“Argentina no se puede rendir”

“Argentina no se puede rendir”

Carlos “Chino” Zannini se presentó en el rectorado de la Universidad Nacional de La Plata ante una multitud de militantes estudiantiles, docentes y autoridades. En un clima de gran euforia, el candidato a vicepresidente dio un sentido discurso de cara al balotaje.

674
0

Por Roberto Alvarez Mur

Carlos Zannini entonó la marcha peronista por primera vez en agosto de 1975, mientras se encontraba prisionero en Córdoba. La misma marcha que ayer lo recibió en el rectorado de la Universidad Nacional de La Plata, en voz de cientos de estudiantes que asistieron a acompañar al candidato a la vicepresidencia de la nación. “Es un signo de estos tiempos. Yo viví cuando el prestigio y la hegemonía de la Franja Morada era muy fuerte. Yo llegué apenas a secretario de deportes en el Centro de Estudiantes”, bromeó el “Chino”, en diálogo con Contexto, refiriendose al triunfo de las agrupaciones estudiantiles del kirchnerismo en las diferentes casas de estudio de la UNLP. “Son otros tiempos y creo que tiene que ver con un proceso muy profundo de valorización de lo argentino, de valorización de lo propio, de fortalecimiento de la autoestima, y de un montón de elementos maravillosos que se despiertan cuando hay un proceso de redistribución del ingreso que favorece a los que menos tienen. Que pone el acento en la educación pública y no en el mercado”.

Luego de arribar a la sede de calle 7 en compañía de Juan Cabandié y Andrés “Cuervo” Larroque, el candidato a vicepresidente habló ante la efusiva concurrencia de estudiantes, docentes, diversas autoridades y figuras presentes. Acompañaron el acto la Madre de Plaza de Mayo Adelina Alaye, el intendente de Ensenada, Mario Secco, el diputado Mario Oporto y la concejala platense Florencia Saintout, entre otros referentes. También estuvieron las decanas de Trabajo Social, Bellas Artes, Observatorio, los decanos de Ciencias Agrarias, Ingeniería y el vicedecano de Psicología.

“He venido hoy acá porque estoy interesadísimo en este proyecto de país que ha puesto a la Universidad de La Plata como un ejemplo de fortalecimiento de la educación pública. Para mí esto desata potencias increíbles en otras Universidades y medios circundantes a la Universidad”, dijo Zannini, quien no eludió las repercusiones del debate desarrollado el domingo pasado entre Daniel Scioli y Mauricio Macri.

“No quisiera convertirme en un comentarista de debates. Pero yo lo vi ganador a Scioli por puntos, ya que no puede haber un triunfo contundente por la estructura misma del debate. Lo que yo vi y me llamó la atención fueron los fallidos de Macri, aun a pesar del trabajo actoral para decir cosas que no siente con firmeza”.

No llevó la escarapela de la Argentina. “Yo quisiera que todos los candidatos tuvieran en cuenta ese detalle. Se le escapó el aumento del dólar a quince pesos. Ese fue un presagio devaluatorio terrible, que para todos los que dependen de un salario es un golpe muy fuerte”.

“No me gusta nada que te rindas si querés ser presidente. Argentina no se puede rendir. Ante Griesa ni los fondos buitre, ni el FMI. Argentina tiene que seguir encauzada en un rumbo institucional que favorezca a los pueblos y debilite a los buitres. Creo que durante el debate se vio muy en claro el modelo de un país que, disfrazado de cambio, propone el ajuste, la mega devaluación, y otro modelo que apuesta a la educación pública, a los científicos, y que quiere seguir creciendo”, dijo el candidato, y agregó: “Ese modelo no se queda en la recuperación de YPF, quiere que YPF produzca insumos para el plástico de toda Latinoamérica; no se queda en la repatriación de científicos, sino que quiere patentar esos modelos biotecnológicos que han producido”. Durante su discurso, Zannini hizo honor al recuerdo de Néstor Kirchner, compañero de militancia desde la primera hora hasta su llegada a la presidencia de la nación. “Yo tengo un amigo que hoy muchos llevan tatuado en el pecho”, dijo casi en lágrimas.

A modo de síntesis, Zannini expresó de manera reflexiva: “El pasado no está tan lejos, y una equivocación este 22 nos puede llevar de golpe a cosas que no queremos volver a vivir. Y eso no es asustar, ni campaña de miedo. La mayor campaña negativa se hizo contra mi compañero de fórmula, Daniel Scioli. Desde la noticia se quería poner en duda si él era capaz de conducir el destino de este país”.


 

COMPARTE