Por Maximiliano Ceci

El juez federal subrogante de Bahía Blanca, Alejo Ramos Padilla, elevó a juicio una causa que juzga a once ex militares acusados de crímenes de lesa humanidad en el marco de la histórica causa por los delitos cometidos antes y durante la última dictadura cívico-militar en el ámbito del V Cuerpo del Ejército, con sede en aquella ciudad del sur bonaerense.

El juez, que dejará el cargo a fin de año para retomar su actividad en el juzgado de Dolores, dispuso la clausura de la instrucción de la causa que juzga los hechos que se sucedieron durante 1976 y 1977 en el centro clandestino de detención “La Escuelita”, donde las víctimas estuvieron en cautiverio. El CCD funcionó en los terrenos del Comando Vto. Cuerpo, así como en aquellos lugares clandestinos de encierro emplazados en el Batallón de Comunicaciones 181, la Unidad Penitenciaria 4 de Villa Floresta, la Delegación Cuatrerismo, la Brigada de Investigaciones y el Comando Radioeléctrico de la Policía de la provincia de Buenos Aires, y la sede de la Delegación Viedma de la Policía Federal Argentina.

Los militares están acusados de haber cometido diferentes crímenes contra 124 víctimas de Bahía Blanca y de la región.

Los militares están acusados de haber cometido diferentes crímenes contra 124 víctimas de Bahía Blanca y de la región. “Entre los homicidios analizados, se encuentran los enfrentamientos fraguados por los que las fuerzas militares hicieron aparecer los cadáveres de Mario Waldino Herrera, Néstor Farías, Roberto López, Adrián Orlando Carlovich, Juan José Córdoba y Héctor Reynaldo Correa”, explicaron desde el tribunal.

Además, se juzgarán los casos de Daniel Eduardo Riganti y Juan Carlos Prádanos, que fueron secuestrados en los días previos al golpe de Estado, cuyos restos fueron enterrados como NN en la localidad de La Adela, provincia de La Pampa, e identificados un año después de la desaparición de las víctimas. En esta línea, se suman los casos de Teodoro Alfredo Bonfiglio (desaparecido durante el servicio militar obligatorio), Carlos Cristian Oliva y Daniel Gastaldi, quienes luego permanecer en cautiverio en “La Escuelita”, aparecieron sin vida en un terreno próximo a la morgue de la ciudad de Avellaneda, provincia de Buenos Aires, a mediados de 1977.

En el banquillo estarán sentados el ex segundo jefe del Batallón de Comunicaciones 181, Alejandro Osvaldo Marjanov (77 años); los sindicados guardias del centro clandestino de detención La Escuelita, Bernardo Artemio Cabezón (65), Felipe Ayala (78), Jorge Marcelino Casanovas (71) y Mario Alberto Casela (64); el jefe del Centro Fijo de Comunicaciones Bahía Blanca del Comando V Cuerpo de Ejército, Carlos Alberto Martínez (80) y el ex mayor que revistó en los departamentos de Inteligencia y Operaciones, Hugo Jorge Delmé (79), quienes además cumplieron roles en el Consejo de Guerra Especial Estable; el entonces coronel y jefe del Departamento III – Operaciones, del Estado Mayor del Comando V Cuerpo de Ejército, Mario Horacio Torres (87); el ex teniente primero del Departamento II – Inteligencia, Carlos Enrique Villanueva (66); el enfermero general en la División Sanidad del Departamento IV – Logística, Adalberto Osvaldo Bonini (73), que actuó en La Escuelita, y el ex jefe de una de las secciones del Batallón de Comunicaciones 181, Enrique Stel (60).

Los acusados son todos integrantes del Ejército en situación de retiro y entre los cargos formulados en la causa están la asociación ilícita y coautoría de privaciones ilegales de la libertad, la imposición de tormentos, violencia y amenazas, lesiones gravísimas, homicidio agravado por alevosía y violación de domicilio.