Por Contexto

Otra vez, Mauricio Macri decidió clausurar una discusión por Decreto de Necesidad y Urgencia. En esta ocasión, se trata del debate por la redistribución de los recursos federales entre las veinticuatro jurisdicciones. El tema había sido abordado en la campaña, y desde Cambiemos se habían comprometido a rediscutir el esquema de lo que se llama coparticipación. Pero la idea de ese momento, en principio, era mejorar, por ejemplo, la situación de la provincia de Buenos Aires, que es la que más aporta y una de las que menos recibe. Lo que sucedió ahora va en sentido contrario: se duplican los fondos para Capital Federal, el distrito con mejor nivel de vida del país.

En concreto, lo que hizo el nuevo presidente fue decidir, sin la discusión previa, que Nación ceda, retroactivo al 1° de enero, el 3,75%, cuando ese monto era del 1,4%. Macri, igual, tuvo la delicadeza de no descontarle ese dinero extra al resto de la provincias, sino a lo que recibe el Estado. No obstante, desde el kirchnerismo y otros sectores salieron a cuestionar en duros términos la medida.

Los primeros análisis de sitios especializados hablan de que la CABA, entonces, percibiría en 2016 26.724 millones de pesos, equivalentes a ese 3,75%, cuando hubiese recibido 9.977 millones en concepto del 1,40%. La firma de su ex jefe de Gobierno significa 16.747 millones de pesos adicionales al presupuesto de los porteños.

La disposición llega en un momento delicado, ya que hace menos de una semana el mismo espacio político impulsó un endeudamiento de 60 mil millones en la Legislatura bonaerense: la calidad del rescate es diametralmente opuesta. Los capitalinos reciben, los provincianos piden prestado para después devolver con intereses.

“Mientras Vidal endeuda de manera innecesaria a los bonaerenses, Macri le transfiere dinero a la ciudad más rica del país.”

“Mientras Vidal endeuda de manera innecesaria a los bonaerenses, Macri le transfiere dinero a la ciudad más rica del país”, expresó en un comunicado el diputado provincial José Ottavis, uno de los líderes de La Cámpora y jefe del bloque del Frente para la Victoria.

En ese mismo texto, se mostró “orgulloso de no haber acompañado el artículo 32 (del Presupuesto) que endeudó la Provincia, rifando el futuro de los bonaerenses”. Al mismo tiempo, manifestó la voluntad de seguir “discutiendo con el oficialismo cuáles son las políticas necesarias para recuperar el rumbo de crecimiento 2003/2015”.

Además de la falta de diálogo, el punto conflictivo es que Macri no respetó el procedimiento constitucional para modificar la llamada Ley de Coparticipación Federal de Recursos Fiscales, que rige desde la reforma de la Carta Magna de 1994 y que establece “el acuerdo de todas las provincias” y del Congreso Nacional, es decir, un altísimo nivel de consenso, equivalente a la convocatoria de una convención constituyente.

Consultada por Contexto, Lucía Portos, compañera de bancada de Ottavis, se mostró “preocupada y sorprendida” por el nuevo uso de un DNU cuando “no hay ni se argumenta necesidad ni urgencia”. El DNU es el 194/2016 y solamente expresa:

“En aras de asegurar el desenvolvimiento fiscal y patrimonial que permita continuar consolidando la organización y funcionamiento institucional de la CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES y proseguir asumiendo las competencias, servicios y funciones inherentes a su régimen autónomo, el ESTADO NACIONAL entiende que para garantizar dicha autonomía resulta necesario adecuar su coeficiente de financiamiento. Que en este sentido es procedente fijar el coeficiente de participación del TRES COMA SETENTA Y CINCO POR CIENTO (3,75%) sobre el monto total recaudado por los gravámenes establecidos en el Artículo 2° de la citada ley, a partir del 1° de enero de 2016”.

“Ni siquiera se tomaron el trabajo de decir que era para solventar los gastos que significa el traspaso de la Policía Federal”, reflexionó la legisladora, quien advirtió que los DNU deberían tener tres semanas de vigencia antes de ser revisados por la bicameral de seguimiento, pero que tampoco está en funcionamiento por el receso de verano.

“Esto es una nueva transferencia para los que más tienen, porque la Ciudad de Buenos Aires es la más rica del país, y además son cientos de miles los bonaerenses que trabajan ahí”, agregó Portos. “Esto es un acuerdo entre tres socios, Macri, (Horacio Rodríguez) Larreta y (María Eugenia) Vidal, y habrá que revisar bien para ver si no hay una actitud ilícita”, completó.

“En el decreto se habla de un Consejo Federal del Impuesto, y eso es lo que venimos reclamando desde tiempos de la gobernación de Daniel Scioli. Por eso, con esto se busca no abrir el debate, tapar que la Capital Federal está siendo administrada de una manera pésima desde hace años y ahora necesita esta ayuda”, cerró Portos.

“De esta manera, con dinero del Estado Nacional y de todas las provincias, tapa el agujero que dejó por el sobreendeudamiento de la Ciudad. Porque recordemos que Macri endeudó a la Ciudad en dólares como nunca en su historia.”

En esa misma línea argumental se expresó el ex ministro de Economía Axel Kicillof en su cuenta de Twitter: “De esta manera, con dinero del Estado Nacional y de todas las provincias, tapa el agujero que dejó por el sobreendeudamiento de la Ciudad. Porque recordemos que Macri endeudó a la Ciudad en dólares como nunca en su historia”.

El ahora diputado nacional del FpV también sacó cuentas: “Considerando que la Policía Federal​ ​demandará recursos por $9 mil millones, esta decisión implica que CABA tendrá $9.727 millones de libre disponibilidad. Casualmente sólo un poco menos ​de lo que CABA necesita para pagar los vencimientos de deuda del año (más de 800 millones de dólares)”.

De los fondos coparticipables, que salen en su mayoría de la recaudación de impuestos internos (no se incluyen los derechos de exportación), Nación reparte la mitad de manera automática con las provincias (el 47%) y la otra mitad termina en su mayoría en la ANSES. La baja de las retenciones amplifica el beneficio de CABA, porque al mismo tiempo ha caído el conocido como “Fondo Sojero”, que era para repartir el 30% de los derechos aduaneros.

Además, Macri había borrado, también por decreto, una de las últimas medidas tomadas por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner que buscaba mejorar los ingresos de todas las provincias, las cuales ya no iban a estar obligadas a soportar un aporte compulsivo para el sistema previsional. Se trataba de disolver un recurso generado cuando la ANSES estaba en jaque por la competencia desigual que le daban las AFJP.

[quote_recuadro]

Héctor Recalde, presidente del bloque de diputados nacionales del FpV: “Este nuevo decreto del Poder Ejecutivo contradice, otra vez, la Constitución Nacional y la Ley de Coparticipación Federal, ya que hace una discriminación hacia las provincias privilegiando a la Ciudad de Buenos Aires”.

Aníbal Fernández, ex jefe de Gabinete de la Nación: “Mientras endeudaron a los bonaerenses en 60 mil millones, al distrito más rico del país, CABA, le subieron la coparticipación. Muy PRO todo”.

Daniel Scoli, ex gobernador de la provincia de Buenos Aires: “Espero que se debata a nivel federal el nuevo régimen de coparticipación con la misma voluntad con que se duplicó a la Ciudad de Buenos Aires”.

[/quote_recuadro]