Por Roberto Álvarez Mur

“En la Comuna 1 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el 24% de la población está compuesto por migrantes. Imaginen si todos ellos hubieran votado: los resultados tal vez hubieran sido otros. Cómo creen que impactaría que se aporten nuevos colores, sobre todo cuando el macrismo pretende pintar todo de amarillo”, expresó el representante del Frente Patria Migrante, Alex Trujillo, en el marco de la ponencia “Migrantes e inclusión. La intervención pensada desde el gobierno y la sociedad civil, que tuvo lugar ayer en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP. El debate, que formó parte del Primer Encuentro de Comunicación y Migrantes en Argentina, puso en discusión la situación de las comunidades de países vecinos en Argentina, las políticas de inclusión e integración desarrolladas en los últimos años y los debates que se suscitan frente al derecho a sufragio, de cara a las próximas elecciones.

“El compromiso de este proyecto político con los colectivos migrantes no es nuevo. Ya en 2004, con la nueva Ley de Migraciones, se saldó una deuda histórica con nuestros hermanos de otros países. De la misma manera con el Programa Patria Grande en 2005”, aseveró Adriana Alfonso, coordinadora del Programa para la Promoción y el Fortalecimiento de los Derechos Humanos de Migrantes, Refugiados y Apátridas (PROMIRA). Uno de los puntos sobresalientes del debate se centró en la necesidad de integración civil y política a través del voto. Alfonso expresó: “Muchos migrantes no saben que tienen derecho a empadronarse y votar. Necesitamos que hagan valer este derecho, necesitamos que se hagan oír. No dejen que alguien más lo haga por ustedes”.

“El compromiso de este proyecto político con los colectivos migrantes no es nuevo. Ya en 2004, con la nueva Ley de Migraciones, se saldó una deuda histórica con nuestros hermanos de otros países”, dijo Adriana Alfonso.

Uno de los grandes obstáculos de este proceso reside en que cada provincia argentina dispone de criterios electorales diferentes. Adriana Alfonso explicó: “Por un lado, en Córdoba los migrantes pueden llegar a votar hasta nivel gobernador; en otras provincias sólo hasta nivel intendente. En Formosa, por ejemplo, los migrantes no pueden votar en ninguna instancia”. En Buenos Aires, donde los migrantes tienen la posibilidad de votar hasta el nivel de gobernador, existen unos 570.000 votantes de otros países empadronados. Esta cifra se vuelve crucial en plena antesala electoral, y en una coyuntura donde un ínfimo porcentaje ejerce su derecho a participar del proceso de voto. “Durante las elecciones pasadas hemos contabilizado que menos del 20% se acercaba a votar”, estimó Alfonso.

En este sentido, el director nacional de Formación en Derechos Humanos del Ministerio de Justicia de la Nación, Matías Moreno, puntualizó: “En perspectiva de un proceso electoral en camino, está claro que hay dos proyectos en pugna, y sólo uno de ellos enarbola la identidad de América Latina”. Y agregó: “Hoy, el Estado está poniendo todo lo que tiene que poner en esta materia, y esperamos que este proyecto dure lo necesario para poder terminar de soñar con la patria latinoamericana”.

(Foto: Prensa FPyCS)
(Foto: Prensa FPyCS)

Alex Trujillo, en tanto, sintetizó el espíritu del debate en una fuerte exclamación: “Me encantaría poder votar por el Proyecto Nacional este domingo, pero todavía no podemos votar presidente en Argentina. La participación política que tenemos ahora la tomamos como piso, no como techo. Venimos a darle relevancia y peso a nuestra voz. No somos sólo un objeto de estudio, somos parte de la construcción de la academia”.

Durante la conferencia, se repartieron folletos de asesoramiento en materia de padrón y votación para migrantes, que incluían la transcripción de una frase de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner: “Todos somos hijos o nietos de algún inmigrante. Hay que hacernos eco de nuestra propia historia y de la identidad del país. Hay que integrar a los inmigrantes en lugar de discriminarlos. Es preciso oponernos a la subordinación cultural que dicta leyes contrarias a los inmigrantes”.