Un audífono digital de producción nacional

Un audífono digital de producción nacional

El proyecto lo lleva adelante Alejandro Uriz, investigador del Laboratorio de Comunicaciones de la Facultad de Ingeniería de Mar del Plata. Actualmente, los dispositivos importados tienen un costo de 3 mil dólares. Este costaría cien.

550
0

Por Maximiliano Ceci

“Durante 2009, mientras pensaba mi tesis de grado, nos dimos cuenta de que había mucha gente que necesitaba audífonos y que la totalidad de ellos se fabricaba en el exterior. Entonces planteamos una solución que intentara satisfacer esos problemas”, explica a Contexto Alejandro Uriz, investigador del Laboratorio de Comunicaciones de la Facultad de Ingeniería de Mar del Plata, que creó el primer audífono digital programable de Argentina.

El proyecto, dirigido por Jorge Castiñeira Moreira, investigador adjunto de CONICET, pretende cubrir una necesidad específica para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos que conviven con esa discapacidad. Se trata de un dispositivo de producción nacional y de bajo costo que integra las funcionalidades más importantes de este tipo de equipos.

“mientras pensaba mi tesis de grado me di cuenta de que había mucha gente que necesitaba audífonos y que la totalidad se fabricaba en el exterior.”

“Los audífonos digitales tienen un costo muy alto y no son un artículo producido en nuestro país. Hoy estamos hablando de 3 mil a 5 mil dólares por un audífono digital y las obras sociales a veces no los cubren. Este equipo no sólo viene a resguardar lo básico, sino que tiene las características de los mejores audífonos implementados, y además con una tecnología desarrollada en Mar del Plata”, dijo Uriz, y agregó: “Este dispositivo tiene un costo de fabricación de cien dólares”.

El Censo Nacional 2010 arrojó el dato de que alrededor de 300.000 personas conviven con discapacidades auditivas. En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que unos 1.100 millones de jóvenes de todo el mundo podrían sufrir pérdida de audición por una exposición sostenida a ruidos que forman parte de los hábitos cotidianos. “Hay muchas personas que están expuestas a ruidos muy fuertes en su trabajo. También los músicos, sobre todo los bateristas”, detalló Uriz.

El audífono tiene dos funciones principales: funciona como extensor de audibilidad y tratamiento de acúfenos. “El extensor de audibilidad es lo que permite que una persona escuche lo que sin el audífono no escucharía. Es decir, toma toda la información que está en la zona donde el oído no le responde y la lleva a una zona que escuche mejor”, explica Uriz.

Este proyecto fue uno de los ganadores del concurso INNOVAR 2013 del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Por otra parte, el acúfeno es la percepción de ruidos en el oído que no corresponden con ninguna señal acústica en el entorno. Es descrito a menudo como un zumbido, un pitido, un ruido y puede ser percibido en un oído, en ambos y en la cabeza. “En este sentido, el audífono tiene una técnica que enmascara el pitido que escucha la persona afectada y reduce su percepción, aunque no deja de oír las otras cosas”, dijo Uriz.

Este proyecto fue uno de los ganadores del concurso INNOVAR en su edición 2013, realizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, en la categoría Investigación Aplicada. Además, el equipo recibió un subsidio de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) del Ministerio de Educación de la Nación.

“Con el financiamiento del SPU compramos maquinarias para construirlo a pequeña escala, pero estamos analizando hacer un convenio con alguna empresa para poder producirlo comercialmente”, explicó Uriz, que se encuentra realizando el prototipo para que en 2016 se pueda empezar a probar en pacientes.


 

COMPARTE