Por Maximiliano Ceci y Alejandro Palladino

María Eugenia Vidal asumió como gobernadora de la provincia de Buenos Aires ante los diputados y senadores de la Asamblea Legislativa, en La Plata, y en su primer discurso como mandataria fue fiel al libreto comunicacional PRO: repitió la palabra “equipo”, utilizó frases que apelaron a la “felicidad” y a “hacer posible lo imposible”. Todo dicho en un tono de sermón eclesiástico, medido y monocorde, agradeció a los votantes y celebró “la alegría que flota en el aire”. Y con el mismo tono fue agresiva y acusó (sin nombrarlo) a su predecesor, Daniel Scioli, de no interesarse por la gente, de dejarla abandonada a su suerte. Tampoco mencionó que el 10 de diciembre se recuerda el Día Internacional por los Derechos Humanos.

Hoy jurarán en el Teatro Argentino de La Plata sus ministros. Pero entre ellos no estará el secretario de Derechos Humanos, porque el área quedó en manos del vicegobernador, Daniel Salvador, titular de la UCR provincial y ex secretario de la Conadep. Lejos de la propuesta del Frente para la Victoria de jerarquizar el área convirtiéndola en Ministerio para potenciar las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, la gobernadora Vidal no tiene en sus planes –ni lo incluyó en su discurso– potenciar esta política.

“No es muy alentador. Nos da la pauta de que este área de derechos humanos no tiene entidad para el Gobierno de la provincia. Dejarlo en manos del vicegobernador es una situación ambigua y de desinterés”, dijo a Contexto Lucía García Itzigsohn, integrante de H.I.J.O.S. Regional La Plata. Y reflexionó: “Ni María Eugenia Vidal ni Mauricio Macri mencionaron en sus discursos de asunción que ayer fue el Día Internacional de los Derechos Humanos porque hace 67 años se aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. No es casual que desde la recuperación de la democracia se haya elegido ese día para la asunción de las y los presidentes. Se venía de la dictadura genocida y Alfonsín asume el 10 de diciembre y Cristina Fernández Kirchner lo hace en 2007 y 2011”.

“NI MARÍA EUGENIA VIDAL NI MAURICIO MACRI MENCIONARON EN SUS DISCURSOS DE ASUNCIÓN QUE AYER FUE EL DÍA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS PORQUE HACE 67 AÑOS SE APROBÓ LA DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS”. LUCÍA GARCÍA ITZIGSOHN, H.I.J.O.S. LA PLATA.

El de Vidal, durante la asunción, fue un discurso plagado de lugares comunes, contenidos vacíos, eslóganes publicitarios y tres problemáticas (seguridad, educación, cloacas) para las que no ofreció ninguna respuesta. Estuvo acompañada por el flamante presidente Mauricio Macri y el ex gobernador Scioli. Fue en la Legislatura bonaerense, donde luego los diputados y senadores aprobaron la Ley de Ministerios que reformó la estructura del estado provincial, unificando áreas y eliminando o desjerarquizando otras.

En su primer discurso habló de seguridad, criticó a los “malos policías” y reivindicó a los “buenos”; instó a generar un “diálogo con los docentes” y a trabajar con los intendentes “para hacer juntos el cambio”. Si los concurrentes a la Legislatura esperaban escuchar medidas más precisas sobre de qué va el cambio, se quedaron con las ganas.

Los cargos y los derechos humanos

“La designación del sobrino de Massot como diputado y de Pablo Bressi como jefe de la Policía bonaerense son gestos que, viéndolos desde nuestra perspectiva, son complejos”, resumió García Itzigsohn.

Si bien antes de la asunción de Vidal el vicegobernador Salvador se reunió con el ex secretario de Derechos Humanos de la Provincia, Guido Carlotto, en lo que el funcionario saliente describió como un encuentro “productivo en términos institucionales y realmente muy ameno en sentido humano”, las políticas de derechos humanos no fueron un punto fuerte en la agenda de campaña de la gobernadora ni de Macri.

“Me he puesto a disposición del vicegobernador electo para ayudar en lo que fuese necesario. Estamos dispuestos a colaborar porque los derechos humanos necesitan que redoblemos esfuerzos institucionales y políticos para su desarrollo, y exigen que dejemos de lado miserias individualistas que poco aportan en ese sentido”, anunció Carlotto en un comunicado en el que recordó que durante su gestión abrió dependencias en 114 de los 135 municipios bonaerenses.

Durante la reunión, Carlotto puso al tanto a Salvador sobre el funcionamiento del organigrama de la cartera provincial y le entregó un libro que editó recientemente la editorial MeVeJu (que funciona en la órbita de la Secretaría), que sintetiza los lineamientos que estructuraron la gestión en los últimos tres años y medio.

Ayer, García Itzigsohn expresó que la intención de H.I.J.O.S. es reunirse con Natalia Suárez Nelson, hija restituida por Abuelas de Plaza de Mayo y actual integrante de la Fundación Pensar, la usina de ideas del PRO, y que estará a cargo del área de Derechos Humanos en La Plata.

“Lo mismo queremos hacer en provincia. A nivel nacional, con la red de H.I.J.O.S. vamos a pedirle una reunión a (el nuevo secretario nacional de Derechos Humanos, Claudio) Avruj”, detalló. Y completó: “En el mejor de los casos, creemos que va a haber un freno hasta donde llegamos; en el peor de los casos, creemos que se va a retroceder con los juicios. Vemos difícil que se avance en el juzgamiento de los civiles, pero que nosotros veamos ese panorama no quiere decir que no vamos a seguir luchando”.


Relacionadas:

Avruj: el funcionario cómplice del presidente electo procesadoNi uno suelto: todos al juicio ESMAEn defensa de los juicios de Lesa Humanidad