Por Florencia Abelleira

El nombre Pablo Bressi empezó a aparecer en los medios de comunicación en 1999, cuando se produjo la Masacre de Ramallo. En ese entonces, el policía formaba parte del Grupo Halcón y fue uno de los encargados de negociar con los delincuentes la liberación de los rehenes de lo que parecía el asalto al Banco Nación de la localidad de Villa Ramallo. El 17 de septiembre, tres ladrones, con la complicidad de la Policía –tal cual se demostró luego en el juicio–, quisieron llevarse 300 mil pesos de la sucursal, pero una llamada alertó a la Policía, que tuvo que acudir. El espisodio terminó con dos centenares de uniformados de la Bonaerense abriendo fuego sobre un auto que intentó salir del lugar, asesinando a dos de los delincuentes y a dos rehenes: el gerente y un contador. “En el juicio que se hizo por la tragedia se estableció que había un canal paralelo de negociación, hecho que también debía estar bajo el conocimiento de Bressi”, recordó el periodista Ricardo Ragendorfer.

Tiempo después de este suceso, Pablo Bressi se desempeñó como superintendente de Investigaciones de Tráfico de Drogas Ilícitas bonaerense, y hoy, luego de ser recomendado por la DEA (Administración para el Control de Drogas estadounidense), se convertirá en el jefe de la Policía bonaerense. El comisario mayor fue el elegido por la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el nuevo ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, quien hoy mismo lo pondrá en funciones apenas termine la jura de ministros en el Teatro Argentino.

“PABLO BRESSI ES UN TIPO PUESTO POR LA EMBAJADA NORTEAMERICANA”. MARCELO SAÍN, ESPECIALISTA EN SEGURIDAD Y EX TITULAR DE LA POLICÍA AEROPORTUARIA.

“Pablo Bressi es un tipo puesto por la embajada norteamericana”, sentenció Marcelo Saín, especialista en seguridad y ex titular de la Policía de Seguridad Aeroportuaria. En la misma línea, Ragendorfer expresó que “todos los policías que encabezan la división antidroga tienen el visto bueno de la DEA, como lo tuvo en su momento Rafael Sosa, el jefe antidroga de la Policía cordobesa, que hoy está preso por vinculación con el narcotráfico”. O al igual que la designación de Jorge “Fino” Palacios al mando de la Policía Metropolitana, cuando el propio Mauricio Macri reconoció que recibió “recomendación expresa” de la CIA, la DEA y el Mossad.

Según Cambiemos, Bressi fue designado jefe de la Bonaerense a raíz de la importancia que el nuevo gobierno de Vidal dará a la lucha contra el narcotráfico. El mismo ministro de Seguridad de la provincia, Cristian Ritondo, dijo que se proponía darle elementos a la Bonarense para la lucha contra el narcotráfico, definido como enemigo principal. “La concepción que tiene el nuevo gobierno de la lucha contra este delito está basado en una cuestión de marketing”, señaló Ragendorfer, haciendo alusión al discurso efectista del PRO que busca “inyectar” temor en la población. “Ellos plantean una hipótesis de lucha como la que puede haber en Colombia o México, y en Argentina el narcotráfico tiene otra fenomenología, dado que no somos un país productor”, aclaró el periodista.

SEGÚN CAMBIEMOS, BRESSI FUE DESIGNADO JEFE DE LA BONAERENSE A RAÍZ DE LA IMPORTANCIA QUE EL NUEVO GOBIERNO DE VIDAL DARÁ A LA LUCHA CONTRA EL NARCOTRÁFICO.

El nuevo gobierno muestra sobradas evidencias sobre su interés por establecer nuevos vínculos con el país del norte gobernado por Obama. Una de ellas es el camino libre que tiene la DEA para establecer su control sobre la región. “Se le quiere poner énfasis en las relaciones con norteamérica en materia de seguridad”, indicó Ragendorfer, y bien lo demuestra la nueva ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien consideró una “prioridad” mejorar las relaciones con la DEA, el FBI y otros organismos para luchar contra el narcotráfico y otras manifestaciones del crimen organizado.


Relacionadas: 

Avruj: el funcionario cómplice del presidente electo procesadoNi uno suelto: todos al juicio ESMA – En defensa de los juicios de Lesa Humanidad