Por Héctor Bernardo

Es difícil creer que detrás de consignas como desarrollo, democracia, libertad, equidad y crecimiento, puedan esconderse represores de la última dictadura militar, especuladores financieros y organizaciones vinculadas a la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA). Sin embargo, como en el resto de América Latina, en Argentina cientos de ONGs utilizan estos conceptos para esconder sus verdaderas intenciones. La política injerencista y el fomento y financiamiento de las derechas más reaccionarias suelen ser las intenciones que se evidencian cuando comienza a correrse el velo.El rol de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y de la Fundación Nacional para la Democracia (NED) como herramientas del intervencionismo norteamericano, ha sido ampliamente demostrado.

En el libro “Evo en la mira: CIA y DEA en Bolivia”, la periodista Stella Calloni señala que “la mayoría de la figuras históricas de las acciones clandestinas de la CIA han sido en algún momento miembros del Consejo de Administrativo o de la dirección de la NED, entre ellos Otto Reich, John Negroponte, Henri Cisneros o Elliot Abrams”.

Los vínculos de la NED y la USAID con entidades argentinas son números. Entre estas organizaciones se puede señalar: el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), la Fundación Libertad, Crecer y Crecer (antecesora de la Fundación Pensar, del PRO), el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), el partido Unión por Todos de Patricia Bullrich (vinculado al grupo UnoAmérica) y la fundación Voces Vitales de la diputada macrista Laura Alonso (entidad vinculada al fondo Buitre del Paul Singer).

Los vínculos de la NED y la USAID con entidades argentinas son números. Entre estas organizaciones se puede señalar: la Fundación Libertad, Crecer y Crecer (antecesora de la Fundación Pensar, del PRO), el partido Unión por Todos de Patricia Bullrich (vinculado al grupo UnoAmérica) y la fundación Voces Vitales de la diputada Laura Alonso (vinculada al Buitre Paul Singer).

Tal vez, de todas estas organizaciones la que más se ha puesto en evidencia sus intenciones es la Fundación Libertad. Esta entidad ha logrado convocar en sus encuentros a figuras de la derecha internacional de la talla del escritor peruano Mario Vargas Llosa, el filósofo español Fernando Savater y el expresidente de España José María Aznar. Los ataques que en estos encuentros se realizan contra los procesos populares de la región son permanentes. Allí no dudan en tachar a todos estos gobiernos de “dictaduras” y dar su apoyo a los candidatos de la extrema derecha.

Cabe destacar que, como bien manifiesta en sus investigaciones la abogada y periodista Eva Golinger, en el año 1984 el Congreso de los Estados Unidos creo cuatro instituciones vinculadas a la NED: “El Instituto Republicano Internacional (IRI), el Instituto Demócrata Nacional (NDI), dos brazos de los partidos de Estados Unidos, el Centro para la Empresa Privada (CIPE), para trabajar con los empresarios, y el Centro de Solidaridad con los Sindicatos. Para así llegar a partidos políticos de ‘izquierda’, derecha, empresarios y trabajadores sindicalistas. Cubriendo una parte importante de la sociedad, del pueblo”.

En este contexto, no sorprende el vínculo que sectores de la derecha argentina tienen con la NED o con algunas de las instituciones vinculadas a ella. Un claro ejemplo es la relación que el PRO tiene hace años con el Instituto Republicano Internacional (IRI). Según señala el periodista Santiago O’Donell en su libro “Argenleaks”, en el año 2007 el ex jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires – y actual candidato a presidente por Cambiemos-, Mauricio Macri, mantuvo una reunión con miembros de la Embajada de Estados Unidos en Argentina.

En aquel encuentro, además de señalar que el PRO era “el primer partido pro mercado y pro negocios en cerca de 80 años de historia argentina” que estaba listo para asumir el poder, Macri -según se detalla en el cable enviado por el cónsul político estadounidense, Mike Matera, – aseguró que su fundación, Crecer y Crecer, trabajaba “con el Instituto Republicano de Estados Unidos (y también con la fundación Konrad Adenauer de Alemania) en la formación de nuevos liderazgos”.

Cabe recordar que la fundación Crecer y Crecer fue creada por Mauricio Macri en 2001, que allí se sentaron las bases para fundar el partido Compromiso para el Cambio, que en el año 2005 se fusionó con el partido Recrear Argentina, liderado por Ricardo López Murphy (estrechamente ligado a la Fundación Libertad), fusión con la que se dio surgimiento al partido Propuesta Republicana (PRO).

Otras ONGs vinculadas a dos miembros del PRO, han mostrado tener vínculos estrechos con la NED o con Fondos Buitres. Los casos de las diputadas Laura Alonso y Patricia Brullrich son dos ejemplos claros.

Varios medios han denunciado que la fundación Vital Voices, vinculada a Laura Alonso, recibía fondos del Fondo Buitre de Paul Singer. En un artículo titulado “Fondo buitre financió el premio Nisman coraje”, el diario Tiempo Argentino señala que “a comienzos de 2013 se conoció que Paul Singer era uno de los financistas que colaboraban con la fundación estadounidense Vital Voices, cuya filial argentina fue fundada por la diputada del PRO Laura Alonso”.

Por su lado, el partido Unión por Todos, de la diputada Patricia Bullrich, tiene estrechos vínculos con la fundación UnoAmérica, organización que recibe fondos de la NED y que se ha dedicado a atacar a todos los procesos populares de la región.

Otro dato no menor es que Julio Cirino fue uno de los referentes de la Fundación Pensar, autodenominada la “Usina de ideas de PRO”. Cirino fue procesado por la Sala II de la Cámara Federal acusado de haber sido integrante del Batallón 601, bajo el alias de “Jorge Contreras”, y en esa función haber estado involucrado en la desaparición de militantes del grupo Montoneros.

Julio Cirino fue uno de los referentes de la Fundación Pensar, autodenominada la “Usina de ideas de PRO”. Cirino fue procesado acusado de haber sido integrante del Batallón 601 y haber estado involucrado en la desaparición de militantes del grupo Montoneros.

Según asegura un artículo titulado “Del think tank del PRO a la prisión”, publicado el 22 de febrero de 2013 en el matutino Página/12: “La Secretaría de Derechos Humanos informó en la causa que Jorge Contreras era en realidad ‘el Gordo’ Cirino, quien dirigió durante la dictadura el Grupo de Tareas 7 de la Central de Reunión de Información (CRI) del 601. Página/12 informó en 2008 que Cirino había sido uno de los referentes de la Fundación Pensar, ligada al macrismo. Según los anuarios de Pensar, Cirino recibió en su nombre al embajador de Colombia y participó de un seminario sobre ‘delincuencia, minoridad y violencia’ en Mar del Plata y de un panel sobre ‘seguridad’ junto al ex jefe de la Policía Metropolitana Eugenio Burzaco y el falso ingeniero Juan Carlos Blumberg”.

En el artículo de Página/12 también se señala que, según un cable desclasificado del Departamento de Estado de Estados Unidos, Cirino tenía estrechos vínculos con la Embajada norteamericana y fue designado secretario en la Embajada argentina en Washington.

Estos son sólo algunos ejemplos de fundaciones, partidos políticos y ONGs con nombres muy altruistas que esconden entre sus filas a represores, representantes de fondos buitres y los tentáculos de las agencias de inteligencia. Cuando las máscaras se caen detrás se ve con claridad el sello de la CIA.


Relacionadas:

[quote_recuadro]

Violeta Chamorro en una de sus entrevistas con George Bush, su aliado políticoLas máscaras de la CIA: segunda entrega
El rol de las ONG, la USAID y NED en los intentos desestabilizadores en Nicaragua y Cuba. El pedido de una oposición unida.

 

CFK en Cumbre de las américasLas máscaras de la CIA
La Presidenta denunció el rol de las ONG como parte de la política intervencionista de EE.UU. Su financiamiento, su participación en los golpes de Estado y sus vínculos con la derecha de nuestro país. (Primera entrega)

[/quote_recuadro]