Por Roberto Alvarez Mur

La Polícía Metropolitana de Mauricio Macri vuelve a ubicarse en el centro de controversias por la aplicación de pistolas eléctricas Taser X26 para ejercer la fuerza. “No queremos que las fuerzas de seguridad de nuestros país puedan salir con picanas a la calle, en un país donde las picanas han sido tan tristemente célebres. No podemos permitir que se torture a ninguna persona en nuestro suelo”, dijo a Contexto Demián Konfino, del Observatorio de Derechos Humanos de la Ciudad de Buenos Aires, organismo que en estos días presentó el expediente de amapro final para evitar que las picanas de Macri salgan a las calles.

Hace unos días, el Tribunal Superior de Justicia de la CABA había denegado el recurso extraordinario presentado, con lo cual ratificaba su autorización al Gobierno de la Ciudad para equipar a la Policía Metropolitana con neopicanas.

El Recurso extraordinario del ODH y la Defensoría General de la Ciudad había sido acompañado públicamente por organismos de derechos humanos como Abuelas de Plaza de Mayo, H.I.J.O.S., CELS, APDH, CHA, Amnistía Internacional y por los sindicatos UTE-CTERA, ATE Capital y Judiciales, entre otros.

“En esta nueva presentación ante la Corte reiteramos lo que venimos advirtiendo desde 2010, cuando interpusimos un amparo para evitar que la Policía Metropolitana adquiriera las neopicanas Taser: Denunciamos –y probamos– que las armas Taser X26 son un elemento de tortura y que en diversos casos –de imposible previsión– causan la muerte de las personas”, detalló

Fueron tres sentencias, de dos instancias diferentes, que dieron la razón al planteo. Recién este año el Tribunal Superior de la Ciudad falló a favor del Gobierno de Mauricio Macri, permitiendo a su Policía salir con elementos de tortura a la calle.

Cabe recordar que Mauricio Macri dispuso como modelo de seguridad para la Policía Metropolitana al procesado Jorge “Fino” Palacios; mandó a sus efectivos a hacer cursos en ILEA, la nueva Escuela de las Américas en El Salvador; tuvo su bautismo de fuego con la represión en el Parque Indoamericano, asesinando a dos personas, y luego en el Hospital Borda; y equipó la fuerza con elementos de tortura, como las Taser.

“El bautismo de fuego de esa Metropolitana fue matando pobres en el Parque Indoamericano, y ahora pretende sacar a esa Policía con picanas a la calle. Ese es el panorama que nos resulta desalentador en una instancia futura de protección de derechos humanos. Creemos que esta situación debe alertar a la ciudadanía de que esto es lo ha hecho Macri en materia de derechos humanos, y que piensen bien qué es lo que van a decidir el día de la votación, porque es lo que puede ocurrir a nivel nacional si triunfa el macrismo”, explicó Konfino.

“Vemos el escenario político actual con suma preocupación, porque Macri es quien creó la Policía Metropolitana, que había sido pensada en espíritu unánime de cercanía con el ciudadano, pero que ni bien fue puesta en práctica puso al Fino Palacios, procesado por la causa AMIA, vinculado con la dictadura, y quien mandó a sus agentes a los cursos de antiterrorismo en la nueva Escuela de las Américas, que son cursos que nada tienen que ver con la competencia de las propias fuerzas”, agregó

[quote_recuadro]

La Taser X26

Es un dispositivo paralizador temporal disuasivo que utiliza cartuchos de nitrógeno comprimido para disparar dos dardos que transmiten, por intermedio de cables conductores unidos al arma, pulsos eléctricos que inmovilizan las funciones sensoriales y motoras del sistema nervioso periférico del individuo que recibe la descarga. Se considera un elemento de tortura por el intenso dolor que genera, lo cual fue corroborado por el Comité contra la Tortura de la ONU y por Amnistía Internacional.

[/quote_recuadro]