene la Comisión sobre su gestión anterior. Y fundamentalmente la preocupación por el desarrollo de las políticas de niñez y adolescencia”, expresó Cipriano.

“Fue más estructural el planteo en relación con la necesidad de democratizar las fuerzas y de generar ámbitos que permitan ir modificándolos. Por supuesto, la posición de la Comisión ha sido estar en desacuerdo con el dictado de ambas leyes”, agregó acerca de la Emergencia en Seguridad y del Servicio Penitenciario.