Violencia policial contra estudiantes de Jóvenes y Memoria

Violencia policial contra estudiantes de Jóvenes y Memoria

La Comisión Provincial por la Memoria denunció un nuevo caso de violencia policial contra estudiantes. "Nos resulta inadmisible que los adolescentes se vean sometidos a esta violencia”, dijo a Contexto Sandra Raggio, directora de Áreas de la Comisión Provincial por la Memoria.

390
0
(Foto: Pablo Bruzzone)

Por Maximiliano Ceci

“Para nosotros eso es un hecho muy grave por las dos cuestiones  que están poniendo en juego. Por un lado, es un atentado contra la ley nacional de los chicos, por la detención ilegal. Por otro,  el impedimento de la libertad de expresión. Una violencia que se desata sobre los pibes para callar su voz. para que no denuncien, para impedir que pinten una pared. Nos resulta inadmisible que los adolescentes se vean sometidos a esta violencia”, dijo a Contexto Sandra Raggio, directora de Áreas de la Comisión Provincial por la Memoria, luego del repudio que el organismo realizó al nuevo episodio de violencia policial que sufrieron tres adolescentes que participan de la convocatoria 2015 del programa Jóvenes y Memoria.

“En las oficinas del Comando de Prevención Comunitaria, contrariando todas las garantías de defensa, fueron sometidos a una exhaustiva indagación. Además, y como práctica intimidatoria, los policías realizaron una ambiental sobre las casas de los jóvenes e indagaron a los vecinos. A raíz de este operativo, la Justicia de Campana inició una causa contra los adolescentes por daño a bienes públicos”, indicó la CPM en el comunicado en contra del accionar policial que irrumpió la pintada de un mural en el que un policía apuntaba a un joven con la frase: “Cuidado chico. Policía suelto”.

“Ustedes son los artistas, los que se resisten”, hostigó el oficial al bajarse del patrullero del CPC al tiempo que les sustraían latas de pintura y los trasladan a la dependencia policial donde, contrariando todas las garantías de defensa, fueron sometidos a una exhaustiva indagación “sobre información que no tenía nada que ver con la pintura, como si teníamos techo de chapa o piso de cerámico”, cuentan, y agregan: “Nos hacen firmar y al día siguiente, en el Juzgado de Campana, nos notifican sobre la apertura de la causa”.

“El comunicado expresa la reafrimación de los derechos de los jóvenes a la expresión y la necesidad de seguir insistiendo en el acceso a la democracia. Todavía existen ciertas prácticas por parte del Estado que se asemejan mucho a las prácticas durante la dictadura militar. Estamos acostumbrados a este procedimiento de la Policía hacia los jóvenes por desacato a la autoridad. Estos rótulos son muy usuales”, dijo Raggio,

“Este nuevo suceso no puede pensarse como un episodio aislado o azaroso, es parte de las violencias perpetradas por el Estado para el control del espacio público y la persecución de los jóvenes, principalmente, de los sectores más vulnerables de la sociedad”, expresó el comunicado y concluyó: “Ante estos hechos de violencia policial que se reiteran en el tiempo y en todo el territorio de la provincia, desde la CPM volvemos a señalar la necesidad de diseñar herramientas de control de las prácticas policiales y revisar las políticas de seguridad”.

Mural por la memoria

Enzo, Leonardo y Elías son jóvenes que viven en un barrio olvidado por los poderes políticos y son víctimas permanentes de la violencia institucional. El proyecto que presentaron en Jóvenes y Memoria planea una vinculación entre el militante de los setenta y los pibes de los barrios en la actualidad que son perseguidos por las fuerzas de seguridad.

“Había un mural de Eva Godoy, una militante asesinada durante la dictadura, que fue tapado por una propaganda política, y nosotros queríamos recuperar ese espacio como medio de expresión: de recuerdo de los desaparecidos y de denuncia de la violencia policial hoy”, contaron los estudiantes a Andar (portal de la Comisión Provincial por la Memoria).

Cuando el municipio les denegó la autorización para pintar esa pared, los chicos decidieron intervenir los pilares que sostienen el puente. Durante varios días se cruzaron con móviles policiales y no tuvieron ningún inconveniente ni advertencia, hasta que apareció la figura del policía disparando al joven.