Diputados bonaerenses del Frente para la Victoria manifestaron su repudio y preocupación por la represión que Gendarmería aplicó el viernes pasado a un grupo de niños que ensayaban en una murga en las calles de la villa 1-11-14. La Comisión Provincial por la Memoria también repudió el ataque.

Los legisladores impulsarán un proyecto de repudio manifestando su preocupación por los hechos de violencia institucional ocurridos en la zona del Bajo Flores de la ciudad de Buenos Aires, en el que niños, jóvenes y vecinos del barrio fueron víctimas del accionar represivo, sufriendo los golpes y balas de goma disparadas por Gendarmería Nacional.

La iniciativa, presentada por los legisladores Lauro Grande y Valeria Amendolara, llevará la firma del resto de los diputados del bloque del FpV, quienes expresaron de forma unánime su rechazo a la violencia represiva aplicada contra la murga “Los Auténticos Reyes del Ritmo”. El cuerpo de baile está integrado por más de cien vecinos, la mayoría de ellos niños, algunos de los cuales resultaron heridos por disparos de la fuerzas de seguridad.

Del mismo modo, los diputados descartaron la versión de los efectivos que participaron del operativo, que aseguran que los hechos de violencia se generaron durante el secuestro de vehículos robados dentro del barrio, explicación que busca “justificar la reacción oficial y el uso de armas de fuego, alegando un supuesto operativo en marcha”.

Los legisladores fundamentaron que “prueba de eso son las filmaciones obtenidas de los celulares de los vecinos que muestran cómo el director de la murga intenta entablar un dialogo con los oficiales y es recibido con catorce impactos de goma en su cuerpo”.

“Este caso de violencia ejercida por parte de las fuerzas de seguridad que repudiamos no es aislado”, aseguraron los legisladores, remarcando que “el 22 de diciembre pasado, trabajadores de Cresta Roja fueron reprimidos con violencia, también por Gendarmería. Días después, en Vicente López, policías agredieron y detuvieron a integrantes de un Centro Cultural en las inmediaciones de la Estación Olivos”.

A su vez, recordaron que “el 8 de enero efectivos del cuerpo de Infantería de la Policía de la Provincia de Buenos Aires reprimieron a empleados de la Municipalidad de La Plata que reclamaban por sus fuentes laborales, con un saldo de diecisiete heridos, entre ellos mujeres con impactos de balas de goma en sus espaldas”.

El repudio de la CPM

Del mismo modo, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) repudió mediante un comunicado estas acciones advirtiendo sobre la ilegalidad con que actúan las fuerzas en su despliegue territorial, y exigió que se tomen las medidas necesarias “para identificar a los responsables institucionales de la violenta represión y proceder a su sanción administrativa y judicial”.

La CPM advierte y denuncia estas prácticas arbitrarias “como parte de una estrategia para el control del espacio público orientada a los barrios más pobres y los sectores más vulnerados” que confirman la ineficacia con la que operan estas fuerzas especiales en el territorio y las terribles consecuencias de ello.

“El ataque contra los niños y jóvenes de la murga del Bajo Flores mediante el uso indiscriminado de balas de goma pone de relieve, una vez más, la sistematicidad de la represión, el desconocimiento de los protocolos de actuación y la vulneración de los derechos y garantías expresados en la Constitución Nacional”, concluyó el comunicado.