Por Alejandro Palladino

La Justicia volvió a emitir un fallo a favor de la no adecuación del Grupo Clarín a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (Ley de Medios). El juez federal Pablo Cayssials benefició la medida cautelar presentada por periodistas que trabajan en el Grupo, en la que solicitaban la nulidad de la resolución 1121/14 de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA). En esa resolución se plasmaba la adecuación legal del Grupo a la ley, en la que debía transferir algunas de sus licencias para desmontar la concentración excesiva que coarta la libertad de expresión.

Los periodistas del Grupo Clarín y medios afines que presentaron la cautelar y se vieron beneficiados por la Justicia son Julio Blanck, Nelson Castro, Jorge Fernández Díaz, Jorge Lanata, Alfredo Leuco, Marcelo Longobardi, Joaquín Morales Solá, Magdalena Ruiz Guiñazú y Eduardo van der Kooy.

Los argumentos sostenidos por el juez para anular la adecuación  a la Ley de Medios son calcados de los que utiliza el Grupo para defenderse, desde una posición de la comunicación fuertemente mercantilista que asocia libertad de expresión con libertad de empresa. Cayssials definió como “acto de censura” la desregulación legal de la concentración mediática de Clarín, cuando lo que hace es atropellar la Ley de Servicios de Comuniación Audiovisual (Ley 26.522).

Los argumentos sostenidos por el juez para anular la adecuación  son calcados de los que utiliza el grupo para defenderse, desde una posición mercantilista que asocia libertad de expresión con libertad de empresa.

El otro motivo sostenido por el juez fue la “falta de independencia” de Martín Sabbatella por ser titular de la AFSCA actualmente y haber sido candidato a vicegobernador por el FpV en las elecciones de octubre. Meses atrás, el anterior Gobierno había comunicado que en caso de ser vicegobernador Sabbatella dejaría de ser el titular de la AFSCA.

El mismo Sabbatella respondió a esta decisión en un comunicado de la AFSCA al decir que “el juez (Cayssials) dijo que no se puede hacer la adecuación de oficio de Clarín porque yo soy kirchnerista. Es un argumento absurdo y disparatado. Clarín tiene que adecuarse sencillamente porque está afuera de la Ley, porque está totalmente excedido de los límites establecidos por la norma, no por mi pertenencia política. Si el presidente de AFSCA fuera antikirchnerista, Clarín debería adecuarse igual”, consideró. Y agregó que “ya no saben qué inventar para permitir que Clarín incumpla una ley democrática, que fue declarada constitucional por la misma Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

Sabbatella informó cómo va a responder la AFSCA en el futuro próximo luego del revés: “Vamos a apelar la medida judicial, porque claramente impide que se avance en el cumplimiento de la ley”.

Y sobre la supuesta “censura” y “hostigamiento” que usó el juez para favorecer al Grupo, dijo que “es un disparate decir que aplicar la ley es un intento de censura. Cada empresa opina y contrata a los periodistas que quiere. Ni la ley, ni la AFSCA se meten con los contenidos, ni con los periodistas que trabajan en cada radio o canal de televisión. Lo que busca la norma es evitar la concentración, y para eso le establece límites a las empresas en la tenencia de medios”.

Otra razón del juez Cayssals para defender al Grupo Clarín fue  determinar la actividad de la AFSCA hacia el Grupo como “una arbitrariedad manifiesta y dictada por una autoridad parcial, dependiente del poder político”. Este fallo (al igual que las voces de los medios dominantes) pasa por alto el carácter plural que tiene el directorio de la AFSCA, que no sólo es conformado por nombramientos del  Ejecutivo. Este Poder designa al presidente y a un director. El organismo de la Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, por su parte, integrada por ocho senadores y ocho diputados nacionales que representan a las mayorías y minorías parlamentarias, escoge tres directores. Por último, el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual elige dos directores. Este último consejo da cuenta, entre otros aspectos, del carácter federal y plural de la AFSCA, al estar compuesto por representantes de las provincias, sindicatos, empresas privadas, Universidades nacionales, medios públicos, sociedades gestoras de derechos y pueblos originarios.

El ataque a la “libertad de expresión” es la frase preferida de los militantes de Magnetto para defenderse. Lo que coarta la libertad de expresión es en realidad la concentración de medios que reúne el Grupo en el que trabajan, que perjudica considerablemente a los medios comunitarios y populares que le dan voz a sectores de la sociedad con menores recursos económicos, al tiempo que estos tienen la posibilidad con la ley de construir una propuesta cultural diversa, plural y federal.

“Tal como lo expresó la Corte Suprema, cuando declaró la constitucionalidad de la ley, y como lo sostienen los estándares en materia de comunicación en el mundo entero: la concentración mediática lesiona directamente cualquier posibilidad de garantizar la libertad de expresión de un país; por eso es necesaria una norma de carácter antimonopólico y ese es el espíritu con el que fue elaborada esta ley”, concluyó el titular de AFSCA.


Relacionados:

Ley de Medios: masivas manifestaciones por su defensaUnidos en defensa de la Ley de MediosLa Ley de Medios no se toca