Por Hebe de Bonafini

Querido Néstor, como te imaginarás, estas semanas te recordamos y te necesitamos más que nunca; mi hija se encarga de pasar tus videos y discursos en el Facebook, así todos te sentimos más cerca.

27 de octubre de 2010: día trágico para la Patria. Tu corazón, ese corazón tan grande, no soportó más; se detuvo, y para nosotras, se detuvo el mundo varias horas.

Llovía mucho, pero no era por el mal tiempo; eran las lágrimas de tu pueblo, ese que amás con tanta fuerza, con tantas sonrisas, con tanta ternura.

Las lágrimas inundan barrios y avenidas y, al mismo tiempo, nacían miles de pibes que te vivaban, te hacían canciones, y se comprometían con tu lucha, y así fue que nacieron millones en cada pueblo, en cada ciudad, en los lugares más lejanos.

Cada vez con más fuerza te vivamos en cada acto diciendo “Néstor no se murió / Néstor no se murió / Néstor vive el Pueblo / la puta madre que lo parió”.