Macri y el caso AMIA: “No queremos una verdad por decreto”

Macri y el caso AMIA: “No queremos una verdad por decreto”

El nuevo Gobierno derogó el Memorándum de Entendimiento con Irán, impulsado por Cristina Fernández de Kirchner en 2013, para avanzar con la investigación, y la causa AMIA pasa a otra etapa. Qué persigue esta nueva maniobra en el escenario político actual.

654
0

Por Roberto Álvarez Mur

La causa AMIA y la figura del difunto fiscal Alberto Nisman fueron, sin duda, dos elementos que marcaron con mayor peso la agenda política frente a la disputa electoral durante 2015. La derogación del Memorándum de Entendimiento con Irán por parte de Macri, promovido en 2013 por Cristina Fernández de Kirchner, vuelve a avivar las pugnas latentes por el curso que cobre la investigación del mayor atentado nacional de las últimas décadas.

Sergio Burstein, familiar de víctimas del atentado y representante de la agrupación 18J, dialogó con Contexto sobre el impacto de esta medida del macrismo frente a la delicada investigación: “Esto es claramente la decisión política por parte de un Gobierno de echar por tierra la posibilidad de seguir actuando jurídicamente en un acuerdo realizado por el Gobierno anterior”

“La realidad es que nunca pasó absolutamente nada de todo lo que señalaron desde la oposición cuando se trató el Memorándum: que iba a haber acuerdos comerciales, que se iban a caer las alertas rojas hacia los iraníes, y una cantidad de cuestiones que nunca jamás ocurrieron”, agregó.

“Esto es claramente la decisión política por parte de un gobierno de echar por tierra la posibilidad de seguir actuando jurídicamente en un acuerdo realizado por el gobierno anterior.”

“En cambio, lo que sí va a ocurrir es precisamente lo que nunca ocurrió en la denuncia que hicieron tanto el PRO como Alberto Nisman. Me refiero a que hoy ya se puede comerciar con Irán, pero el atentado a la AMIA corre por otro lado. Lo que antes era una ‘traición a la patria’, como se planteó en Diputados y Senadores, sólo porque estaba impulsado por el Frente para la Victoria –al que siempre apoyamos–, ahora dejó de serlo”, comparó.

Entre otros puntos, el Memorándum abría la posibilidad de indagar a los ciudadanos iraníes involucrados en la causa, considerado un paso clave con el avance de la investigación.

“El mismo juez de la causa, Rodolfo Canicoba Corral, a los cuatro vientos dijo en varias oportunidades que él no tenía ningún problema en viajar, pero que no podía asegurar que a los iraníes a quienes indagaría terminarían procesados, ya que no había una sola prueba concreta en el expediente. Él le reclamaba al fiscal Alberto Nisman que transformara su informe de inteligencia en pruebas concretas, algo que nunca hizo”, dijo Burstein.

En principio, el Memorándum había sido declarado válido por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral. Más adelante, en mayo de 2014, la Sala I de la Cámara Federal lo declaró inconstitucional con los votos de los camaristas Eduardo Farah y Jorge Ballestero.  Este nuevo fallo paralizó el Memorandum, porque la Cámara le ordenó al Gobierno de aquel momento que mientras se “transiten las eventuales recursivas” y “no se dé comienzo a la ejecución del Memorándum de Entendimiento aprobado por Ley 26.843”.

“Canicoba Corral le reclamaba al fiscal Alberto Nisman que transformara su informe de inteligencia en pruebas concretas, algo que nunca hizo.”

Días después de esa resolución, el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, a través del entonces ministro de Justicia, Julio Alak, decidió apelarlo. El acuerdo había sido firmado por el ex canciller Héctor Timerman con las autoridades de Irán y recibió críticas tanto de la comunidad judía, como también del fiscal Alberto Nisman.

En lo reciente, el nuevo Gobierno dispuso la creación de la Secretaría de Seguimiento de la Causa AMIA y Nisman. “Lo único que se plantea es volver a poner en el tapete el juicio en ausencia, algo que no está contemplado en la Constitución argentina; algo que sería casi por decreto, como es establecer la culpabilidad de los ciudadanos iraníes, algo que nosotros no vamos a conceder”, advirtió.

En tanto, Burstein aseveró: “Nosotros necesitamos saberla verdad verdadera, y no la que nos quieren dar por decreto o por ley. Porque eso es lo que están buscando muchos, prácticamente desde que estalló la bomba. Es decir, cerrar la causa AMIA. No lo pudieron hacer con los policías de la provincia de Buenos Aires y ahora van a intentarlo con esta sospecha sobre ciudadanos iraníes, por informes de inteligencia y sobre ninguna prueba fundamentada.”

“Yo me quiero acostar tranquilo a la noche cuando se sepa quiénes son los culpables con pruebas concretas y con un tribunal con un juicio oral. No porque lo decrete algún político o alguna dirigencia comunitaria, llámese DAIA o AMIA, cómplices del poder político. Ellos saben y tienen mucho temor a que, si Canicoba Corral toma la indagatoria, no los pueda procesar. Y ellos necesitan que los culpables sean los iraníes. No necesitan que sea otro. Eso no lo vamos a aceptar. El juicio en ausencia es cerrar la causa AMIA sin darnos ninguna seguridad, y mucho menos lograr que las víctimas descansen en paz. De eso no tengo duda”, consideró.

Marcar la cancha

Las presiones de DAIA respecto del tratamiento de la investigación desarrollado en los últimos años tomaron mayor intensidad en los últimos meses, como antesala de las tomas de posiciones frente a la disputa electoral.

“Somos muy críticos del Memorándum de Entendimiento. Vamos a pedir a las próximas autoridades, gane quien gane, la derogación inmediata del Memorándum de Entendimiento”, había planteado en una entrevista con Radio Mitre, a fines de noviembre, el nuevo titular de DAIA, Ariel Cohen Sabban, casi como una firme pauta de gobierno, entonces en plena previa del balotaje.