Por José Manuel Welschinger Lascano

La historia del peronismo, una historia de luchas, tensiones y conquistas sociales, es el motivo de la intervención cultural que se presentará esta noche en el anexo del Senado, donde se afirma que la llegada de las masas a la política no fue magia, sino una revolución cultural.

“Quisimos armar una intervención donde quedara plasmada nuestra mirada arqueológica de las disputas de sentido”, comentó Federico Araneta, integrante del colectivo de agrupaciones militantes que organizó la muestra, “donde se reflejaran la batalla cultural y los cambios sociales ocurridos en el país desde aquel 17 de octubre”.

La intervención, que consiste en una presentación artística multilenguaje, con videos, teatro, música, danza, canto y otras expresiones varias, estará dividida en capítulos que abarcan distintos ejes del 17 de Octubre como punto fundacional que marca el nacimiento del movimiento peronista, el hito de una revolución cultural e histórica.

Sin embargo, Araneta explicó que no se trata de un recuento de la historia del peronismo, sino de una gran reflexión planteada sobre la construcción de la identidad popular durante las últimas siete décadas. “Es un trabajo de índole artística –comentó–, más cultural que académico, pero de contenido completamente político”.

“Quisimos armar una intervención donde quedara plasmada nuestra mirada arqueológica de las disputas de sentido.”

Las vacaciones pagas, las ocho horas de jornada laboral, el estatuto del peón rural, la jubilación de las amas de casa, “todos esos hitos confluyen en una misma matriz –sostuvo Araneta–, que comenzó con el sueño de las cosas imposibles hace siete décadas. Nuestra idea es ver cómo cambiaron las cosas desde entonces, cómo se fue transformando el mundo”.

Las violencias sufridas por el pueblo, la negación de los derechos, la vulneración económica que le impidió a los argentinos el acceso digno y soberano a los medios de comunicación, a los servicios y a los bienes de consumo, a la Universidad, o la posibilidad de armar su propio proyecto de vida y la contención de un Estado que dialogue con la sociedad, también son parte fundamental del hilo conductor que ordena el relato construido durante la presentación.

“Es un trabajo de índole artística, más cultural que académico, pero de contenido completamente político.”

Se trata de una intervención de setenta minutos que contiene distintos ejes: la batalla cultural y la lucha por los medios, la reivindicación de la figura de Eva Perón y su protagonismo en todo el proceso de la integración de las masas a la vida política del país, y la juventud militante como uno de los motores históricos del peronismo.

Según relató Araneta, la idea de la intervención comenzó a gestarse en el mes de agosto: “Surgió un poco espontáneamente, cuando pensamos que se cumplían setenta años del Día de la Lealtad, el hecho que marca simbólicamente el nacimiento del movimiento nacional y popular; y nos pareció necesario encontrar una forma representativa de celebrarlo, con mucha diversidad”.

La organización comenzó reuniendo a compañeros de facultad, personas del ámbito de la cultura e integrantes de distintas organizaciones y colectivos que confluyen dentro del peronismo. Araneta comentó que uno de los puntapiés de la intervención fue la obra de teatro La Gran Murga, que compone una metáfora del pueblo peronista, organizado a su propia forma. “Algunos compañeros del viejo almacén ‘El Obrero’ la habían montado, hacia fines de los ochenta, y cuando empezaron a reponer esa obra, donde se repasaba la historia completa del peronismo, se dieron cuenta de que no llegaban a terminarla antes del Día de la Lealtad”.

“y nos pareció necesario encontrar una forma representativa de celebrarlo, con mucha diversidad.”

Sobre esa base, se decidió retomar ciertos eventos y momentos de los últimos setenta años para representarlos desde distintas disciplinas y soportes. “Comenzamos reuniéndonos para discutir un poco la idea general”, comentó Araneta, “y luego fuimos sumando material de archivo para la muestra, y armamos un guión. Sobre la marcha se fueron acercando personas de distintos espacios: Radio Universidad, TV Universidad, artistas, escenógrafos, y militantes, todos colaborando para llegar a la noche del 16 con la puesta en escena”. En la intervención se podrán escuchar las voces de Perón, Evita y Cámpora, pero también las de Néstor y Cristina, mezclando a la audiencia con la historia.

“Articulamos todas esas propuestas, que se trabajaron por grupos, y las volvimos a unir en un collage de voces y actores que van contando esas continuidades que están presentes en nuestra identidad”, y explicó: “Nuestra intención es relacionar esos nudos conceptuales, atravesados por setenta años de historia, y que en cada uno de los capítulos cada personaje pueda contar su versión de las cosas; a la vez que incluimos nuestras expectativas para el futuro”.

Araneta subrayó que la convocatoria se extiende a toda la comunidad, para reflejar el espíritu de lo que la intervención representa. Al cierre de la intervención se realizará una vigilia, para esperar la llegada del 17 de octubre junto a los asistentes y festejar cantando la marcha.

Con entrada libre y gratuita, “No fue Magia” se realizará en el anexo de la Cámara de Senadores, en 7 y 49, a las 21:30hs.