Por Roberto Álvarez Mur

Cuando Víctor Hugo Morales ingresó en el aula anfiteatrada de la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata, la reacción fue instantánea: un centenar de estudiantes y docentes de todas las edades aplaudieron al periodista, locutor y relator deportivo, que llegaba para participar del III Congreso de Periodismo Deportivo.

“Desde los grandes medios de comunicación han intentado disciplinar a Víctor Hugo, de la misma manera que intentan disciplinar un tiempo histórico. Y Víctor Hugo es de esos intelectuales, como definió alguna vez Rodolfo Walsh, que se hacen cargo de su tiempo histórico”, fueron las palabras con que la decana de la casa de estudios platense, Florencia Saintout, abrió la charla con Víctor Hugo minutos antes de las 17:30hs.

“¡Cuántos de nosotros crecimos escuchando a esos Lennon y McCartney que eran Víctor Hugo y Apo! Y cuántos de nosotros elegimos la carrera de periodismo para parecernos a ellos”, expresó, por su parte, el representante de la agrupación estudiantil Rodolfo Walsh, quien realizó una breve introducción para dar paso a la charla que incluyó una entrevista abierta entre los concurrentes y el famoso relator.

“Víctor Hugo es de esos intelectuales, como definió alguna vez Rodolfo Walsh, que se hacen cargo de su tiempo histórico”, dijo Florencia Saintout.

“¡Estos mimos uno no se los puede perder!”, afirmó Morales en referencia al cálido recibimiento, y dio el puntapié de su charla con las principales discusiones abordadas en su último libro, Mentime que me gusta, al que definió como “quedado viejo”, aun a pesar de llevar pocos meses de publicado. “Es un libro que envejeció rápido, ya que todos los días mienten. Si tuviera que actualizarlo por cada calumnia reproducida en los grandes medios, no lo hubiera terminado nunca”, aseveró.

“La importancia de poder dar cuenta de las mentiras que nos arrojan día a día está en que olvidamos muy fácil las cosas que se dicen. Nos olvidamos de la infamia, de la maniobra cotidiana de destrozar la democracia. Y esas maniobras están porque los poderosos se dan cuenta de que en América Latina la democracia les juega en contra”, dijo. Y agregó: “Cuando nos preguntamos por qué mienten, es porque precisamente tienen un sector de la sociedad que los invita a mentir”.

La ponencia de Morales abordó las temáticas que más repercusión tuvieron en el último año desde la coyuntura política y mediática, y su perspectiva sobre las discusiones en torno a la contienda electoral. “Sin duda, o ganan los neoliberales y volvemos a los noventas, o gana el candidato representante del Gobierno. Creo que Scioli, si bien no se consideraba la cara más visible del proyecto nacional hasta no hace mucho, en el último tiempo ha mostrado su compromiso con el espacio al que pertenece, y creo que se va a enamorar de ser un presidente que no forme parte de los poderes corporativos y que no están junto al pueblo”.

Asimismo, una de las preguntas surgidas del público, casi de manera automática, se centró en el rol del periodismo frente a los posicionamientos ideológicos y la idea de la militancia. Sin rodeos, Morales expresó: “Militar, militamos todos los días en la vida por algo. Siempre se milita por ideas, o por un gobierno, o por corporaciones. En ese sentido, no se puede hacer periodismo sin estar militando”.

VHM: “Militar, militamos todos los días en la vida por algo. Siempre se milita por ideas, o por un gobierno, o por corporaciones. En ese sentido, no se puede hacer periodismo sin estar militando”.

En sintonía con el congreso, los debates sobre el mundo del fútbol y el periodismo deportivo no se hicieron esperar. Las inquietudes suscitadas en la audiencia recorrieron desde la importancia a nivel cultural de la transmisión de Fútbol para todos, los negociados históricos entre la firma Torneos y Competencias y los medios concentrados, e incluso la pregunta sobre su perspectiva frente a la reciente petición de una ONG de Inglaterra a Diego Maradona para ayudar a la reina Isabel. Con su inconfundible sonrisa, Morales remató: “Si después de meterles un gol con la mano, la Corona viene de rodillas, eso hace a Diego muy grande”. Y el aplauso volvió a retumbar.

Llegando al cierre de la charla, Víctor Hugo selló la jornada con una idea que sintetizó el estilo que lo convierte en el relator de la talla que hoy ocupa. Al preguntar un estudiante sobre lo que representa relatar un espectáculo deportivo, Morales respondió: “Es nuestro pequeño arte. Es lo que un pintor encuentra frente a un lienzo, o un escritor frente a la hoja en blanco. Es poder observar el sol de la tarde que pega en la cancha, de manera directa u oblicua, o la lluvia torrencial que hace que los jugadores dejen todo en el campo”, y concluyó: “Después de todo, un periodista es alguien que no puede vivir sin contar lo que ha visto”. Y, una última vez, el aplauso se apoderó del aula anfiteatrada.