Amariyo: espíritu setentista

Amariyo: espíritu setentista

El trío graba un disco debut de rock vintage inspirado en Pescado Rabioso y La Cofradía. Por Nicolás Arias

620
0
Foto Flor Domínguez

“Que sepan que no nos pueden privatizar los colores: el amarillo no se mancha”, dice Estéfano Baggiarini, cantante y guitarrista de Amariyo, buscando distanciarse de alguna cercanía partidaria. El color del nombre del trío -que completan Denis Vázquez en batería y Pepo Quintar en bajo- hace más bien referencia al Yellow Submarine, a la Cantata de Puentes Amarillos o a Color Humano. Y algo de ese rock vintage vibra en su música: “Un guitarrista que nos gusta mucho por hacer una virtud de sus limitaciones técnicas y vocales es Neil Young, creo que a veces sonamos un poco como Crazy Horse, por esa cosa desprolija que tiene su sonido”, apunta el cantante.

Con una voz que tiene reminiscencias del primer Caetano Veloso volado de canciones como “Shoot me dead”, el sonido del trío por momentos expande texturas que van desde Pescado Rabioso a La Cofradía de la Flor Solar, en canciones que son atravesadas por un walking bass que se acopla a las líneas melódicas.

¿Cómo empezaron?

Estéfano: Arrancamos en 2013. El primer lugar donde tocamos fue en la sede del Partido Comunista, siguiendo lo setentoso, jaja. Un lugar muy chiquito donde nos pedían no hacer mucho ruido. ¡Muy bizarro!

Denis: Pero la banda es más eléctrica así que no daba eso.

Pepo: Y luego armamos un colectivo cultural, “Comisura”, con la idea de unir todas las vertientes artísticas. Debutamos posta con eso: en 2014 hicimos una fiesta con exposición de cuadros, proyección de cortos y nosotros hacíamos la música.

¿Cuándo tomaron la decisión de comprometerse más con la banda?

Estéfano: Ahora, que de a poco empezamos a grabar. Estamos prestando atención a cómo grababan músicos como Jimmy Page en su época, que con sus limitaciones técnicas igual hicieron discos que suenan zarpados hoy. Nosotros de momento grabamos con dos micrófonos y una placa de audio. Y Jimmy Page usaba una técnica genial y súper simple: grababa el sonido directo del amplificador y el otro micrófono lo ponía un poco lejos para captar el retardo.

¿Y cómo trabajan la lírica?

Estéfano: A las canciones generalmente le ponemos títulos cortitos. La mayoría son de una palabra. “Culo” por ejemplo.

Pepo: Esa es la canción controversial.

Denis: Por lo general las letras salen con la música, todo junto. “Culo” es una canción que es medio una adivinanza, habla acerca de una palabra que nunca se dice en la letra: “Si me preguntas no diré nada”. Nos gusta jugar. Por ejemplo, en vivo cantamos canciones en otros idiomas también, pero para divertirnos, sin saber mucho. Chamuyamos en inglés, portugués e italiano.

Estéfano: La arbitrariedad de las palabras. Hay nociones que no tienen un sentido concreto. Los colores son de esas cosas, porque un color en realidad tiene su identidad por la diferencia con otro. Y cómo le explicas a un ciego de nacimiento, que nunca vio los colores, qué es el amarillo.

Amariyo toca el viernes 28 de noviembre junto a Limo y Siberia en Sala Carihuela (49 e/12 y Diag.74). 22hs.

COMPARTE