Por Florencia Abelleira

Ante el avasallamiento que el nuevo Gobierno nacional impulsó contra la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, la Coalición por una Comunicación Democrática volvió a reunirse como lo hizo años atrás para debatir los 21 puntos que convergieron luego en una de las leyes más democráticas y federales sancionadas en la historia del país.

Este organismo está conformado por más de trescientas organizaciones sociales, políticas, sindicales, cooperativas y educativas, que se organizaron para conformar la Ley de Medios.

“Volvió a renacer la coalición que luchó por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, con fuerza y entusiasmo, que no significa ‘felicidad’, lamentablemente, pero sí unión para pensar una estrategia en común”, dijo a Contexto Mariela Pugliese, presidenta de FARCO (Foro Argentino de Radios Comunitarias).

En ese sentido, una de las decisiones que se tomaron fue convocar a una marcha para mañana a las 17hs en el Congreso. Además, también se planteó la necesidad de una estrategia jurídica a nivel internacional. “Queremos respetar y basarnos en la jurisprudencia internacional y remarcar el apoyo irrestricto que hubo de parte de organizaciones internacionales a favor de esta ley”, aclaró Pugliese.

“Volvió a renacer la coalición que luchó por la Ley de medios, con fuerza y entusiasmo, que no significa ‘felicidad’, lamentablemente, pero sí unión para una estrategia en común.”

Desde que Mauricio Macri en su primer día como presidente firmó el Decreto de Necesidad y Urgencia que establece la creación del Ministerio de Comunicación, con Oscar “El Milico” Aguad al mando, el sector de la sociedad que está a favor de la libertad de prensa, de expresión, de la pluralidad de voces y la igualdad de condiciones entre medios comerciales y sin fines de lucro, decidió movilizarse en las principales ciudades del país para demostrarle al nuevo presidente que piensa resistir frente a esta medida antidemocrática.

Natalia Vinelli es referente del medio comunitario Barricada TV, que junto con Pares TV y Urbana TeVé, entre otras emisoras de baja potencia, lograron hace veinte días las licencias para emitir en la televisión digital abierta. Como sostuvieron con alegría en ese entonces, fue una conquista que logró la aplicación efectiva de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Por eso, frente al DNU recientemente firmado que crea el Ministerio de Comunicación que absorbería a entidades autónomas como la AFSCA y el AFTIC, Vinelli aclaró a Contexto que “la Ley de Medios se va a defender de la misma manera en que se construyó: movilizados en las calles”.

“Parece que no sorprende nada de este Gobierno, hasta que cuando pasa sí asombra. Y mediante la posibilidad de avanzar sobre un ente autárquico que debe tomar decisiones independientemente del Ejecutivo, vemos, en una palabra, que la Ley de Medios está intervenida”, dijo también a este medio Diego Gusmerini, de la cooperativa Pares TV.

“la Ley de Medios se va a defender de la misma manera en que se construyó: movilizados en las calles.”

Desde el Gobierno macrista siguen sosteniendo el argumento de que esta norma fue creada “contra Clarín”, omitiendo los años de debate entre organizaciones sociales y medios comunitarios de todo el país que la impulsaron para suplantar la que rigió hasta 2009, la Ley de Radiodifusión, sancionada en plena dictadura militar.

Luego de ser presidente provisional por medio día, Federico Pinedo declaró que “la norma nació vieja, sin siquiera considerar el fenómeno de Internet, lo que resulta obsoleto. Y eso sin contar que esa ley fue pensada para perseguir a un medio en particular”. En la misma línea, el ministro de Comunicación expresó que la norma “fue creada con la finalidad de aniquilar a medios de comunicación como el Grupo Clarín”.

Respecto a la urgencia que tuvo Macri de firmar el DNU, Gusmerini señaló: “Creemos que es el primer favor que le debe devolver Macri a Magnetto. Por suerte, el directorio está resistiendo, y fue quien más hizo trabajar a Magnetto y sus abogados para implementar la adecuación y desprenderse de sus licencias que tiene en exceso. Entonces ahí hay algo personal”.

¿Libertad de prensa o de empresa?

Ni bien asumió a través de un decreto presidencial como flamante ministro de Comunicación, Oscar Aguad dijo: “En Argentina no hay medios monopólicos, sino medios más poderosos que tienen más audiencias”; y también que la libertad será “absoluta”: “Los medios van a competir libremente en el mercado y trataremos de ayudar a los más pequeños”.

Según la presidenta de FARCO, con estas declaraciones, Aguad “está volviendo a poner en tela de juicio algo que ya se había discutido, que es entender la comunicación como un derecho y no como una mercancía”. Y no sólo eso: pretende echar por tierra lo que se discutió y aprobó en el Congreso, ente democrático por excelencia, mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia.

“Si queda abocado al mercado y es por competencia o rating, los medios chicos estamos altamente en desigualdad de condiciones”, explicó el referente del medio comunitario Pares TV. “Acá, como en cualquier parte del mundo, el Estado debe acompañar con políticas públicas como las que se implementaron para el fomento y equipamiento, porque es la única manera de sostener la industria cultural”, agregó.

Por otra parte, Pugliese advirtió que uno de los temores es el cerrojo informático, ya que, si la política de Macri continúa en esta línea, “se va a avanzar sobre los medios chicos con un ahogamiento financiero. Por eso, ante este escenario, tenemos que fortalecer como nunca los espacios de información libre”.