Por Contexto

Con un nuevo de compromiso de una medida a favor de los trabajadores y de los jubilados, el candidato del FpV, Daniel Scioli, cerró en la noche del jueves su campaña presidencial con un multitudinario acto en el mítico Luna Park de la ciudad de Buenos Aires.

El actual gobernador bonaerense adelantó que, si llega a la Casa Rosada, instrumentará una modificación en el Impuesto a las Ganancias para que no lo paguen aquellos activos o retirados que ganen menos 30 mil pesos “de bolsillo”.

Scioli agregó que “esa medida se actualizará por ley de acuerdo al porcentaje de incremento en la movilidad jubilatoria”, y que “beneficiará a 580 mil trabajadores y jubilados”.

Más tarde, desde el espacio del aspirante kirchnerista dieron más detalles: se trata de un esfuerzo fiscal por 17 mil millones de pesos, “pero que se pretenden se vuelque al consumo interno”.

El todavía mandatario provincial aprovechó la jornada para recordar que, si es elegido como Jefe de Estado, se aplicará la devolución del IVA a los jubilados y beneficiarios de programas sociales. “Significará un aumento en sus ingresos de 21%”, precisó.

A tres días de las elecciones generales, Scioli reconoció la tarea de Néstor y Cristina Kirchner en relación con la normalización de las cuentas públicas: “El 10 de diciembre asumiremos en un país ordenado, desendeudado, con paz social y con más soberanía”.

En este sentido, remarcó la necesidad de “integrar la industria y el campo; la producción, el mundo del trabajo y la ciencia y la tecnología; los jóvenes y los adultos mayores, la Argentina y el mundo”.

“Recorrí la Argentina de punta a punta. Escuché a cada sector productivo, a cada gobernador e intendente”, repasó Scioli. También remarcó su convencimiento con “las tres T del Papa Francisco: tierra, techo y trabajo”.

Con Zannini y Aníbal Fernández

Scioli se mostró junto a su compañero de fórmula, Carlos Zannini, quien cuestionó a la oposición, a cuyos dirigentes calificó como “portadores sanos de ideas viejas”, y alertó que “tienen un sistema de denuncias y campañas sucias”.

“Siempre tienen un peligro con el que asustarnos, juegan con la política del susto para meter de contrabando políticas antipopulares” sentenció el “Chino”, todavía secretario de Legal y Técnica del Gobierno nacional, lugar que ocupa desde 2003.

Zannini, según la agencia de noticias Télam, apuntó en especial contra el candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, a quien describió como “la cara del neoliberalismo, el modelo que nos hizo retroceder veinte años de la historia argentina”.

El primero en hacer uso de la palabra fue el jefe de Gabinete de Ministros y candidato a suceder a Scioli en el sillón de Dardo Rocha, Aníbal Fernández, quien les pidió a los militantes que se expresen “en cada uno de los lugares con las palabras justas”.

“Ni Néstor ni Cristina han persuadido con palabras. Han persuadido con hechos y no se han rendido ante las estrategias de marketing”, señaló.

En el escenario estuvieron los gobernadores Juan Manuel Urtubey (Salta), José Luis Gioja (San Juan), Luis Beder Herrera (La Rioja), Claudia Ledesma de Zamora (Santiago del Estero), Sergio Urribarri (Entre Ríos), Maurice Closs (Misiones), Francisco Pérez (Mendoza), Jorge Sapag (Neuquén), Alberto Weretilneck (Río Negro).

Entre los funcionarios nacionales estuvieron el secretario general de la Presidencia, Eduardo “Wado” de Pedro; el ministro de Economía, Axel Kicillof; el titular de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde; Agustín Rossi, ministro de Defensa; Carlos Tomada, ministro de Trabajo; Oscar Parrilli, titular de la AFI; Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados; y el director ejecutivo de la Anses, Diego Bossio.