Un paso más en la libertad de expresión con el voto por...

Un paso más en la libertad de expresión con el voto por la cláusula de conciencia

Se aprobó en la Cámara Baja el proyecto de ley que indica que se incorpore al Estatuto del Periodista la cláusula de conciencia, es decir, la posibilidad de los trabajadores de prensa de negarse a producir información que está en contra de sus principios ideológicos.

463
0

Por Florencia Abelleira

Mientras los medios hegemónicos se escandalizaban por el quórum y el “paquete de leyes” sin cuestionarse qué era lo que se estaba votando, en la última sesión del año de la Cámara de Diputados de la Nación se dio media sanción al proyecto de Ley que propone la implementación de la denominada “cláusula de conciencia” para los periodistas. Pero eso no ocupó la pantalla de los grandes medios. Los diputados aprobaron una iniciativa que establece que mediante la modificación del Estatuto del Periodista se incorporará este derecho que plantea que “los periodistas profesionales podrán negarse, motivadamente, a participar en la elaboración y/o propalación de informaciones contrarias a los principios éticos de la comunicación, sin que ello pueda suponer sanción o perjuicio alguno” por parte del medio para el cual trabajan. En otras palabras, permite que los y las periodistas puedan negarse, sin recibir sanción, a elaborar informaciones que vayan en contra de sus principios éticos e ideológicos.

“Por fin se toma en cuenta algo que venimos reclamando desde 1984, cuando yo estaba en el gremio que era la Asociación de Periodistas. Habíamos planteado en aquel momento que se incluyera la cláusula de conciencia, que ya era una recomendación que venía a nivel internacional”, expresó el periodista y docente Pablo Llonto.

EL EJERCICIO DE ESTE DERECHO, LA MEJORA Y LA AMPLIACIÓN, VAn A DEPENDER DE NOSOTROS, SOBRE TODO SI LO IMPLEMENTAMOS COLECTIVAMENTE”. PABLO LLONTO.

En la misma línea, Eduardo Anguita dijo que “en la medida en que se voten estatutos y se debatan cuestiones culturales de este tipo, los periodistas vamos a estar más cobijados”. Recordó como un ejemplo similar de la aplicación de este recurso por parte de los comunicadores la asamblea que realizaron los trabajadores del diario La Nación el pasado lunes, en la que elaboraron un comunicado que repudia los dichos del editorial de ese día que pedía que se terminaran los juicios a los represores de la última dictadura militar. Según Anguita, ese hecho “es claramente asimilable al concepto de la cláusula de conciencia. A medida que esto se haga carne en los medios, se va a entender mejor la comunicación”.

También recordó cuando se creó el semanario Miradas al Sur en 2008, donde se armó una redacción desde cero y “propusimos, quienes encabezamos el proyecto, una nota que decía que todos los que trabajaban en el semanario debían saber que la voluntad de la dirección era aceptar la cláusula de conciencia”, contó. “Recuerdo que cuando lo transmitimos en una asamblea no entendían de qué les estábamos hablando”. Por eso, Anguita aclaró que “los periodistas lo tenemos poco asumido. Hay que hacer de esto una necesidad virtud, y me parece que este proyecto va en esa dirección”.

EDUARDO ANGUITA: “LOS PERIODISTAS LO TENEMOS POCO ASUMIDO. HAY QUE HACER DE ESTO UNA NECESIDAD VIRTUD, Y ME PARECE QUE ESTE PROYECTO VA EN ESA DIRECCIÓN”.

El proyecto de ley, que implica un agregado a la legislación vigente, fue propuesto por el titular de la comisión de Legislación del Trabajo, Héctor Recalde, quien al explicar el proyecto dijo que “el articulado propuesto responde a la necesidad de otorgar a los periodistas profesionales un derecho básico, teniendo presente su condición de factor trascendental de los mismos en la producción de informaciones y opiniones, así como el compromiso ético y personal que importa el ejercicio de su profesión”.

En cuanto a la efectividad que puede tener esta modificación del Estatuto del Periodista, Anguita expresó: “Me parece que la ley sirve para tener un respaldo, por si después hay un conflicto legal, esta sirva como argumento. Pero también es muy importante para alimentar el debate público, porque en la medida en que se consagra un derecho, uno se apropia de algo que no tenía bien configurado”.

Para Llonto, si bien difiere lo que se consagra en una ley respecto a lo que ocurre en la práctica, la incorporación de esta cláusula es la garantía no sólo de que se pueda hacer cumplir, sino también de potenciar y ampliar. “El ejercicio de este derecho, la mejora y la ampliación, van a depender de nosotros, sobre todo si lo implementamos colectivamente”.