“Chicha sigue buscando a su nieta”, afirmó este mediodía Juan Martín Ramos Padilla en conferencia de prensa en la casa de la fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, quien además explicó que la repercusión de la noticia fue apresurada.

Durante la conferencia, Ramos Padilla, biógrafo de Chicha Mariani, descartó que María Elena Wehrli fuera Clara Anahí. Además, explicó que antes de avanzar con su búsqueda a través de un laboratorio privado, Wehrli ya se había practicado un estudio en el Banco Nacional de Datos Genéticos en junio de este año y el resultado había dado negativo. Por tal motivo, Chicha había pedido cautela antes de dar a conocer la noticia, ya que no se contaba con la información suficiente.

“Hace dos días hubo un entusiasmo de todos a partir de un comunicado de la Fundación Anahí”, explicó Ramos Padilla, pero advirtió que “fue un error comunicacional bien intencionado de personas que quieren mucho a Chicha Mariani”. Ese comunicado llevaba las firmas del médico Norberto Liwski, de la presidenta de la Fundación y abuela de la primera nieta restituida por vía judicial, Elsa Pavón, y la colaboradora Leticia Finocchi, en el que anunciaban el hallazgo de Clara Anahí.

Al dar a conocer la noticia, el colaborador de la abuela que continúa buscando a Clara Anahí afirmó que Finocchi, la secretaria de la Fundación Anahí, es “una persona muy querida por Chicha, al igual que las otras dos que lo firman”. Al desligarla de la responsabilidad del error, Ramos Padilla explicó que Leticia se dejó llevar por la emoción ante una persona que se acercó con un informe que daba un resultado positivo”.

El jueves pasado, Wehrli, de 39 años y oriunda de la localidad cordobesa de Marcos Juárez, se presentó en la casa de “Chicha” con un informe de un laboratorio privado de Córdoba que sostenía que sería Clara Anahí, la nieta de María Isabel “Chicha” Mariani, secuestrada durante la dictadura tras un ataque perpetrado el 24 de noviembre de 1976.

Luego de que esa noticia tomara estado público y luego del comunicado inicial, los colaboradores de Mariani realizaron un llamado a la prudencia hasta que la información pudiera ser verificada por el BNDG. El jueves de Navidad, luego de concurrir al Juzgado Federal N° 3 del juez Ernesto Kreplak, donde la causa de la busqueda está asentada, se informó que Wehrli no tenía “vínculo filial” con Mariani.

Además, en ese juzgado se interiorizaron en el caso y supieron que antes de avanzar con su búsqueda a través de un laboratorio privado Wehrli ya se había practicado hacía meses un estudio en el BNDG, cuyo resultado había sido negativo.

“Chicha Mariani está muy triste, dolorida, pero con la misma fuerza de siempre para seguir luchando”, concluyó, y agregó: “No se va a dar un sólo paso atrás. Desde esta casa se va a seguir trabajando, como siempre, por la Memoria, la Verdad y la Justicia”.