Por Roberto Álvarez Mur

Entre los organismos de derechos humanos crece la preocupación por la intención del presidente Mauricio Macri de desplazar al nieto restituido Horacio Pietragalla Corti de la presidencia del Archivo Nacional para la Memoria, principal fuente integral de archivos y documentos sobre crímenes de lesa humanidad durante la dictadura. El Archivo también interviene por medio de sus denuncias en las investigaciones sobre las responsabilidades civiles y empresarias durante la última dictadura cívico-militar, y es uno de los garantes del Nunca Más a través de los informes y solicitudes judiciales que debe responder respecto a la participación de integrantes de fuerzas de seguridad en violaciones a los derechos humanos. Pietragalla conversó con Contexto acerca de esta nueva avanzada del macrismo sobre el Estado y qué repercusiones puede tener sobre el futuro de políticas de derechos humanos.

– ¿Cuál es la situación que fue planteada desde el Gobierno?

– El actual secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, se reunió hace unos días con los diversos organismos y entidades y planteó que “no iba a permitir” que continúe con la presidencia actual y tampoco la posibilidad de los organismos de derechos humanos de “poner funcionarios”. Por lo cual también se avanzó contra esa instancia, Históricamente, la decisión de los organismos de designar a sus representantes ha sido un bastión para la voz de las agrupaciones para la construcción de las políticas de esta entidad.

– ¿Cuál es la importancia concreta que representa el Archivo? ¿Qué información resguarda?

– Esta institución se encarga de resguardar todas las causas históricas, desde la causa CoNadeP, junto con todo lo que allí se recolectó para la investigación para los juicios a las Juntas, hasta las causas de lesa humanidad de estos últimos años, a partir de que cayeran las leyes de impunidad. Además, hay un conglomerado de archivos personales de familiares, gente que personalmente se presentó a entregar sus archivos. Por otro lado, hay que remarcar también las funciones que tiene el Archivo Nacional, como es el caso importante de responder a los oficios de ascensos en las fuerzas de seguridad. Nosotros controlamos que no tengan antecedentes con delitos de lesa humanidad. Además, en las empresas de seguridad privada también rastreamos antecedentes.

– En ese sentido, ¿cuál creés que sea el interés político que Macri puede observar sobre el ANM?

– Nosotros proveemos de información a los tres poderes: Legislativo, Ejecutivo, Judicial. Por ejemplo, en la Comisión Bicameral por Delitos Económicos que se conformó el año pasado, nosotros somos proveedores de información sobre la responsabilidad empresarial en la dictadura. Nosotros creemos que ahí hay un interés particular porque muchas de las corporaciones económicas que se favorecieron a partir de la dictadura son también las que apoyaron en este tiempo la campaña de Cambiemos. Y muchos de los nuevos funcionarios son CEO de estas empresas que se favorecieron. Es casi natural que esa información esté más custodiada frente a investigaciones futuras y al conocimiento público. No hay que olvidar que uno de los principales aspectos del ANM es el criterio de accesibilidad.

– Dadas las circunstancias, ¿cuál creés que es el modelo que propone Cambiemos en materia de políticas de Memoria, Verdad y Justicia?

– Sinceramente, yo lo pongo en duda. Ellos manifestaron que los juicios de lesa humanidad tenían que continuar, pero creo que “solo continuar” no es lo preponderante. El Estado tiene que estar abordando integralmente a esa Justicia para que se pueda avanzar con esos juicios. No sólo con los juicios que hay contra militares y represores, sino también con la responsabilidad civil y económica. Desde allí vemos con preocupación que eso suceda. Hay que hacer un abordaje integral con las víctimas, dándoles seguridad, un seguimiento en el entorno de los juicios que nosotros vemos muy difícil con las características que muestra este nuevo gobierno.

– ¿Qué lectura hacés de la situación política y social que se presenta para derechos humanos por parte del nuevo gobierno?

– Vemos con gravedad la represión que han sufrido los trabajadores de Cresta Roja, y además que manifiesten que iban a seguir accionando de la misma manera en cada intervención de las fuerzas; vemos también con preocupación la persecución política que se está haciendo con los trabajadores estatales, donde se los encierra en una oficina y se les pregunta por quién votaron, se les revisa las cuentas de Facebook. Esa persecución política que están desarrollando es de dictadura, no es de un gobierno  democrático. La verdad es que ese tipo de política nos llena de preocupación.

[quote_recuadro]

Preocupación de los organismos de derechos humanos por el futuro del Archivo

archivo nacional de la memoria ANMAbuelas de Plaza, junto a Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S. y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora emitieron un comunicado en el que expresaron su preocupación por el futuro del Archivo Nacional de la Memoria y por la intención del gobierno de Mauricio Macri de desplazar a Horacio Pietragalla.

El comunicado expresa: “Tal como le manifestamos al secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, la continuidad del nieto restituido Horacio Pietragalla Corti –designado hasta el 6 de diciembre de 2019– garantiza el fortalecimiento del trabajo del Archivo Nacional de la Memoria, un organismo desconcentrado que cumple un rol emblemático para preservar, conservar y difundir informaciones, testimonios y documentos sobre las violaciones a los derechos humanos realizadas por el Estado Argentino.

Con un trabajo que requiere de una alta especialización y gran rigor técnico, el Archivo cuenta con el acervo documental más importante sobre la memoria de la vida y de la militancia de nuestros hijos y nuestros familiares y de la lucha que sostuvimos los organismos de derechos humanos contra el terrorismo de Estado ya desde la dictadura cívico-militar. Esa documentación que brindamos al Estado nacional con el retorno de la democracia fue y sigue siendo un insumo central para todas las causas judiciales de lesa humanidad que se impulsaron en nuestro país, y que convirtieron a la Argentina una referencia mundial en materia de derechos humanos.

El Archivo también interviene por medio de sus documentos y denuncias en las investigaciones sobre las responsabilidades civiles y empresarias durante la última dictadura cívico-militar, y es uno de los garantes del Nunca Más a través de los informes y solicitudes judiciales que debe responder respecto a la participación de integrantes de fuerzas de seguridad en violaciones a los derechos humanos.

A cuarenta años del último golpe de Estado que sufrió nuestro país, exigimos que el gobierno nacional resguarde el rol que tiene el Archivo Nacional de la Memoria como bastión de los avances logrados por la sociedad argentina en las políticas públicas de Memoria, Verdad y Justicia, y que respete el mandato de cuatro años establecido en el decreto de creación de este organismo, sosteniendo en su cargo a Horacio Pietragalla Corti.”

[/quote_recuadro]