Por Roberto Álvarez Mur

Con sesenta años de trayectoria, la Dirección de la Comedia de la Provincia de Buenos Aires se encamina a su desaparición luego de la modificación por decreto que realizó la gobernadora bonaerense María Eurgenia Vidal del organismo que depende del ex Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, hoy transformado en Secretaría por Cambiemos. La nueva organización convertiría a las salas provinciales en meras receptoras de espectáculos, abandonando la producción de contenidos.

“Tanto la Comedia, como también el Teatro Argentino y otras instituciones formamos parte de lo que era el Instituto Cultural de Buenos Aires. Ahora, con la gestión de Vidal, el Instituto pasa a ser la Secretaría de Cultura, con lo cual, ya desde el principio, hay ahí un rango que perdimos. Lo que ahora estamos observando es que, a partir de una nueva toma de decisiones, se está llegando a la pérdida de la autarquía que tenía el organismo”, dijo a Contexto Carlos Suárez, trabajador de la Comedia de Buenos Aires.

Con la nueva modificación de Vidal desaparecen direcciones esenciales, como la Dirección de la Comedia de la Provincia, y las nuevas funciones del Teatro de la Comedia dejan de ser de producción. Es decir, desaparece una dirección con sesenta años de trayectoria en la provincia, que al no tener funciones sus empleados no descartan que las nuevas autoridades provinciales comiencen a pensar en una eventual reubicación de los trabajadores.

La modificación del Instituto Cultural incide en la capacidad de generar recursos para las funciones que representó desde su inicio. “Esto representaba el presupuesto propio para sus producciones, que implicaba no estar supeditados a tener recursos de otros organismos y particiones. Había sido un logro muy grande tener un Instituto Cultural en Buenos Aires, lo que era un equivalente a un Ministerio de Cultura”, dijo Suárez.

“EL NUEVO DIRECTOR EN LA COMEDIA Y LAS AUTORIDADES DE LA SECRETARÍA HAN PLANTEADO UNA REESTRUCTURAción QUE INCLUYE LA SUPRESIÓN DE DIRECCIONES IMPRESCINDIBLES PARA EL FUNCIONAMIENTO TÉCNICO Y ARTÍSTICO tanto DE LA COMEDIA COMO DEL TEATRO ARGENTINO.”

“Puntualmente, ahora tenemos un nuevo director en la Comedia de la Provincia que es Jorge D’Elía, y, en conjunto con él, las autoridades de la Secretaría han planteado la restructuración de lo que es el organismo, a través de un decreto que afecta a todos los organismos dependientes; incluye la supresión de direcciones imprescindibles para el funcionamiento técnico y artístico tanto de la Comedia como del Teatro Argentino.”

En tanto, se desarrolló ayer una asamblea con los trabajadores en la Sala Discépolo con representantes de gremios de ATE y UPCN donde se discutió sobre la actual resolución y sus posibles efectos. “Nosotros somos teatros de producción, y al suprimir esas direcciones que son fundamentales, lo que sigue es dejar de producir”, dijo Suárez. Y agregó: “Hay trabajadores, especialistas en la materia, gente formada, de quienes no conocemos el destino de sus lugares de trabajo. La Comedia, que tiene proyección hacia toda la provincia, pasa a ser una simple dirección, donde queda implícito que funcione como una mera sala de recepción de espectáculos”.

“La Comedia, que tiene proyección hacia toda la Provincia, pasa a ser una simple dirección, donde queda implícito que funcione como una mera sala de recepción de espectáculos.”

Por su parte, el texto presentado desde el Gobierno presenta un pautado de funciones para la actual dirección de la Comedia que incluyen “planificar” y “coordinar” planes de “capacitación”, pero no presenta producciones de contenidos concretas.

En tanto, se propuso la formación de un frente gremial a la espera de la elaboración de un plan de protesta por parte de los trabajadores del Teatro de la Comedia y el Teatro Argentino. “La idea es organizarnos entre todos los organismos dependientes del (ahora) ex Instituto Cultural, para poder resistir a estas medidas que van en detrimento de la naturaleza de estos organismos y donde queda implícita, fundamentalmente, una idea de prescindir de la cultura. Sabemos que para una gestión como la actual, la cultura es un bien prescindible”, expresó Suárez.

“Han querido replicar el mismo modelo de cultura que tenían en la Ciudad de Buenos Aires a nivel provincia. Perder la jerarquía del Instituto representa la pérdida de una serie de programas de trabajo, de proyectos evaluados por municipios. Eso ahora se va a caer. Lo mismo con los consejos consultivos con los sindicatos y los directores de cultura de diversas regiones. Un trabajo que supo ser muy horizontal y ahora se va a ver afectado”, dijo a Contexto otro trabajador del ámbito cultural en la provincia de Buenos Aires.

“Esto forma parte, sin dudas, de las políticas de exclusión y achicamiento de este nuevo Gobierno”, reflexionó María Ibarlín, también trabajadora del organismo y ex directora de la Comedia de Buenos Aires. E insistió con que luego de seis décadas de trayectoria y creada como un espacio de producción a nivel provincial, “a partir de esta modificación, las nuevas funciones del Teatro de la Comedia dejan de ser de producción”.

“Estamos muy preocupados, ya que afecta a muchísimos ámbitos de trabajo del arte que incluyen escenografía, utilería, vestuario, iluminación; luego, los cuerpos artísticos, el ballet estable, la orquesta. Las nuevas autoridades tienen en claro el nivel de achicamiento y cómo esto puede afectar los recursos humanos”, sintetizó Suárez.