Por Leandro Gianello

Funcionarios de la administración macrista admitieron por primera vez que la “investigación” de las preferencias ideológicas de los empleados en relación de dependencia es una práctica real y extendida a la hora de considerar la continuidad de cargos en entidades estatales.

“Jorge, te revisamos el Twitter y vos me agrediste”, espetó Ana Gerschenson, la nueva directora de Radio Nacional a Jorge Halperín, ante la consulta pública de varios periodistas que se reunieron en las instalaciones para ingresar a desarrollar sus tareas habituales.

Los trabajadores se habían presentado junto a un escribano público en el hall de la emisora pública para reclamar que se les permita el ingreso a la radio y continuar trabajando normalmente, como lo venían haciendo desde fines del año pasado y según lo estipulado por sus respectivos contratos.

La persecusión ideológica practicada por el nuevo Gobierno macrista sobre los empleados en relación de dependencia en sectores estatales quedó evidenciada, verbalmente y por primera vez, con los dichos de Gerschenson, directora designada por la Secretaría de Medios que conduce Hernán Lombardi.

“Es muy grave lo que dijo Gerschenson”, indicó a Contexto Cynthia García. “Nosotros teníamos información de que en distintas reparticiones de la administración pública se estaban revisando perfiles de redes sociales, pero que una periodista en su rol de directora de la radio pública lo confiese como argumento ante nuestra interpelación por los despidos y listado negras es grave”, apuntó.

“Sabíamos que se estaban revisando perfiles de redes sociales, pero que una periodista en su rol de directora de la radio pública lo confiese como argumento ante nuestra interpelación por los despidos y listado negras es grave”. Cynthia García, periodista.

Esta situación, además, es “grave para la democracia, grave para el ejercicio del periodismo y grave para ella, que se inscribe en la antología del llanto”, agregó la comunicadora.

A su vez, el periodista Roberto Caballero, también cesanteado por la nueva administración, advirtió, ante la inédita declaración pública de la directora testimoniados por trabajadores de televisión, radios y medios gráficos, que “la persecución ideológica es lo peor que pueden hacer”.

La frase surgida del intercambio de palabras entre los comunicadores y la funcionaria se hizo pública y en las redes sociales el hashtag #TeRevisamosElTwitter encolumnó las críticas de usuarios y personalidades a la cacería de brujas que el Gobierno nacional puso en práctica desde el mismísimo día de su asunción.

en las redes sociales, el hashtag #TeRevisamosElTwitter encolumnó las críticas de usuarios y personalidades a la cacería de brujas del gobierno nacional.

“Sabíamos que en distintas administraciones estaban revisando perfiles y redes sociales. Hoy lo sinceró” Gerschenson, agregó García en su cuenta de Twitter, quien estaba presente al momento de la discusión con las autoridades junto a otros colegas afectados por la suspensión de los contratos.

Del mismo modo, y ante el cuestionamiento que la directora de Radio Nacional hizo sobre supuesta mala interpretación de sus dichos, García explicó que “nadie saca de contexto a Gerschenson. Ella contestó a la pregunta sobre si hacía suyas las expresiones de Hernán Lombardi”.

A su vez, Aníbal Fernández manifestó su apoyo a los profesionales suspendidos al asegurar a través de las redes sociales “que una funcionaria de gobierno admita públicamente que despide a un periodista por sus opiniones, es vergonzoso”.

En otras declaraciones brindadas al portal Política Argentina, el periodista Ari Lijalad explicó que aquellos que estaban cumpliendo funciones en Radio Nacional tenían contratos válidos firmados durante la gestión anterior, encabezada por Tristán Bauer, cuyo mandato se extendía hasta 2017.

En su caso particular, el periodista aseguró que no lo dejaron ingresar porque, según las nuevas autoridades, los contratos “no estaban perfeccionados porque faltan la firma de las dos partes”, es decir, de las nuevas autoridades políticas de la emisora.