Por Florencia Abelleira

El cuerpo de Margarita Foyel está en el mausoleo Inacayal, en Chubut, esperando a cerrar su ciclo de vida. Su tuwun (comunidad) recibirá a integrantes de otras comunidades mapuches y trasladarán a la sobrina del cacique Inacayal a la Cascada de Los Repollos. El 11 de octubre, los restos de esta mujer mapuche capturada por el Ejército Argentino durante la mal llamada Campaña del Desierto serán arropados y trasladados al territorio comunitario de Las Huaytekas, cerca de El Bolsón. Cuando caiga la noche, sus descendientes comenzarán el ritual avivando unos fogones y custodiarán el cuerpo durante toda la noche hasta que aparezca el primer rayo de sol. Luego de la vigilia, sus “hermanos” rememorarán la vida de Margarita, la rodearan y procederán a enterrarla, cerrando así el ciclo de vida de sus ancestros.

a los 33 años fue tomada como rehén por el Ejército del coronel Villegas (junto con su tío, el cacique Inacayal, la esposa y otras dos jóvenes). caminó bajo la custodia de los militares roquistas desde lo que hoy es Esquel hasta Carmen de Patagones.

Fernando Pepe, integrante del Colectivo GUIAS (Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social), explicó que, según la cosmovisión mapuche, este ritual permite que los cuerpos vuelvan a “ser tierra”, regresen al seno de la ñuque mapu (madre tierra), porque, mientras esté roto el círculo de la vida, la comunidad no se salvará de sufrir problemas espirituales y de organización.

El camino de Margarita Foyel fue largo y penoso: a los 33 años fue tomada como rehén por el Ejército del coronel Villegas (junto con su tío, el cacique Inacayal, la esposa y otras dos jóvenes). Caminó bajo la custodia de los militares roquistas desde lo que hoy es Esquel hasta Carmen de Patagones. Fue trasladada en buque hasta los cuarteles de Retiro, y de allí depositada a los sótanos del actual Museo de La Plata, donde murió, al parecer, de desnutrición en 1887. Una vez que su cuerpo estuvo embalsamado, fue expuesto en una vitrina del museo junto con el de su tío, cumpliendo el deseo del perito Moreno, naturalista y conservacionista gestor del entonces “Museo Arqueológico y Antropológico”, fundado en 1877. Moreno quería exponer el cuerpo de Inacayal como el último cacique vencido por el Ejército Argentino.

Inacayal era el cacique de las comunidades Mapuche y Tehuelche. “Su territorio era amplio y ocupaba por lo menos lo que son las provincias de Río Negro, Neuquén y Chubut”, indicó Pepe.

En la tercera campaña a la Patagonia encabezada por el coronel Villegas, en 1884, lograron cercar al cacique luego de varias batallas. “Lo llamaron a parlamentar, la gente de Inacayal fue a consultar a la comunidad y Lorenzo Vintter, que estaba comandando la patrulla, no esperó la respuesta y los atacó a traición, matando a veinte hombres y mujeres y tomando como prisionero al cacique, a su mujer, a su sobrina y a una niña que aún no fue identificada”, explicó el antropólogo.

El 10 de diciembre de 2014, Día Internacional de los Derechos Humanos, luego de nueve años de intensa lucha y militancia, el Colectivo GUIAS realizó la restitución de algunas partes del cuerpo de Inacayal que estaban escondidas en el Museo de La Plata. “Pedimos también que se entierre a su mujer, porque entendemos como violencia de género que se haya dejado de lado. Se ejerció una triple opresión: de clase, de género y de etnia”, contó Pepe, y consideró que el entierro de Margarita es un hecho simbólico. Tecka pertenece al pueblo mapuche y enterrarán el cuerpo en un parque nacional que están reclamando como suyo con todo derecho. “Al enterrar los cuerpos allí, están certificando que esa tierra les pertenece. La escritura de los pueblos originarios son las tumbas de sus ancestros”.