“Los medios hegemónicos se opusieron a las transformaciones en Defensa”

“Los medios hegemónicos se opusieron a las transformaciones en Defensa”

Jorge Bernetti, periodista, docente y licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública, acaba de presentar su nuevo libro, "La guerra de papel. Comunicación y defensa en el kirchnerismo (2005-2007)".

292
0

Como integrante de la gestión de Nilda Garré cuando era ministra de Defensa, Jorge Bernetti vivió en carne propia las profundas transformaciones que se hicieron en las Fuerzas Armadas del país. Ante la avanzada mediática que intentó invisibilizar este proceso, Bernetti decidió sacarlo a la luz con este libro que también formó parte de su tesis doctoral de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata. La guerra de papel consigna y analiza el entrecruzamiento entre la información producida por Defensa frente a la brindada por los principales diarios porteños sobre la materia. En ese cruce se revela el conflicto de los principales grupos mediáticos con esa política de cambio.

– ¿Cómo surgió la idea de hacer este libro?

– Yo trabajé cinco años en la gestión de Nilda Garré como director de comunicación del Ministerio de Defensa. Siempre pensé que debía hacer un testimonio crítico de esta tarea, siendo que era uno de los integrantes de este equipo y participante de un proceso de reforma de las políticas profundas de Defensa. Por supuesto, en el espacio donde los medios gráficos concentrados hegemónicos enfrentaban duramente la posición kirchnerista.

– ¿Cuáles fueron las reformas que llevó adelante Nilda Garré desde el Ministerio de Defensa?

– En primer lugar, algo que estaba planteado de antes, que fue profundizado, es el tema de la subordinación de las fuerzas armadas al poder político. Luego, una serie de acciones sectoriales que tienen que ver con la reforma drástica del Código de Justicia Militar que desapareció, y ahora los militares son juzgados, si cometen delitos, por la Justicia Federal. También la reforma del proceso de educación militar, que es un proceso muy autoritario, sobre todo basado en concepciones extraordinariamente conservadoras y reaccionarias, acentuadas por la última dictadura.

Además, lo que constituyó el desarrollo profundo de una visión de género que quedó en las fuerzas con la incorporación de muchísimas mujeres en todos los niveles y en las tres fuerzas.

A esto se le suma la recuperación de las empresas militares del área de defensa que habían sido privatizadas o destruidas por el menemismo, y el desarrollo de una política, entre otras, de integración latinoamericana con la participación muy activa en el Consejo de Defensa Sudamericano de la Unasur.

Estos elementos de cambio plantean una acción en el área de Defensa que es extraordinaria en medio de un espacio donde, por más de treinta años, tenemos un régimen democrático establecido, y hace veintiséis que no tenemos una rebelión militar. En ambos casos, constituye un récord en la historia política.

Los medios hegemónicos jugaron el rol de una oposición que se fue modificando para peor.

– ¿Cómo fue el análisis que hicieron los medios sobre este proceso?

– Los medios hegemónicos jugaron el rol de una oposición que se fue modificando para peor. Esos dos primeros años que yo estuve en la gestión de Garré, sucedió mientras el presidente era Néstor Kirchner. Hubo momentos en que los medios hegemónicos, como Clarín y La Nación, observaban impávidos las reformas y en general se oponían. Luego del conflicto con las patronales agrarias, esto se radicalizó.

Entonces no hay, en primer lugar, una información puntual, de la abundante información que emitió el Ministerio sobre su gestión, y luego hay un trabajo de lobby a favor de los sectores más reaccionarios, sectores de los retirados, que estaban siendo juzgados por su participación en la dictadura.

También lo que aprovecharon estos medios fue el desánimo completamente entendible de la mayoría de la población sobre la política de defensa, sumado a que estos temas están oscurecidos por los medios.

Los medios trataron el tema ayudando a que los sectores conservadores pudieran bombardear al gobierno sugiriendo una supuesta disolución de las fuerzas armadas y con noticias catastróficas, cuando en realidad lo que estaba sucediendo era una modernización muy importante, y obstruyeron esto –o intentaron obstruirlo– con todo tipo de planteos maniqueos.

– ¿Qué importancia tuvo para el país el cuestionamiento que Néstor Kirchner hizo, una vez que asumió la presidencia, a los medios monopólicos?

– Esa significación fue muy importante, porque es la batalla mediática más grande que existe en la Argentina desde el primer y segundo gobierno de Perón. Yo creo que eso –si bien no está resuelto y costará bastante resolverlo definitivamente– ha planteado en la conciencia popular que temas que estaban encerrados en el ámbito universitario se hayan convertido en temáticas del cotidiano, y en ese sentido es un avance significativo.


COMPARTE