Por Contexto

“Vamos a seguir con estos juicios pase lo que pase. No cabe ninguna duda”. Con esa frase, el juez federal Carlos Rozanski cerró la ceremonia en la que recibió el título Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de La Plata, en un acto realizado en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social. La distinción fue otorgada por iniciativa de esa casa de estudios en reconocimiento del trabajo a favor de la construcción del proceso de Memoria, Verdad y Justicia que el magistrado realizó desde el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de La Plata en el juzgamiento de genocidas por crímenes de lesa humanidad.

La ceremonia estuvo encabezada por la decana de la Facultad de Periodismo, Florencia Saintout, y el presidente de la UNLP, Raúl Perdomo. En las primeras filas del público se ubicaron las Madres de Plaza de Mayo, Adelina Alaye y Erenia Sánchez Viamonte, el secretario de Derechos Humanos de la Provincia, Guido Carlotto, y la agrupación H.I.J.O.S. Regional La Plata.

También estaban el titular de la UIF, José Sbatella, el presidente de CONICET, Roberto Salvareza, las autoridades de la Universidad platense y los decanos Martín López Armengol (Ciencias Económicas), Alicia Cruzado (Ciencias Astronómicas), Aníbal Viguera y Mauricio Chama (Humanidades), Alejandra Wagner (Trabajo Social), y Edith Pérez (Psicología).

“Es maravilloso recibir el Honoris Causa, porque en la actividad que yo desarrollo no es frecuente contar con estas distinciones que son para otras actividades, pero cuando se produce en un ámbito como la Facultad de Periodismo, con la mirada que tiene sobre los derechos humanos, no me sorprende”, dijo Rozanski a la prensa antes de recibir el reconocimiento.

“Es maravilloso recibir el Honoris Causa, porque en la actividad que yo desarrollo no es frecuente. cuando se produce en un ámbito como la Facultad de Periodismo, con la mirada que tiene sobre los Derechos Humanos, no me sorprende”. Carlos Rozanski.

Pero remarcó su asombro: “Aunque no me sorprende, me llama la atención. Y seguramente porque hay que corregir algunas cosas en un Poder como el Judicial, que siempre fue muy conservador y que en algunos casos fue cómplice de la dictadura”.

Al indicar las implicancias que tiene recibir un título de la Universidad pública, remarcó: “Qué feliz que tiene que ser un pueblo que tiene Universidades públicas por todos lados, porque eso quiere decir que hay gente en todo el país que tiene acceso a la educación”.

La decana de la Facultad, Florencia Saintout, contextualizó su discurso en la perspectiva a futuro que se abrió el domingo pasado luego de las elecciones nacionales. De este modo, destacó: “Estamos con las luchas de las Abuelas, las luchas de H.I.J.O.S., y de cada uno de los movimientos democráticos de estos años que han ido construyendo democracia y justicia”.

“Nosotros no perdonamos, nosotros no olvidamos, nosotros construimos democracia, construimos principios sociales, soberanía política, independencia económica, verdad y memoria, por eso otorgamos este Honoris Causa a este Juez”. Florencia Saintout.

“Nosotros no perdonamos, nosotros no olvidamos, nosotros construimos democracia, construimos principios sociales, soberanía política, independencia económica, verdad y memoria, por eso otorgamos este Honoris Causa a este juez que es una parte de todos estos héroes que forman parte del único héroe que es el pueblo”, completó.

Ramón Baibiene, de H.I.J.O.S. Regional La Plata dijo sentir “un orgullo muy especial” por el reconocimiento al juez “que preside el tribunal que condenó a los asesinos de mis viejos”. Y, por eso, remarcó su rol como magistrado: “El valor más importante que tienen los juicios en La Plata es el respeto a la víctimas y la profunda convicción de que si estos juicios no son reparatorios para las víctimas no sirven para nada”.

Críticas a La Nación y el respaldo a la institucionalidad

La entrega del título Doctor Honoris Causa se realizó dos días después de que el diario La Nación publicara el editorial “No más venganza” con el que, el día después del comicio que determinó un cambio de gobierno para el país, pidió el fin de los juicios por crímenes de lesa humanidad y la amnistía de los genocidas.

En conferencia de prensa, Rozanski repudió esa línea de pensamiento y recordó que ese diario “ya había actuado de esa manera hace dos años, antes de finalizar un juicio”, lo que “motivó una denuncia penal porque eran presiones hacia los jueces”.

“Ahora lo hace de nuevo pero de una manera un poco más violenta. Siguen en la misma línea, pero de forma más explícita y violenta”, remarcó. A contramano de esas ideas retrógradas, subrayó que el proceso de Memoria, Verdad y Justicia es “irreversible” en el país: “En 2006, en el peor momento, cuando se produjo la tragedia de la desaparición de Jorge Julio López, yo sostuve que este era un proceso irreversible. Nueve años después el tiempo lo demostró. Con un cambio de gestión, que seguramente tendrá una visión distinta, no puede pasar que se modifique una política de Estado que tiene una base social de la magnitud de la de las políticas de derechos humanos”.

“Es absolutamente ilegal exigirle la renuncia a un funcionario judicial”, dijo Rozanski, y remarcó que “presionar para que (Gils Carbó) se vaya es absolutamente inconstitucional”.

En la misma conferencia, también repudió las presiones que la procuradora Alejandra Gils Carbó recibió por parte del presidente electo Mauricio Macri y sus operadores políticos, y remarcó la inconstitucionalidad del pedido de renuncia a la funcionaria. “Es absolutamente ilegal exigirle la renuncia a un funcionario judicial”, dijo Rozanski, y remarcó que “presionar para que (Gils Carbó) se vaya es absolutamente inconstitucional”.

“No creo que se produzca el resultado que están buscando, y deseo que no se produzca porque (la Procuración) es un organismo extrapoder y la Argentina necesita ese organismo. Es imposible y es desagradable que se intente intimidar de esa manera a una funcionaria que por la categoría de ese cargo debe seguir trabajando y sin presiones”, finalizó.

Los juicios a los genocidas y la Cámara Gessell

El título de Doctor Honoris Causa es el máximo reconocimiento que otorga la Universidad a aquellos que se destacan por su acción ejemplar. Rozanski, como presidente del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 1 de La Plata, ha realizado un aporte indiscutible a las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, protagonizado uno de los puntos más importantes de la historia de nuestro país, al juzgar los delitos de lesa humanidad en las causas contra Miguel Etchecolatz (2006), Christian Von Wernich (2007), Unidad Carcelaria Nº 9 de La Plata (2010), Circuito Camps (2012), La Cacha (2013/2014), Armada Argentina (2015), y al menos tres casos de apropiación de bebés como casos individuales.

Pero, además, Rozanski fue el primero en trabajar el proyecto de ley (que luego derivó en la creación de la Cámara Gesell) mediante la que se prohíbe a los jueces que interroguen a menores en casos de abuso, y tiene un largo camino recorrido en la defensa de los derechos de la niñez.