Por Roberto Álvarez Mur

Unos meses después de que Néstor Kirchner ganara la elección presidencial de 2003, una furiosa agrupación política bautizada El Aguante aun mantenía su fidelidad al derrotado Carlos Menem, y lanzaba sus dardos contra el rumbo político que el nuevo gobierno electo comenzaba a transitar. “Lo que veo es que este gobierno solamente le da bola a los muertos de la dictadura y no se da cuenta que hoy estamos viviendo en un caos de inseguridad e injusticia. Hay señales que me asustan, como fomentar el resentimiento y mirar siempre hacia el pasado cuando hay tanto por hacer”. Esas eran las palabras que, en abril 2004, lanzaba la entonces inadvertida legisladora Silvia Majdalani, quien ayer fue elegida por Mauricio Macri para ocupar el cargo de subdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia.

Majdalani se introdujo en la órbita macrista como legisladora porteña en 2003. A partir de allí mantuvo una estrecho vínculo de confianza con Francisco “Paco” Larcher, quien supo ser uno de los operadores claves de la ex Side, antes que Cristina Fernández de Kirchner disolviera el organismo y lo reestructurara como Agencia Federal de Inteligencia, con Oscar Parrilli y Juan Martín Mena a cargo de la dirección y subdirección.

Larcher formaba parte de la línea de frente que comandaba el viejo Servicio de Inteligencia junto a nombres como Héctor Icazuriaga y Jaime Stiuso, hoy prófugo de la Justicia.

La ahora subdirectora de la AFI fue diputada nacional por el PRO desde 2009, e integra la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia, con mandato hasta 2017, en la Cámara de Diputados.

“Tuvo que morir un fiscal en circunstancias dudosas para que muchos se dieran cuenta que en este país hay una Secretaría de Inteligencia. ¿Cómo puede ser que la Presidenta, después de hacer uso y abuso de la Secretaría, ahora la considere un desastre?”, fueron las palabras de la diputada porteña durante una intervención en la HCDN, con un firme discurso de defensa del organismo antes comandado por Larcher.

En octubre de este año, Majdalani fue una de las principales impulsoras de la denuncia contra el Gobierno por presunto espionaje telefónico a figuras de la política y medios, desde Jorge Lanata, pasando por el referente de Clarín, Héctor Magnetto, hasta el juez de la Suprema Corte de Justicia Ricardo Lorenzetti. Además, fue una férrea opositora a la reforma del Poder Judicial, una de las más fuertes discusiones para democratizar el sistema jurídico.

En tanto, sobre la designación del próximo director de la Agencia Federal de Inteligencia, Mauricio Macri adelantó este miércoles durante la conferencia de prensa que dio en el Jardín Botánico que designará a una “persona de extrema confianza mía que realmente garantice que todos los instrumentos estén al servicio de la seguridad nacional”, y que “Debe estar en la prevención de cualquier tipo de situación que pueda suceder en nuestro país y no como ha pasado en los últimos años para hostigar y espiar a los ciudadanos”.

Si bien aun no hay certezas de la persona que encabezará la dirigencia de la AFI, el perfil de Majdalani se puede advertir frente a una declaración realizada años atrás, al ser consultada por su postura frente a los reclamos del sector docente: “Cada vez que hacen un paro, las mujeres que trabajan no tienen con quien dejar a los chicos y se trastoca la organización familiar”.


Relacionadas:

Polémica por el nombramiento del productor de FantinoAvruj: el funcionario cómplice del presidente electo procesadoDe algún lado te conozco: ¿de dónde viene el gabinete de Macri?