Por Alejandro Palladino

El 23,6% de aumento salarial en tres tramos ofrecido por la gobernada María Eugenia Vidal, fundamentado en el índice de inflación de un 20 o 25% que estipuló Mauricio Macri y en una situación de crisis que vive la provincia –a pesar de la aprobación del presupuesto de endeudamiento de 430 millones de pesos–, fue definida como “insuficiente” por los gremios docentes bonaerenses. La devaluación del 40% en diciembre, el abrupto y altísimo aumento del precio de los alimentos de la canasta básica y el reciente tarifazo en las boletas de servicio eléctrico fueron los argumentos sostenidos por los representantes gremialistas, que pusieron sobre la mesa un reclamo de 10.000 pesos como salario inicial, un aumento acorde a las medidas económicas llevadas a cabo por Mauricio Macri y unas paritarias abiertas todo el año para compensar la inflación. ¿Esperaban este escaso y poco real aumento los gremios, en el marco de achicamiento del Estado que viene realizando Cambiemos?

Raúl Calamante, secretario de la CTA de la provincia de Buenos Aires, señaló como “inaceptable” el ofrecimiento de Vidal, “teniendo en cuenta el impacto que han tenido las medidas económicas del Gobierno sobre los precios en estos cincuenta días”, dijo Contexto.

Calamante apuntó a las decisiones políticas en materia económica que signaron los cincuenta días de Cambiemos en el poder. “Lo que han hecho es una transferencia de recursos de los sectores trabajadores a los sectores concentrados de la economía; por eso no le estamos pidiendo nada distinto a Vidal de lo que le pedíamos a los Gobiernos anteriores: una mayor inversión en educación, nueva ley de financiamiento y de infraestructura para construir y mantener los edificios, entre otros reclamos de necesidad”.

La reciente publicación del DNU 275/2016 que exime de pagar los impuestos de contribuciones patronales a los colegios privados, más el historial que tiene el PRO en CABA favoreciendo la educación privada en detrimento de la pública, actualizado con el presupuesto con que cuenta Horacio Rodríguez Larreta, con menos recursos para escuelas públicas y un aumento del 42% para las escuelas privadas, son claros guiños a lo privado en el campo educativo por parte de Cambiemos, acorde a sus “favores” a otros sectores concentrados de la escena política, como al campo exportador con el levantamiento a las retenciones y a los grupos monopólicos de la comunicación al disolver a la AFSCA.

“El PRO tuvo una idea de la educación pública evaluada por su eficiencia, con miradas y atenciones más débiles para las escuelas que atienden a las poblaciones más vulnerables”, dijo a Contexto Mario Oporto, diputado nacional por la provincia de Buenos Aires por el FpV y ex director de Cultura y Educación bonaerense.

“De todas maneras –continuó–, las paritarias son un escenario en que las partes se miden, se conocen entre sí”. Sin embargo, evaluó que la exigua oferta de María Eugenia Vidal en el encuentro inicial no lo sorprendió.

Oporto también afirmó que “la evaluación política la vamos a hacer cuando tengamos los resultados. Sin embargo, no creo que el acuerdo pueda estar por debajo del 30%”. Y advirtió “que hay que ver hacia dónde van los aumentos hacia el básico para mantener las jerarquías y la pirámide salarial, o bien ver si por el contrario achatan la pirámide salarial”.

“la evaluación política la vamos a hacer cuando tengamos los resultados. Sin embargo, no creo que el acuerdo pueda estar por debajo del 30%”. Mario Oporto, diputado y ex director de Educación bonaerense.

Las partes que integran las paritarias se reunirán nuevamente el 12 de febrero. Allí los gremios mantendrán su postura. En la tarde de ayer, desde SUTEBA informaron a Contexto que el sindicato se sumará al paro nacional anunciado por la Asociación de Trabajadores del Estado para el 24 de marzo, sentando la cancha para las próximas paritarias de estatales en un contexto de despidos masivos en el Estado.