Por Florencia Abelleira

La mayoría de las Madres son mayores y pasan mucho tiempo solas, por lo que el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) convoca a sumar participantes a la Red Voluntaria de Acompañamiento a las Madres de Plaza de Mayo, como un modo de retribuirles su lucha por una sociedad más justa.

“La iniciativa surgió a raíz del contacto fluido que nosotros tenemos con algunas Madres, y empezamos a identificar que muchas de ellas están mucha cantidad de horas del día solas”, contó Macarena Sabín Paz, integrante del CELS. “Esto no era una queja, sino un comentario recurrente y que, si bien es una característica de las personas que son adultos mayores, en el caso de ellas se le agrega la particular y delicada situación de haber sido víctimas del terrorismo de Estado y haber perdido algún hijo en ese contexto”, agregó.

Ángela Urondo, hija del escritor desaparecido durante la última dictadura militar, contó a Contexto que en la presentación en la Biblioteca Nacional del libro Las Viejas, de Virginia Giannoni, surgió que las Madres decían que ya no ven bien, que les cuesta leer, y “empezamos a darnos cuenta de que, si bien le ponen el cuerpo a todo lo que pueden, están grandes y hay que acompañarlas”. También explicó que “me pasó varias veces de terminar un acto, una reunión política, y salir y ver a las Madres últimas esperando un remís que llega tardísimo. Hay que estar ahí con ellas. Yo se lo planteé a Laura Conte del CELS y me dijo que ya estaban trabajando en eso”.

“me pasó varias veces de terminar un acto, una reunión política, y salir y ver a las Madres últimas esperando un remís que llega tardísimo. Hay que estar ahí con ellas. Yo se lo planteé a Laura Conte del CELS y me dijo que ya estaban trabajando en eso”. Ángela Urondo.

El proyecto se materializó en lo que desde ayer es la Red Voluntaria de Acompañamiento a las Madres de Plaza de Mayo, que ya recibió el pedido de muchos voluntarios que quieren compartir unas horas con ellas. El proyecto está destinado al acompañamiento de las mujeres que forman parte de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

“La dinámica es que cada una de estas personas visite siempre a la misma Madre en su casa o donde esté, pasen una o dos horas dependiendo de lo que se acuerde entre el voluntario y la Madre y hagan distintas actividades: leerles el diario, salir a tomar un té”, dijo Sabín Paz, y agregó: “La propuesta es sencilla y a la vez muy valiosa, porque tiene que ver con cómo poder acercarnos a esas mujeres que han ocupado lugares de lucha tan significativos”.

Como era de esperarse, la reacción de la sociedad fue instantánea, según expresó la integrante del CELS: “La respuesta es impecable, nos llena de alegría y orgullo y nos da la pauta de que la iniciativa va por buen camino”.

[quote_recuadro]INFO: Si querés vincularte, escribí adjuntando tu CV y unas líneas sobre tu interés en participar a cpadovani@cels.org.ar con el asunto “acompañamiento a Madres”.[/quote_recuadro]