Los trabajadores Infojus, el portal de noticias dependiente del Ministerio de Justicia de la Nación, denunciaron que más de 10 mil notas periodísticas fueron eliminadas de la web. La información se confirma también cuando se buscan los diferentes materiales en el archivo del sitio.

El sitio archive.org, que realiza capturas de la web en diferentes fechas, muestra algunas notas que aún aparecen en google, pero al ingresa a Infojus aparece la página en blanco.

Captura de pantalla 2016-02-05 a las 12.08.53 a.m.
Así sucede con algunas notas tales como “La ESMA en 13 fotos: del horror a la memoria”, un registro de fotos de Leo Vaca que van acompañadas de fragmentos de testimonios de sobrevivientes de la ESMA y familiares de desaparecidos que han declarados en los juicios por crímenes de lesa humanidad conocidos como ESMA I, II y III; otra titulada “Laura Carlotto: vivir y parir en la cacha”; y otros tantos temas tan sensibles como el trágico incendio en Iron Mountain y la vinculación del banco HSBC en la causa, la recuperación del nieto de Estela de Carlotto, la proliferación de talleres textiles clandestinos o la represión en el hospital Borda. Todos temas que de un modo u otro afectaban a la gestión de Mauricio Macri y el Gobierno porteño.

El conflicto fue dado a conocer al mismo tiempo que anunciaron los despidos de diez trabajadores del medio, que sin demasiadas explicaciones recibieron la orden de no ir más a su puesto de trabajo.

En Infojus Noticias trabajaban cuarenta periodistas. Desde el  31 de diciembre comenzaron con los despidos. Primero se lo comunicaron a María Eugenia Ludueña, subdirectora del portal, y al periodista Sebastián Hacher.

Captura de pantalla 2016-02-05 a las 9.59.45 a.m.“Con el cambio de gestión, el director tuvo que renunciar y hubo primero tres despidos, el del jefe de redacción, el de una de las editoras –que tenía un pase de otra dependencia del Estado y le anunciaron que tenía que volver a su lugar de origen, y yo; después despidieron a diez compañeros, cuando días antes la directora se había presentado para decirles a los redactores que no iba a haber ningún despido y eso fue mentira”, detalló Ludueña, quien además agregó: “la idea pareciera que es desmantelar la agencia. Esta situación se ve más agravada por estos días en que nos damos cuenta de que algunas notas no están más online y no sabemos a qué se debe, porque tampoco dieron explicaciones”.

Los inconvenientes, sin embargo, habían comenzado el 10 de diciembre. Minutos antes de que asuma el Gobierno de Mauricio Macri, cuando, mientras en la Casa Rosada ya estaba todo preparado y Mauricio se acercaba con Antonia a recibir el bastón presidencial, cuatro personas se presentaron en las oficinas de Infojus y dispusieron que a partir de ese momento ya nada quedaba a cargo del viejo equipo.

“Todo tiene que ser revisado previamente por nosotros”, les dijeron y empezaron a dar órdenes. “Fue el primer medio que tiene que ver con lo público que fue intervenido”, contó Ludueña.

“Fue el primer medio que tiene que ver con lo público que fue intervenido”, contó Ludueña.

Para el Gobierno de Macri no bastó con echar a miles de trabajadores de los distintos Ministerios cumpliendo un único objetivo: desabastecer todos los organismos que mostraban un Estado presente en cada punto del país donde fuera necesario tener políticas que le facilitaran la vida a los más desprotegidos.

No bastó con cerrar todos aquellos programas que se encargaran de protegernos a cada uno y cada una de nosotros. No bastó con reprimir a los trabajadores que reclamaban por sus derechos. Ahora también buscan borrar la Memoria. “Lo hicieron con los libros en la dictadura, ahora lo hacen con el portal de noticias Infojus”, dijo a Contexto Maru Ludueña.

“Hay un patrón en todo esto. Los periodistas que primero fuimos despedidos somos los que, en los tres años de funcionamiento del portal, cubríamos Lesa Humanidad, Causa AMIA y la represión del 19 y 20 de diciembre de 2001”, explicó la periodista, e insistió en que no es una mera casualidad.

Infojus noticias dependía de la Dirección de Acceso a la Justicia y era parte de una política de Estado que tenía como objetivo democratizar el discurso judicial y dar a conocer que detrás de las causas hay personas con historias que merecen ser contadas, así como también relatar el mundo judicial sin usar un lenguaje encriptado para hacerlo accesible a los lectores.

“Cubrimos muchos juicios de Lesa Humanidad, el encubrimiento por el atentado a la AMIA, todo lo relacionado al Plan Cóndor, los juicios por Trata de Personas, todo lo que se relacionaba con Violencia Institucional, el caso de Luciano Arruga, el de Marita Verón, las restituciones de nietos y abuelas que eran notas que tenían mucho tráfico, nuestra seña particular era mostrar cómo afectan las grandes decisiones a las personas que están detrás de los expedientes”, describió la ex subdirectora.

“Es difícil ver un patrón en la notas borradas, pero hay algo que los ordena, este hecho lo leo en consonancia con el vaciamiento de muchas áreas que se vinculaban a derechos del pueblo. Sin dudas hay que leerlo en una trama de tensiones y de movimientos que tienen un mismo sentido: están destruyendo la Memoria”. “Lo que está pasando con Infojus Noticias tiene que ver con un desmantelamiento del rol del Estado”, agregó.