Por Maximiliano Ceci

“La situación es impredecible. Esta nueva patronal, desde que llegó hace quince días, no puso nada de su bolsillo y tuvo cuatro incumplimientos de pago. Sólo puso cinco mil pesos de caja chica para comprar café y cosas de funcionamiento. Así que no hay ninguna certeza de que esto sea algo real”, dijo a Contexto Adolfo de Villalobos, periodista de Tiempo Argentino, acerca de la situación de los trabajadores del diario que llevan sin cobrar el mes de diciembre, el aguinaldo y enero. Además, los trabajadores denunciaron un lock out del empresario Mariano Martínez Rojas, nuevo dueño del medio que hasta hace días era parte del Grupo Veintitrés de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel. La medida patronal determinó que el matutino no se imprima hasta el miércoles próximo.

“Los trabajadores de Tiempo Argentino cumplimos 59 días sin cobrar nuestros salarios. Hoy mismo vence el plazo legal para el pago del sueldo relativo al mes de enero. Ante la situación angustiante por la que atravesamos, luego del tercer paro de veinticuatro horas cumplido el miércoles 3, decidimos realizar un quite de colaboración para la edición de este viernes 5 de febrero”, anunció un comunicado firmado por la comisión interna del diario.

En esa comunicación, la asamblea de trabajadores denunció también el lock out del Grupo M Deluxe, nuevo propietario de la empresa que conduce Martínez Rojas, que realizó en sintonía con el vaciamiento que llevaron a cabo durante los últimos meses Szpolski y Garfunkel, dueños del Grupo Veintitrés, anteriores propietarios del matutino. La venta del diario Tiempo Argentino fue anunciada hace quince días, pero los trabajadores aseguran que no pudieron acceder a ninguna documentación que acreditara la operación. El traspaso, según anunciaron tanto Szpolski como Martínez, se habría producido junto con Radio América, donde sus trabajadores llevan meses sin cobrar y se encuentran en paro por tiempo indeterminado.

“Ayer también supimos que la nueva patronal no había cumplido el pago de la deuda con la imprenta. La patronal anterior dejó una deuda de 11 millones. Martínez rompió el contrato y cerró con otra imprenta. Ahora la imprenta se negó a imprimir el diario porque no tenía los pagos. Esos hechos son parte del proceso de vaciamiento y los trabajadores pagamos el pato. Por suerte tenemos una proceso de lucha muy fuerte”, dijo de Villalobos.

El jueves, los operadores de Radio América firmaron un acuerdo en el Ministerio de Trabajo con la abogada de Martínez, María Luisa Paonessa. Arreglaron el pago en cuatro cuotas de lo adeudado hasta el 29 de febrero y un plus por mora. “Todavía no hay certeza de que ello se haya ejecutado. Con el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) pedimos que nos sumen a esta mesa de negociación, así que el jueves el Ministerio nos abrió una mesa de negociación in situ. La abogada dijo que no tenía ninguna propuesta para hacernos, pero se comprometió a presentar un plan de pago el próximo miércoles 10 de enero. Los trabajadores de Tiempo Argentino no podemos esperar”, explicó de Villalobos.

“Reclamamos la intervención urgente del Gobierno nacional, tanto desde el Ministerio de Trabajo para que ejecute las medidas necesarias que den una solución definitiva al conflicto gremial”, detalló la comisión interna del diario en el comunicado. Y aclaró: “vamos a llevar adelante las medidas necesarias para hacer cumplir nuestros derechos. Pagar los salarios no es una opción, es una obligación patronal. Seguiremos con nuestra lucha para conseguirlo”.

“Estamos afilando el lápiz frente a la incertidumbre de la supuesta venta del medio. Vamos a pedirle respuesta al Gobierno de la pauta oficial que le deben al Grupo Veintitrés para que pongan en funcionamiento un mecanismo para que ese monto llegue a los trabajadores y no a los vaciadores del medio”, concluyó de Villalobos, que manifestó su preocupación por los empleados que se encuentran sin cobrar.

“Hay más de doscientas familias pasando una situación compleja por la falta de pago. Muchos ya recibieron amenazas de desalojo por falta de pago de sus alquileres. Por eso nos estamos solidarizando con los compañeros a través del fondo de lucha para poder amortiguar la situación”, finalizó.

Anoche, en la asamblea de trabajadores del diario, se conoció la decisión de la empresa de no publicar el diario hasta el miércoles, es decir, extender el lock out patronal que comenzó ayer. Los periodistas decidieron no abandonar sus puestos de trabajo hasta ese día, fecha en que también se realizará la audiencia en el Ministerio de Trabajo.

Por primera vez desde su nacimiento en marzo de 2010, Tiempo Argentino interrumpirá su publicación.