Por Leandro Gianello

Trabajadores de la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires nucleados en ATE tomaron las oficinas del piso 14 de la Torre 1, en el marco de un paro de 48 horas contra los despidos de 29 trabajadores del área, por la reapertura de las paritarias, recategorización y eliminación de topes en las asignaciones familiares.

La protesta incluyó el corte de calle 12, frente a la sede de la Dirección General de Cultura y Educación provincial, acción que se suma a la decisión de los trabajadores de permanecer “en asamblea permanente en reclamo por la reincorporación de los 29 trabajadores de la Dirección de Políticas Socioeducativas”, señaló a Contexto Carlos Díaz, secretario adjunto de ATE.

Estos trabajadores “habían logrado el pase a planta durante el año pasado”, agregó Díaz, pero la situación se complejiza y es causal de estas acciones por parte del gremio porque, además del riesgo laboral que tienen los empleados, hay auxiliares que aún no cobraron en enero ni en febrero, advirtió.

Por su parte, Gerónimo Mártire, empleado del sector y miembro de ATE, señaló a los medios que los trabajadores van a continuar la toma en espera de una respuesta de las autoridades, “denunciando que los compañeros que trabajan en Políticas Socioeducativa no figuran en sistema”, agregando que durante el martes se realizará una asamblea y el miércoles próximo “nos sumaremos a las medidas regionales de protesta” que fueron planteadas por el gremio estatal.

Ante este panorama, también corren peligro los programas educativos y alimentarios en ámbitos escolares provinciales, ya que aún no se habrían establecido las fechas de inicio y se ignora si existe un presupuesto para llevarlos a cabo, “y tampoco tenemos respuesta sobre la continuidad de estos programas”, agregó Díaz.

“La decisión del Gobierno provincial de postergar las paritarias” empeora el panorama, puntualizó el secretario adjunto de ATE, pero también es un claro indicio de cuál es la decisión tomada por las autoridades con medidas que buscan “garantizar el conflicto”.

Están en riesgo “treinta programas escolares que la Dirección General de Cultura y Educación tiene a su cargo”, sin mencionar la problemática endémica en cuanto a infraestructura escolar en toda la provincia, concluyó Díaz.

Mientras tanto, el secretario general de ATE, Oscar De Isasi, aseguró que seguirán “contra el plan de ajuste en la provincia, que en Educación es donde se expresa con mayor crueldad, ya que 30 mil trabajadores esperan el pase a planta en las escuelas porque permanecen precarizados”.