Trelewayo: del electro-surf a lo bizarro

Trelewayo: del electro-surf a lo bizarro

Con su último proyecto, Germán Herrera cruza guitarras distorsionadas, monstruos y paisajes patagónicos. Por Tomás San Juan

705
0
Foto Agustina Fontirroig

La experimentación parece ser un camino directo al descubrimiento. O al menos es el caso de Germán Herrera, que con la idea de mezclar elementos del surf-rock, la electrónica y el garaje grabó El Monstruo de la Laguna Chiquichana, un disco de melodías que rozan lo intrépido. “Intenté juntar géneros que a mí me encantan y terminó saliendo algo re moderno”, enfatiza Herrera en cuanto a la sonoridad de Trelewayo.

“Me gusta definir al trabajo como un electro-surf garaje sudamericano”, dice Herrera

En esas doce canciones, Herrera retoma un paisaje típico de la ciudad de Trelew, Chubut, y lo recrea de modo bizarro. “Cuando me senté con las primeras canciones me imaginé una laguna malísima con un monstruo de esos truchos de las películas de los 60’”, cuenta.

¿Cómo surge la idea del proyecto?

La onda era mezclar un par de ritmos y géneros con elementos de la electrónica, el surf y el garaje, instrumentales en su mayoría. Como está planteado desde la mirada del surf se navega mucho por pasajes con órganos, guitarras distorsionadas y mucho reverb. Uní estos recursos con la otra parte y terminó saliendo una electrónica más rápida y extrema.

¿Cómo fue la experiencia de componer todo vos solo?

Son melodías o partes ensambladas con otras cosas. Los temas nuevos que estoy haciendo salen de samplers, de temas viejísimos mezclados con muchas cosas. Inclusive uso videos de internet, audios, etc. Y así sigo manteniendo esa idea de lo bizarro. Primero salió un EP porque fui probando, me gustó y me mandé al disco. Tenía ganas de hacer algo nuevo que capaz no tiene nada que ver entre sí. Usé un teclado Yamaha de los 60’, me gustó mucho para darle ese sonido fiel con tintes de garaje.

¿Qué experiencia creés que te deja como solista?

Lo que más me deja es que son géneros que me re gustan y al mismo tiempo logré algo re moderno. Capaz si no activaba no lo hacía nunca. Cambié de teclado a la mitad del disco y creo que eso también me dio una visión de cómo componer de diversas maneras en un mismo trabajo.

¿Pensás en llevarlo al vivo?

Arrancó como una experimentación y la idea era presentarlo pero creo que todavía me falta mucha preparación para estar solo arriba de un escenario. Me da cosa tocar con una pista y es una propuesta muy jugadas. Además tengo otras bandas y nada que ver a esta música. Por ahora me conformo con grabarlo y escucharlo y que esté ahí para el que lo quiere.

El disco fue reseñado por un blog especializado de Estados Unidos, ¿qué te produce eso?

Fue genial porque ni te lo esperas. La gente que escucha estos géneros son muy puristas y bastantes exquisitos y me sorprendió. Está buenísimo porque no solo lo reseñó, si no que también compró el disco por el Bandcamp y lo hizo pasar en una radio. Y ahí se empezó a expandir. Además me dio risa que en una parte dice como que las batas son sinvergüenzas, era la idea. Captó lo bizarro y está bueno eso de que interpreten lo que vos quisiste mostrar. Me gusta definir al trabajo como un electro-surf garaje sudamericano.

[bandcamp width=100% height=120 album=66794208 size=large bgcol=ffffff linkcol=0687f5 tracklist=false artwork=small]

COMPARTE