La muralla mediática de Garro

La muralla mediática de Garro

Mientras el Gobierno municipal atraviesa un difícil momento por la posible corrupción en la fiesta que provocó la muerte de la joven estudiante de Periodismo Emilia Uzcamayta Curi, El Día e Infoplatense lo protegen del sacudón. La publicación de la versión de Control Urbano como única verdad esconde lo sucedido el 1º de enero en la fiesta clandestina, organizada por cuatro empresarios, uno de ellos militante PRO.

840
0

Por Alejandro Palladino

Luego de la muerte de Emilia Uzcamayta Curi, ahogada en la fiesta clandestina La Frontera realizada en Melchor Romero el 1º de enero, la Justicia imputó a los cuatro organizadores por “homicidio culposo y desobediencia”, y desde el miércoles, el fiscal Álvaro Garganta solicitó sus detenciones. El próximo paso será develar qué responsabilidades tienen el municipio y el intendente Julio Garro en la muerte de la joven estudiante de la Facultad de Periodismo. Para esto, la Justicia ya presentó un pedido de informes en la Municipalidad. Entre las demandas, Garro deberá contestar cómo una fiesta que fue caratulada como “clausurada” por Control Urbano de todas maneras se realizó. ¿Por qué se hizo la fiesta a ojos de los inspectores? ¿Qué vínculos existen entre los organizadores y el Estado? ¿Estaba habilitada la quinta para una fiesta en la que había seis mil personas, con pileta sin guardavidas ni emergencias médicas, como informa el pedido de detención del fiscal Álvaro Garganta? Esas son algunas de las preguntas formuladas por el fiscal que ponen nervioso al macrismo platense.

Para calmar las aguas, Garro recibe desde el 1º de enero la protección mediática explícita de algunos medios de comunicación platenses. Entre ellos, el portal web Infoplatense y el diario El Día han hecho un gran esfuerzo por deslindar de responsabilidad al municipio, descargando la atención únicamente hacia los organizadores.

Los imputados con pedido de detención son Carlos Bellone, ingeniero dueño de la quinta; Santiago Piedrabuena, dueño de un conocido boliche de la ciudad; Gastón Haramboure, quien fue condenado a diez años y ocho meses de prisión por el homicidio de Juan Andrés Maldonado en 2009, en un boliche de Berisso; por último, Raúl Ismael “El Peque” García.

Garro recibe desde el 1º de enero la protección mediática explícita. el portal web Infoplatense y el diario El Día han hecho un gran esfuerzo en deslindar de responsabilidad al municipio, descargando la atención únicamente hacia los organizadores.

Sobre “El Peque” García hay un dato fundamental que pasan por alto El Día e Infoplatense. Una y otra vez, estos medios identifican a García como “un coordinador de turismo”. Pero no dicen que es un militante del PRO, que aparece sonriente en fotografías con Mauricio Macri, Gabriela Michetti y María Eugenia Vidal. Incluso se muestra en el escenario triunfante del actual presidente. Garro deberá explicar ante la Justicia en qué consiste ese vínculo entre el empresario PRO y su municipio y cómo influyó esto en que se haga la fiesta.

“Hizo lo que pudo”

En el diario El Día del 1° de enero (“Fue a una fiesta y murió al caer en una pileta”), el matutino publica un comunicado de Control Urbano en el que la Subsecretaría explica paso a paso cómo y cuándo accionó: notificó al dueño de la quinta, Carlos Bellone, el 30 y el 31 de diciembre, con Actas de Comprobación (la Nº 193.773 el 30 a las 15:40hs y la Nº 199.093 el 31 a las 16hs) al verificar que los coorganizadores continuaban publicitando la fiesta en las redes sociales con consignas tales como “En la Frontera el límite lo ponés vos” y “Vení y rompé todo”.

Posteriormente, como El Peque y compañía no mostraban interés en suspender, desde Control Urbano prosiguieron ya durante la madrugada de la fiesta. Según el comunicado, “los agentes de Control Urbano concurren al lugar donde se estaba desarrollando ​el evento privado, incumpliendo las Actas de Comprobación emitidas y se decide proceder a la Clausura Preventiva del lugar, no pudiendo desalojar el ​predio ante la masividad de público presente”.

En las últimas dos intervenciones del municipio dicen haber “labrado Acta de Contravención N° 57.734, en donde se deja constancia que el evento ha sido clausurado por no contar con la Habilitación Municipal correspondiente”. Por último, “siendo las 06:25​​, agentes de Control Urbano ​vuelven a tomar intervención ​​y detectan que dicho evento de carácter privado​ se continuaba desarroll​ando a pesar de las Actas de Comprobación y la posterior Acta de Contravención emitidas con anterioridad”.

Este mismo mecanismo de enumerar detenidamente cuáles fueron los pasos dados por Control Urbano en el lugar de la fiesta, como advertencias primero y clausura a medias después, es lo que hacen Infoplatense y El Día para proteger a Garro y compañía, construyendo un relato de lo sucedido para dar a entender que el Estado “hizo todo lo que pudo”.

Pero ¿hizo todo cuanto estaba a su alcance el Estado para cuidar a los concurrentes? Lo que ocurrió puertas adentro de la fiesta, sin guardavidas en una pileta de dos metros de profundidad, con venta indiscriminada de alcohol, ¿no concierne legalmente al municipio?

“El Estado es el principal responsable de lo que ocurrió”, dijo a Contexto el abogado Mariano Lovelli. Sobre el rol del Estado en casos como el de la fiesta que terminó con la vida de Emilia, sostuvo que “es indelegable la función del Estado, su intervención. La Policía no actuó. Antes los municipios no podían y acusaban a la falta de policías”, mientras que ahora “cuentan con la Policía Local. Ahí queda a las claras ‘el dejar hacer’ del Estado. Da cuenta de la connivencia entre empresarios y municipio para hacer negocios”, aseveró.

Sobre el posicionamiento de Control Urbano repetido tal cual por los medios mencionados, Lovelli afirmó que “cuando Control Urbano fue a la fiesta hizo una parodia de control y luego se fueron, de lo contrario no se explica por qué continuó la fiesta hasta tan tarde”, considerando que siguió hasta las 16hs.

El comunicado de Control Urbano acusa a la “masividad de gente” como motivo por no haber clausurado. “Si no va la fuerza pública es obvio que la fiesta va a seguir. Pusieron dos cintas de clausura cuando había miles de personas. Eso da cuenta de la complicidad entre el Estado y los empresarios. Ya sabemos que los empresarios son delincuentes; pero lo son siempre y cuando el Estado lo permita”, reflexionó.

Otras aristas a investigar por la Justicia que pesan sobre Garro son los twitts del juez de garantías César Melazo, quien escribió el 1º de enero: “A las 3.59 advertí que esta fiesta ilegal estaba funcionando, la municipalidad y la policía municipal se fueron a la una cuando no hay nada”, y agregó: “Esta muerte de esta joven debe provocar el escarmiento a los coimeros imbéciles que nada hicieron policía municipal y control urbano”.

La crítica a la que apunta Melazo va dirigida al jefe de Gabinete de Garro,, Juan Martínez Garmendia como el funcionario que recibió la coima para llevar adelante la fiesta. La Justicia irá sobre ese punto y sobre otro, que “escapa” a Infoplatense y El Día: la publicación en Facebook del organizador Thiago Amati, quien escribió que “la fiesta no se suspende, ni se cambia de lugar, ya le pagamos 20 mil pesos a Control Urbano para que nos den los permisos necesarios”, sobre los que caerá Garganta.

Mientras a nivel nacional Mauricio Macri devaluaba, daba retenciones cero al campo exportador y destruía puntos clave de la ley audiovisual, La Nación y Clarín hablaban de “levantar el cepo”, repetían la consigna de “ser el supermercado del mundo” y festejaban “la libertad de expresión” cuando en realidad se acrecentaba la concentración en la posesión de medios. En una línea similar, en el municipio platense, El Día e Infoplatense, como un muro que recubre, protegen al gobierno de Garro (sea de su negligencia o de su corrupción, la Justicia lo determinará) de profundas fisuras a tan poco tiempo de haber asumido.


 

COMPARTE