Por Florencia Abelleira

Cuando las mujeres rompen el círculo de la violencia machista y denuncian a los agresores, muchas veces se encuentran con una barrera: costear un abogado penalista para sostener los procesos judiciales. Por eso, el senador Juan Manuel Abal Medina presentó un proyecto para que las víctimas de violencia de género tengan abogados gratis, y se convirtió el miércoles por la noche en ley.

La norma indica que se creará un cuerpo de abogadas y abogados que funcionará bajo la órbita de la Secretaría de Justicia en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, y garantizará “el acceso a la justicia de manera oportuna y efectiva”. “Lo que apuntamos con la ley es que, si una mujer víctima llama al 144, no sólo se le diga los lugares a los que puede recurrir, sino también se le asigne un abogado”, explicó a Contexto el senador nacional por el Frente para la Victoria, Juan Manuel Abal Medina.

Fabiana Tuñez, directora del espacio feminista La Casa del Encuentro, aclaró que este logro “es un viejo reclamo del movimiento de las mujeres, y que se haya convertido en ley y que se pueda aplicar en todo el país nos parece un avance muy importante”.

Fabiana Tuñez: “es un viejo reclamo del movimiento de las mujeres, y que se haya convertido en ley y que se pueda aplicar en todo el país nos parece un avance muy importante”.

El acceso a la justicia de las personas víctimas de violencia de género, que hoy ya es ley, fue uno de los principales reclamos que se hicieron oír en la movilización de #NiUnaMenos y que además estaba contemplado en la Ley N° 26.485 de Protección integral de las Mujeres.

“Ahora empezaremos a trabajar y generar toda la incidencia necesaria para que se reglamente y se ponga en marcha. Es importante tener en cuenta que esta ley hay que dotarla de contenido e implementación”, indicó Tuñez. Y agregó que el pasado 3 de junio “claramente la sociedad dijo que este es un tema de agenda, que nos preocupa, y a partir de ahí están apareciendo propuestas concretas como esta, que la saludamos porque es necesaria e imprescindible”.

Según el proyecto, el cuerpo tendrá representantes en todo el país, que ingresarían mediante “concurso público de oposición y antecedentes” y tendrían “una instancia obligatoria de formación especializada” en la temática.

Hasta la sanción de esta ley, no tener patrocinio jurídico gratuito no le garantiza a la mujer poder tener acceso a la justicia. Por lo general, en los casos de femicidio, al agresor, automáticamente por ley, le corresponde que el Estado lo provea de un defensor de oficio. Por el contrario, la mujer víctima de violencia de género o la familia que está reclamando justicia no tiene acceso a este derecho.

“De cada cien denuncias de violencia de género presentadas, sólo cinco llegan a juicio, y esta desproporción está directamente relacionada con la falta de abogados que respondan de manera gratuita y efectiva para llevar adelante los casos”, dijo Abal Medina.

“De cada cien denuncias de violencia de género presentadas, sólo cinco llegan a juicio, y esta desproporción está directamente relacionada con la falta de abogados que respondan de manera gratuita y efectiva para llevar adelante los casos”, dijo Abal Medina durante la sesión. “No nos podemos olvidar nunca que detrás de esos números hay historias de vida marcadas por la violencia”, aclaró.

Como explicó el senador nacional, la particularidad que este delito tiene es que la víctima y el victimario conviven todo el tiempo, y eso hace que la acción rápida y eficiente del Estado pueda salvar muchas vidas. “Cuando participé de la marcha #NiUnaMenos, como tantos argentinos y argentinas me saqué la foto. Y como senador nacional mi participación no podía terminar en eso. Por eso impulsé esta ley”.