El Gobierno se lleva por delante la ley y el Congreso: intervino...

El Gobierno se lleva por delante la ley y el Congreso: intervino la AFSCA y la AFTIC

Por decreto, el Gobierno nacional intervino los dos organismos autárquicos que regulan la Ley de Medios y las telecomunicaciones, violando el tiempo de los mandatos de sus directores y el carácter autónomo de las entidades. Amplio y profundo repudio.

734
0

Por Alejandro Palladino

En un nuevo atropello institucional del Ejecutivo nacional, ayer por la mañana en conferencia de prensa, el ministro de Comunicaciones Oscar Aguad anunció que Mauricio Macri firmó el Decreto 236/2015 mediante el cual intervino la AFSCA y la AFTIC por 180 días, organismos que por ley son en su estructura autárquicos y descentralizados de cualquier otro poder del Estado, y cuya función es hacer cumplir la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (Ley de Medios) en el primer caso, y regular las telecomunicaciones en el segundo.

Hacia las 10 de la mañana, cordones policiales cercaron la sede para “remover” a Martín Sabbatella (AFSCA) y Norberto Berner (AFTIC), titulares de estas entidades. El militante macrista Agustín Garzón y Mario Frigerio son los nombres escogidos por el Gobierno para intervenir los puestos.

El decreto del Poder Ejecutivo que intervino el organismo autónomo de la AFSCA pisotea los tiempos de los cargos de sus directores, con duración hasta 2017 en desacople con el período presidencial por dos años, es decir, viola el artículo 14 de la Ley de Medios: “El presidente y los directores durarán en sus cargos cuatro (4) años y podrán ser reelegidos por un período. La conformación del directorio se efectuará dentro de los dos (2) años anteriores a la finalización del mandato del titular del Poder Ejecutivo nacional, debiendo existir dos (2) años de diferencia entre el inicio del mandato de los directores y del Poder Ejecutivo nacional”.

La LSCA es una normativa elogiada en el mundo por su concepción de la comunicación como derecho. Tiene como objetivos el acceso y consumo plurales de la cultura para brindar una más amplia libertad de expresión y su visión antimonopólica de la comunicación. Fue debatida durante años en múltiples foros en todo el país a los que accedieron distintos actores del ámbito de la comunicación y la cultura; fue aprobada por el Congreso Nacional en 2009 y su constitucionalidad fue ratificada por la Corte Suprema de Justicia.

En el mismo artículo 14, la ley dice que “el presidente y los directores sólo podrán ser removidos de sus cargos por incumplimiento o mal desempeño de sus funciones o por estar incurso en las incompatibilidades previstas por la ley 25.188. La remoción deberá ser aprobada por los dos tercios (2/3) del total de los integrantes del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual (organismo interno a la AFSCA)”.

El repudio

La decisión de Macri y Aguad ignora al Congreso. El bloque de diputados del Frente para la Victoria expresó su rechazo a la intervención al considerar que es una “conducta antidemocrática” y “avasalla la Constitución Nacional y las leyes vigentes”. En las inmediaciones de la AFSCA intervenida también estuvieron distintos grupos y referentes políticos para respaldar la Ley.

Esta participación en las calles se suma a las masivas convocatorias del lunes y jueves de la semana anterior que se realizaron en parques y plazas de distintas ciudades del país desde que el Gobierno arremetió contra la Ley de Medios, lo que da cuenta de que la Ley va más allá del kirchnerismo e interpela a vastos sectores de la comunicación comunitaria, popular, universitaria, entre otras.

También la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata repudió lo que consideró un “golpe a una ley de la democracia”.

Por su parte, la Coalición por una Comunicación Democrática, entidad compuesta por más de trescientas organizaciones sociales, políticas, sindicales, educativas y cooperativas, y principal promotora en el debate y la construcción de la LSCA, expresó un comunicado en el que resaltaron que “todo proceso de debate de reglas sobre la libertad de expresión y el derecho a la comunicación debe reconocer el precedente de la participación y debate con el que construimos la LSCA, con más de treinta audiencias públicas para tratar el anteproyecto, con más de mil aportes y audiencias públicas en Diputados y Senadores, así como un proceso de elaboración participada de normas para su decreto reglamentario. Por tanto, cualquier decisión tomada sin estos estándares de participación sería un claro retroceso en la calidad de la democracia”.

Lejos de justificar la intervención con argumentos legales e institucionales, en la conferencia de prensa Aguad dijo que  Sabbatella y Berner “no responden a la estructura orgánica de la Ley de Ministerios”, y añadió que “existe una rebeldía para atenerse al nuevo régimen que fija las políticas de comunicación”.

Sabbatella respondió que “esta intervención violenta el espíritu de la ley. Si utilizan decreto fuera de lo que la Constitución habilita, demuestran que hay poco apego por la calidad institucional, por la democracia; es evidente que lo que buscan es que la Ley no exista. Si es así, tienen que hacerlo mediante el Parlamento”, porque de lo contrario “violan la ley y van en contra de lo que ellos pregonaban sobre la calidad institucional”.

Amparo y Habeas corpus

Como medidas a tomar por parte de la AFSCA, Sabbatella dijo que “vamos a hacer todas las acciones judiciales lo más rápido posible; vamos a pedir que el Poder Judicial ordene esta locura”. Hacia el mediodía, Sabbatella presentó un  pedido de amparo en el Juzgado Federal en lo Contencioso Administrativo N° 8 para que se declare la nulidad del Decreto 236/15.

Al sostener que los titulares de los organismos “no responden a la estructura orgánica de la Ley de Ministerios”, lo que pasa por alto Aguad es que en la nueva reforma de ministerios decretada por Mauricio Macri el mismo día de su asunción y publicada en el Boletín Oficial el 11 de diciembre, uno de sus puntos es la creación del Ministerio de Comunicaciones que absorbe a la AFSCA y la AFTIC, que pasan a depender de dicho Ministerio, cuando por ley son, como se dijo anteriormente, autárquicas y descentralizadas. Ese fue el primer atropello contra la Ley de Medios por parte del macrismo, y Aguad lo utilizó como fundamento para la intervención.

Por otra parte, el macrismo también se lleva por delante el carácter plural que tiene la elección del directorio de la AFSCA, que no sólo es conformado por nombramientos del Ejecutivo. Este Poder designa al presidente y a un director. El organismo de la Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, por su parte, integrada por ocho senadores y ocho diputados nacionales que representan a las mayorías y minorías parlamentarias, escoge tres directores. Por último, el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual elige dos directores. Este último consejo da cuenta, entre otros aspectos, del carácter federal y plural de la AFSCA, al estar compuesto por representantes de las provincias, sindicatos, empresas privadas, Universidades nacionales, medios públicos, sociedades gestoras de derechos y pueblos originarios

El decreto

En el Decreto Nº 237/2015, también publicado ayer, el Poder Ejecutivo transfiere a la órbita del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos (también creado por decreto, el N° 12/15) las siguientes sociedades del Estado: Radio y Televisión Argentina S.E.; TELAM S.E.; Proyecto Centro Cultural Kirchner; Proyecto TECNÓPOLIS DEL BICENTENARIO, CIENCIA, TECNOLOGÍA Y ARTE; Radio y Televisión Argentina Sociedad del Estado (RTA.S.E.) integrada por Canal 7, LRA Radio Nacional; Radiodifusión Argentina al Exterior (RAE).

Y, en coordinación con el Ministerio de Educación y Deportes, intervendrá el contenido y funcionamiento de las señales Encuentro, Pakapaka y DeporTV, y del Polo de Producción Audiovisual.

[quote_recuadro]

Comunicado de la Facultad de Periodismo UNLP ante la intervención de AFSCA y AFTIC

Golpe a una ley de la democracia

La Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) expresa su más enérgico repudio ante la intervención de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC) a través de un Decreto publicado hoy en el Boletín Oficial bajo el número 236/15.

Esta iniciativa es un golpe directo a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) y a la comunicación como derecho humano básico e inalienable, y se inscriben en el marco de los procedimientos sistemáticos de un Gobierno nacional que centra su accionar político en el avasallamiento de las instituciones democráticas mediante decretos que eluden el debate parlamentario.

La intervención de la AFSCA mediante decreto y la presencia de efectivos policiales en el organismo muestran una lógica y un modo de gobernar profundamente antidemocrático: atentan contra las decisiones aprobadas en el Congreso de la Nación y luego avaladas por la Justicia (basta recordar que la LSCA fue declarada íntegramente constitucional por la Corte Suprema); desconocen su legitimidad y la inmensa participación popular, institucional y organizativa en su construcción.

A 32 años de la recuperación democrática, las declaraciones del ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, amparado por un blindaje corporativo mediático, no sólo omiten la verdad de los hechos en relación al ejercicio del derecho humano a la comunicación, sino que justifican la emisión del decreto endilgándole a los titulares de la AFSCA, Martín Sabbatella, y de AFTIC, Norberto Berner, una situación de “rebeldía” y de “caos”, pese a que ambos se encontraban cumpliendo un mandato legal votado por las mayorías parlamentarias.

Ante esta situación de avasallamiento institucional y político de nuestra democracia y sus leyes, repudiamos la intervención de estos organismos, al mismo tiempo que llamamos a participar en todas las instancias convocadas por organizaciones culturales, de derechos humanos, redes de medios y carreras de comunicación y de la ciudadanía en general para hacer oír las voces de quienes se encuentran comprometidos con el derecho humano a la comunicación.

[/quote_recuadro]

COMPARTE