Por Sebastian Novomisky y Gladys Manccini*

La UNIPE pasó del ámbito educativo de la provincia de Buenos Aires a depender del Estado nacional, a partir de que la Cámara de Senadores de la Nación aprobó por unanimidad el proyecto de nacionalización de esta unidad académica, con lo cual se transfirieron los servicios educativos, bienes muebles e inmuebles, el personal docente, no docente y los estudiantes.

Así se avanza un paso más en el fortalecimiento de la formación en todo el territorio nacional, complementando las políticas desarrolladas desde el Instituto Nacional de Formación Docente, que desde su creación en el año 2007 lleva adelante una tarea fundamental en el acompañamiento de las diferentes transformaciones curriculares y normativas que el sistema educativo ha transitado en los últimos años.

La Universidad Pedagógica Provincial fue creada en agosto de 2006, a partir de la Ley N° 13.511, bajo la gestión de Adriana Puiggrós, en el marco de su desempeño como directora general de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires. En julio de 2009, el Prof. Mario Oporto, como autoridad máxima de Educación en la provincia, inició el proceso de normalización que concluyó en diciembre de 2010 con la substanciación de concursos públicos, la conformación de los órganos de gobierno y la elección de rector y vicerector para el primer período.

En marzo de 2013 se presentó el proyecto de nacionalización en la Cámara de Diputados de la Nación con el aval de Puiggrós y Oporto, junto con Carlos Gdansky, Andrea García, Héctor Recalde y Adela Segarra, que dio la posibilidad de lograr en estos días un hecho tan relevante como es la nacionalización de esta particular Universidad.

En entrevista telefónica con diario Contexto, la diputada Adriana Puiggrós sostuvo que “la UNIPE siempre funcionó bien, aunque tuvo una época de declive, la cual se pudo transformar cuando asumió el rector Adrián Cannellotto. De ahí en más continuó de manera ininterrumpida creciendo en matrícula y en oferta académica”.

Cabe destacar que para ser diseñada contó con un importante equipo de referentes en materia de educación que dieron los primeros pasos en su diagramación y en el perfil que luego tomaría.

“Contábamos con antecedentes de Universidades pedagógicas de México y de República Dominicana. Fue así que nos reunimos durante una semana con expertos internacionales para realizar un documento base que dio la posibilidad de consolidar una primera propuesta y avanzar en la creación”, contó Puiggrós.

Hoy la demanda de fortalecimiento de la formación docente hizo que trabajadores de diferentes provincias empiecen a vincularse a la UNIPE, ya que desde el año 2014 los títulos comenzaron a tener validez nacional, y así el primer paso de la injerencia en todo el territorio argentino estaba dado.

“El pase de provincia a nación también fue solicitado por otras provincias, ya que el sentido de esta Universidad es compartido. El objetivo principal es la formación para los docentes en sus áreas pedagógicas correspondientes con un nivel de excelencia, ya que ofrece educación de grado y posgrados. Una de las cuestiones particulares es que los profesores cuentan con la formación pedagógica en toda la carrera y no sólo en un tramo. Además, la UNIPE cuenta con muy buenas publicaciones de prestigio internacional”, subrayó la diputada.

La nacionalización de la Universidad Pedagógica reafirma el compromiso de este Gobierno de alcanzar el horizonte político de inclusión con calidad en la educación. Esta iniciativa sigue la línea de política pública educativa que inició Néstor Kirchner en 2003. Aunque son datos conocidos por todos, vale la pena tenerlos presente, sobre todo en tiempos donde este tipo de decisiones políticas tan trascendentes está siendo puesto en discusión.

El horizonte de la UNIPE hoy se ensancha para acompañar y profundizar los cambios normativos, presupuestarios y pedagógicos que estos doce años nos han dejado como un horizonte sobre el cual debemos continuar. Retomando lo dicho por Puiggrós, “el desafío de esta nueva Universidad de cara al futuro es extenderse a todo el país, como se realizó con la UTN”. Pero sabemos que para ello lo necesario es una decisión política que se articule con una profunda convicción en la educación como un proceso cultural que puede transformar las relaciones objetivas en una sociedad y proyectar una nación.


* La entrevista a Adriana Puiggrós fue realizada por Juliana Franceschi.