Por Roberto Álvarez Mur

El atropello del Gobierno hacia la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual empieza a encontrar cada vez más focos de resistencia, desde marchas multitudinarias hasta en espacios de debate y reflexión. Tal es el caso del Centro Cultural Viento Sur, de La Plata, donde ayer tuvo lugar el primer foro en defensa de la Ley “La lucha sigue”.

El evento, al que concurrieron casi setenta persona de diversas edades, contó con la presencia de dos miembros de la mesa nacional de la Coalición por una Comunicación Democrática:  Walter Formento –director del Centro de Investigación en Política y Economía– y Néstor Piccone –presidente de la FECOOP TV–.

“En los sesenta y setenta, lo que hacían Montoneros, ERP, el Che Guevara y todos los grupos organizados era agarrar los fierros e ir a la lucha. Hoy, nosotros debemos agarrar los fierros mediáticos. El que escribe debe escribir, el que hace radio que haga radio. Debemos aprovechar las herramientas que tenemos para dar la batalla cultural”, fueron las palabras de Néstor Piccone ante quienes asistieron ayer por la tarde al espacio ubicado en 10 y 42.

“El plan de Macri es claramente remplazar la política por las empresas multinacionales. Y el poder que hoy maneja a los grupos con los que se vincula Macri es el de las telecomunicaciones”, explicó Walter Formento, y agregó: “Quizás hay que profundizar más esta idea de ‘nosotros contra Clarín’ y entender que esto va mucho más allá. Magnetto es apenas una parte de algo mucho más grande. Las principales acciones de las comunicaciones las tienen Goldman Sachs, JP Morgan, firmas multinacionales que tienen en su poder las telecomunicaciones. Donde Clarín genera mil, Telecom y Telefónica generan diez mil, por así decirlo”.

Asimismo, Piccone agregó: “La búsqueda de Macri es la de generar hegemonía ideológica para poder eliminar toda discusión. Pero, más allá de las reformas que haya querido impulsar por decreto, hay un 80% de la Ley que está intacto y vigente, y debemos hacerlo valer. No nos van a mandar a casa tan fácil”.

El evento forma parte de una iniciativa de reimpulsar la discusión hacia toda la comunidad, como también de reorganizar el trabajo conjunto con todo tipo de organizaciones políticas. “Hoy, en la Coalición de La Plata, hay un espectro de más de treinta organizaciones que quizás no tenían tanta discusión en la década anterior, pero que hoy nos une la defensa de los logros conquistados”, dijo a Contexto Verónica Sforzin, coordinadora del evento y parte del Encuentro Nacional Popular Latinoamericano, organización encargada de planificar la actividad.

“Formamos parte de un espacio de comunicación que ya viene trabajando desde hace varios años y que, a partir de este cambio de Gobierno y la amenaza que representa este avance sobre la democratización de la comunicación, tomó un fuerte impulso. Todavía lo estamos desarrollando, incluso aún buscamos un nombre”, explicó Sforzin.

“La idea nuestra es poder avanzar en un plan concreto de futuras actividades. Están las iniciativas de salir a la calle con consignas, con grafitis o un banderazo. Más allá de este completo espacio de análisis que tuvimos hoy, es necesario mantenernos empoderados de aquí en más para poder lograr un plan de acción para avanzar en las calles de La Plata”, adelantó.

Recuperar la política

En vista del escenario político actual, la representante de Encuentro Nacional Popular Latinoamericano reflexionó sobre la necesidad de volver a instalar en la acción política el encuentro con el ciudadano: “Creemos que, tal como también lo demostraron las elecciones, nos encerramos un poco en nosotros mismos. Y, hoy por hoy, nosotros tenemos que dar el debate a partir ya no de una ideología, sino de los problemas que ya nos empiezan a atravesar”.

“Tal es la cuestión de la quita de subsidios a la luz, al gas, o el tema de los despidos, de los achicamientos del Estado. Si nosotros no salimos a hablar con el vecino común, a explicarle lo que nos atraviesa a todos, y salimos con una ideología, nos parece que es un error que ya no podemos cometer. Tenemos que sumar más gente. No sólo con las organizaciones que ya estamos de pie desde hace muchos años, sino yendo por más. Implica un cambio de paradigma cultural que atañe a todas las organizaciones”, reclamó.