Un Tierno al que nadie quiere molestar

Un Tierno al que nadie quiere molestar

El ministro de Seguridad de La Pampa, Juan Carlos Tierno, está acusado de encabezar la represión contra vecinos de General Villegas. Por ahora, Vidal no quiere incomodar al gobernador Verna, quien podría ser un alivio para Macri en el Congreso.

745
0
El ministro Juan Carlos Tierno

Por Contexto

El gobernador de La Pampa, Carlos Verna, es presentado por Clarín y La Nación como integrante del peronismo “dialoguista”,  en referencia a los justicialistas que aportan a la gobernabilidad de Mauricio Macri. Con ese argumento, dos diputados nacionales que le responden seguirían al bloque que armó Diego Bossio en su salida del FpV. Por estas horas, decenas de vecinos bonaerenses lamentan que no haya tenido con ellos la misma impronta y que haya decidido reprimirlos con balas de goma cuando protestaban por la crecida del Río V, en General Villegas, que amenazaba con inundarlos.

Aunque el desenlace estaba cantado, nadie hizo nada para evitarlo. Ni Verna, ni la gobernadora María Eugenia Vidal, ni el cordobés Juan Schiaretti. Todos dejaron que el conflicto creciera hasta tener más de veinte heridos por las postas de escopeta. Y  más que nada Verna, que delegó el operativo en la zona en la figura de su ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno. No es una ironía: su apellido es Tierno, pero hace años que es denunciado por su ferocidad.

Siempre que hay un episodio de violencia institucional, la pregunta que queda sin respuesta es quién dio la orden. En este caso, varias víctimas de ataque policial señalan al mismo Tierno como responsable. En un actitud atípica para un funcionario de su rango, estaba en el lugar, a la cabeza de un pelotón de infantes y de un grupo especial de asalto, los cuales habrían gatillado tras su señal. Es más, en un video oficial, el gobierno pampeano se jacta de haber salido triunfante y Tierno aparece, de camisa blanca manga corta, al frente de la avanzada.

Esta actitud de Sheriff fue la que le valió su destitución como intendente de Santa Rosa en 2008, a 87 días de haber asumido. Sus polémicas medidas de mano dura y su desprecio por los sindicatos y la oposición envolvieron al municipio en una crisis terminal, que fue frenada con la intervención de la ciudad por parte del entonces mandatario provincial Oscar Jorge.

Tierno venía de ser ministro de Gobierno de Verna en su primera gestión, entre 2003 y 2006, período en el cual fue señalado como culpable de que aumentaran los apremios ilegales y los excesos de las fuerzas de seguridad. Ya como jefe comunal había prometido impulsar un censo para obtener información de los habitantes, el cual fue llamado “censo espionaje”. También creó de facto una Policía comunal de cien efectivos, elaboró un presupuesto con subas de 50% en las tasas y de 1.000% en las multas. Y soñaba con ponerles microchips a los perros.

Pero lo que causaba más controversia era su estilo. Sus fanáticos lo llamaban “el loco”. Sus opositores, “el dictador”. Si bien el tiempo le daría más la razón a los segundos, ya en esa época aplicaba las leyes a dedo: ordenaba el tránsito y entraba a los bares a pedir documentos. El principio de su fin fue cuando fue a pelearse con trabajadores mercantiles que habían montado una carpa en reclamo de un plus salarial.

No sólo en la función pública acumula Tierno antecedentes violentos. En su vida privada, fue denunciado en varias ocasiones por violencia de género por su ex novia, su primera esposa y una de sus empleadas, según publicó Página/12 el 30 de agosto de 2008. “A Emilce (la esposa) la castigaba por cualquier cosa, siempre fue un hombre violento, a su hija yo la protegía sacándola de la casa o llevándomela a otra habitación”, relató al diario una mujer que trabajaba en su casa.

Por eso, este episodio no sorprende a propios ni a extraños. Para las organizaciones de derechos humanos pampeanas, la designación de Tierno, un aliado político de Verna más que un ministro, fue una burla, un cinismo. Por ejemplo, el Poder Judicial pegó el faltazo a la jura de las nuevas autoridades policiales de esa provincia. Tierno también enfrenta un proceso por abuso de poder y los magistrados están cansados de sus artilugios para entorpecer su accionar.

“Necesitamos de manera urgente políticas públicas en beneficio de todos los niños y niñas, jóvenes y adultos; y no son bienvenidas las políticas antipopulares ni designaciones de funcionarios procesados por abuso de autoridad y denunciados por violencia machista, como es el caso de Juan Carlos Tierno, un hombre violento de comprobada gestión bajo la lógica de mano dura”, comunicó el Movimiento Pampeano de Derechos Humanos tras conocerse su llegada.

Los hechos

El miércoles, vecinos de la localidad villeguense de Villa Sauze se habían agrupado en el llamado “camino del meridiano”, donde se juntan ambas provincias. Cuando vieron llegar máquinas viales de La Pampa, decidieron hacer un cordón humano para no dejarlas avanzar. Antes que nada, querían explicaciones sobre cuáles serían los trabajos a realizar. Sabían que el objetivo de la cuadrilla era generar un canal para que el agua acumulada río arriba se escurra para sus tierras. En ese momento intervino Tierno y “su pandilla”.

Por ahora, no hubo ni un pedido de explicaciones ni un repudio por parte de la administración Vidal, a pesar de los videos y las fotos que circularon en los medios de la región, en los cuales puede verse cómo los efectivos disparaban sus armas a quemarropa y que la gente en el lugar no tenía ni palos ni piedras.  Aunque Verna la cuestionó por esto (la acusó de “despreocupación” y de “no conocer” los pueblos afectados), es un sugestivo silencio que podría relacionarse con la intención de no dañar la relación de Macri con un potencial aliado en el PJ.

No obstante, hay quienes sí pretenden que esto no quede así. El concejal del FpV de General Villegas, Pedro Satragno, confirmó a Contexto que juntará voluntades en el recinto para presentar un proyecto y declarar a Tierno “Persona no grata”. Algo parecido hará su par del partido de Rivadavia, Jorge Pablo Rosolen, quien dijo a Masternews.com.ar, que “Tierno debe renunciar, debe ir preso, no puede ser más funcionario público porque es un psicópata”.

En tanto, hasta el propio intendente de Rivadavia, Javier Reynoso, de Cambiemos, se quejó de Tierno y admitió una desatención del tema. “Para mí, los guapos no existen más. El Gobierno de La Pampa tiene que replantearse la calidad de funcionarios que tiene. Si la gobernadora no atiende a Verna, ¿qué culpa tienen los vecinos de Sauze y Sansinena, que van y les meten bala y les inundan el pueblo?”, dijo en declaraciones reproducidas por el portal Laarena.com.ar.

Horas después de lo sucedió, el jefe comunal estuvo en la zona de conflicto y luego se trasladó a hacer la denuncia penal a la localidad de Banderaló, según comunicó su equipo de prensa de manera oficial. La presentación de Reynoso deja en falta a Vidal, porque habla de que “ambas acciones (la represión y trabajos viales) fueron un delito federal al violar la jurisdicción provincial”. Reynoso viene del GEN y no es un macrista puro, por eso, seguramente, su grado de autonomía.

“Fue Tierno el que empezó a pegar”

El jueves, un grupo de vecinos tampoco se quedó con las manos cruzadas y fueron a escrachar a Tierno a la reunión del Consejo de Seguridad de General Pico. “Ustedes como pampeanos no se merecen tener un ministro de Seguridad de esta calaña”, dijo en el lugar María Emilia De la Iglesia, vecina de Sancinena (Rivadavia) e integrante de la Cooperativa La Comunitaria. El testimonio que más compromete a Tierno es quizá el de David Díaz, un joven de 25 años que todavía está hospitalizado por las heridas.

Según su relato, recopilado por Ricardo Novo, director de FM Master 102.1, “fue Tierno con un palo en la mano el primero que comenzó a pegar”. Su estado no es crítico, pero informó que tiene “ fractura de tibia y peroné, dos tendones cortados y el tobillo molido”. También aseguró que los manifestantes siempre tuvieron una actitud pacífica: “Fuimos para retrasar la retroexcavadora hasta que llegara alguna autoridad que nos represente. No fuimos agresivamente, calculá que fui con mi sobrino de un año y medio, menos mal que nadie tenía nada”.

Para Satragno, hubo “un abandono importante por parte de Vidal, porque Verna se quiso comunicar con ella y lo máximo que pudo conseguir fue hablar con la secretaria de un subdirector de infraestructura”. El edil también se mostró asombrado de que Daniel Salvador sólo habló con Verna sobre qué hacer con la masa de agua, pero que nada se dijo sobre los excesos. En este caso, Tierno también es señalado como el que dio la orden de avanzar sobre hombres, niños y mujeres. El edil se refiere a la gestión que realizó el vicegobernador cuando se había desmadrado.

“Le ganamos a Cristina, a Scioli y a Zannini”, había dicho Verna tras ganar la interna contra el candidato de la Casa Rosada, y de esa manera ya adelantaba cuál sería su derrotero. Hoy es presentado como el “peronismo racional”. Por ahora, parece repetir una fórmula ya conocida del liberalismo argentino: contemplativo con la derecha y valiente frente a los más vulnerables.


 

COMPARTE