El gremio estatal ATE se reunió hoy con Miguel Garofalo, director de Negociaciones Colectivas de la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE), para solicitarle la vuelta atrás de los veintisiete despidos de trabajadores de la educación. Tras la falta de respuesta positiva, ATE convocó a una reunión en el hall del Ministerio, ubicado en 13 entre 56 y 57. “Vamos a plantear que nos den una respuesta positiva, sino vamos a seguir adelante con alguna medida de fuerza más contundente” , dijo a Contexto Adolfo Aguirre, miembro de la Conducción de ATE Buenos Aires.

“Las autoridades del Ministerio tiraron la pelota para arriba, para el Gobierno nacional, diciendo que las personas cumplen tareas que debería pagar el Gobierno nacional. Nosotros lo que planteamos es que son trabajados del Ministerio de Educación provincial, por lo que se tiene que hacer cargo la provincia de Buenos Aires”, aseguró el gremialista.

Los trabajadores corresponden a programas de políticas sociales de educación de Nación. Uno de los programas afectados es Patios Abiertos, que busca generar espacios para la inclusión y retención educativa con aprendizaje a través de propuestas de recreación, culturales, artísticas y deportivas que se desarrollan en los establecimientos educativos durante los fines de semana.

“Los trabajadores habían accedido a la planta temporaria, que es el paso anterior a ocupar una planta permanente. Las autoridades provinciales los despidieron para volver a ofrecerles un contrato de precarización laboral. Esto rompe el principio de progresividad. No te pueden bajar a un nivel inferior de contratación al que estaban antes”, explicó Aguirre.

Nota en construcción...