Los antropólogos Darío Olmos y Anahí Ginarte, integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense, recibieron este viernes en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo el título honorífico que la UNLP otorga a los profesionales destacados por su labor y trayectoria, en esta oportunidad, gracias a sus aportes en materia de derechos humanos.

Raúl Perdomo, rector de la Universidad, destacó: “Siempre es un orgullo cuando nuestros graduados pasan a constituir una referencia, especialmente dentro de una actividad tan importante como la antropología forense, y tan vinculada con el derecho humano a la identidad, que es fundamental”.

Luego de subrayar la importancia de la tarea desempeñada por el Equipo, Perdomo se dirigió a los antropólogos homenajeados: “Saber que ustedes han tenido esta trayectoria, que han dejado una huella, que son reconocidos nacional e internacionalmente, es el mayor de nuestros honores”, y sostuvo: “Personalmente me enorgullezco, junto con el Consejo Superior de esta Universidad, de estar realizando esta distinción”.

Por su parte, el decano de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo Ricardo Etcheverry también compartió el sentimiento de otorgar la mención. “Si fuera necesario definir en una sola palabra el propósito de esa reunión –comentó–, no me caben dudas, esa palabra sería: reconocimiento”. En este sentido, Etcheverry destacó que la entrega de esos títulos para la licenciada Ginarte y el licenciado Olmos es un orgullo para su Facultad.

“Personalmente me enorgullezco, junto con el Consejo Superior de esta Universidad, de estar realizando esta distinción.”

El decano comentó que el Equipo Argentino de Antropología Forense, nacido en 1984 como una necesidad histórica, fue indispensable para comenzar a cerrar el episodio signado por la violencia del Estado. “Gracias a su trabajo –sostuvo–, se avanzó en una política sobre los cuerpos y las ideas, sobre lo material y lo simbólico”. Para Etcheverry, el trabajo colectivo del Equipo, “que jamás ha buscado el protagonismo individual, fue fundamental para la recuperación de los derechos humanos”.

Además, destacó que entre sus méritos, se destaca el de haber puesto la ciencia al servicio de la identificación de las víctimas, “Para ayudar a establecer la memoria, la verdad y la justicia en nuestro país”.

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) nació en 1984 con la finalidad de investigar los casos de personas desaparecidas en Argentina durante la dictadura militar de 1976, gracias a la ayuda del antropólogo norteamericano Clyde Snow. La institución, de carácter no gubernamental, se encargó de la identificación de hijos y nietos de personas desaparecidas y de la creación del banco de datos genéticos de la nación. En la actualidad, ha extendido su trabajo a cuatro continentes, obteniendo renombre internacional y desarrollando, además, tareas de investigación, formación y entrenamiento para nuevos profesionales.

[quote_recuadro]

Los premiados

Darío Olmos, uno de los antropólogos distinguidos durante la ceremonia, se destacó por su labor dirigiendo la excavación de la fosa de San Vicente en Córdoba, en la que se identificó a personas asesinadas por la dictadura militar, y por su participación en la identificación del cuerpo de Ernesto “Che” Guevara en Bolivia.

Además de haber realizado importantes labores en Europa oriental, ser investigador ad honorem de la Academia Argentina de Ciencias e integrar una multitud de organismos internacionales (tanto de derechos humanos como de investigación científica), trabajó en excavaciones y exhumaciones en Paraguay, Uruguay, Chile, Brasil, Panamá, Colombia, Guatemala, Honduras, la República Democrática del Congo; y es experto forense de la Organización de las Naciones Unidas.

Emocionado por la distinción recibida, Olmos agradeció a la UNLP por el reconocimiento al trabajo del Equipo, y agregó: “Efectivamente, trabajamos en muchos sitios durante varios años, pero este es el estandarte que levantamos y llevamos por todas partes: el de la Universidad pública argentina. Afortunadamente, el Equipo todavía trabaja con los mismos lineamientos rectores con los que nació, con las mismas ideas y con los mismos amigos”.

La licenciada Ginarte, destacada por su trabajo en las excavaciones el sitio Arroyo Seco (provincia de Buenos Aires), realizó importantes trabajos de arqueología de rescate en la provincia de Misiones y Catamarca. Además de su participación en las excavaciones y exhumaciones en América Latina, Europa del Este y África. También participó como perito judicial para la Justicia argentina en más de quinientos casos de exhumación y análisis de restos humanos. La antropóloga, quien cuenta con una extensa carrera académica en investigación, comentó: “Gracias por el reconocimiento al trabajo del Equipo, gracias a las autoridades, los docentes y compañeros; y también a mi familia, especialmente porque gracias a que tenemos una Universidad pública y gratuita, mi abuelo, quien trabajó desde su infancia, pudo hacer que un miembro de su familia consiguiera egresar de la Universidad”, y concluyó: “Todos ellos han colaborado en esta búsqueda de la verdad, que seguimos haciendo desde el equipo”.

 

[/quote_recuadro]