La Danza de las Bestias y su dub de laboratorio

La Danza de las Bestias y su dub de laboratorio

El dúo local acaba de lanzar un EP debut de experimentación electrónica, entre ritmos jamaiquinos y rock industrial. Por Magalí Lela

412
0

“No hacemos canciones sino temas que generan climas, un viaje sonoro de principio a fin”, dice Sebastián Morán, el 50 % de La Danza de las Bestias, este dúo de electrónica local que aborda ritmos como el dub, el reggae de los años 60 y la música industrial. La otra mitad del grupo la completa Luciano Cirone, ex baterista de The Falcons, acá al mando de la guitarra, el bajo y los teclados. “El dub es todo eso que te hace trascender generando un movimiento que te lleva y se transforma”, dice Cirone.

“El dub es un concepto en la producción de la música, así que se puede llevar hacia varios estilos”, dice Morán

A un año de su formación, La Danza de las Bestias acaba de presentar su primer EP titulado Industrial Dub, que fue masterizado por Tato Alcaraz de Chico Ninguno, y desanda una propuesta sumamente rítmica -entre estructuras difusas y largos lapsos experimentales-, que en vivo se completa con una puesta que suele sumar percusionistas, actores, bailarinas, artefactos electrónicos caseros y video-arte.

Más allá de los distintos estilos y climas que se pueden escuchar en el EP, siguen una línea conceptual.

Sebastián: Sí, porque el dub no solo es un género sino también un concepto en la producción de la música, así que se puede llevar hacia varios estilos. Usamos cuerdas pero la idea es hacer algo electrónico con el uso de aparatos, pero no de computadoras. Busco generar lo que a mí me generan ciertos discos como The Orb con David Gilmour que hacen ambient, electrónica dub.

Luciano: De alguna manera el dub como concepto nos lleva a la música que queremos hacer, una especie de trance que sea constante y que esa ida y vuelta del feedback, la oscilación y todo lo que puedas cambiar con los efectos de la consola, ayuden a crear una atmósfera que se va transformando.

Sus presentaciones en vivo ofrecen una propuesta diferente, y no solo desde lo musical.

Luciano: Sí, y tenemos ganas de que sigan siendo diferentes, invitar a personas a que interactúen, hacer algo teatral y electrónico al mismo tiempo. Mientras tanto la música de creación la hacemos nosotros y después se va transformando. Podemos también trabajar con alguna pintura o un actor. Hay una parte de video-arte donde colabora Juan Matías, organizador de eventos que ha tocado la batería en vivo con nosotros. La idea es reciclarnos todo el tiempo para que todos participen de alguna manera y sea a favor de lo que se quiera transmitir.

Sebastián: En el vivo también se “dubea” mucho. Yo tengo una consola chiquita de cuatro canales y a esos efectos auxiliares le meto un delay y voy jugando con el feedback, con la guitarra de él, con la melódica que yo toco en algún tema, con un mic, con las maquinas que están conectadas a una consola. El núcleo duro somos nosotros dos y después es un formato abierto: hemos tocado con cantantes, percusionistas. Participamos de Escalatrónica en la Universidad de Lanús que es un evento de ciencia, arte y tecnología donde tuvimos una experiencia más performática. Ahí tocamos con una chica que bailó e hizo una interpretación actoral interactuando con elementos electrónicos caseros, micrófonos y soportes de computadora que hacían ruido.

¿Cómo pasás de tocar en una banda de siete integrantes como The Falcons a hacer un dúo, y cuáles son las diferencias?

Luciano: Me metí en una banda de rock porque tenía muy buenas canciones y ganas de tocar, pero yo siempre quise hacer algo más flotante, más hipnótico y me encontré con Seba y de a poco fuimos llegando al punto de encuentro en donde salimos a tocar. La banda genera una personalidad propia y no hay que perderse de vista en eso porque se hace más complicado todo. Por eso es interesante la experiencia que tuvimos nosotros al principio de salir a tocar sin nombre porque salen a flote otro tipo de cosas que son las más importantes. En un dúo tenés ganas de hacer tal cosa, la ensamblás y listo, pero cuando son muchos todas las decisiones son diferentes.

¿Cuáles son sus planes a futuro?

Sebastián: Estamos en proceso de grabación acá en el Mondongo Dub Studio y la idea es para marzo tener un disco con siete temas y otro EP quizás. Esta bueno concretar eso antes que los temas te empiecen a quemar.

Luciano: Tenemos ya Industrial Dub en formato físico. Logramos algo que queríamos desde el arte de tapa a cargo de Sebastián Molfesa (quién ya está trabajando en lo que se viene) y el diseño lo hicieron Ana Estaffolani y Soledad Dinoto. Con “Desaparecerán las sombras”, uno de los temas que se pueden escuchar en el Soundcloud, queremos armar un video que cuente un poco todo lo que nos pasó este año.

La Danza de las Bestias toca el 28 de noviembre Estudio Oquio (49 e/ 9 y 10). 20 hs.

COMPARTE