Por Roberto Álvarez Mur

La primera paritaria en la historia de empleados y empleadas de casa de familia significó una conquista crucial en materia de políticas inclusivas y de amparo legal. Diferentes dirigentes muestran su perspectiva frente a esta política que comienza a dar sus primeros pasos.

“Esta semana se aprobó la primera paritaria en la historia de los trabajadores y trabajadoras de casa de familia en la Argentina. El acuerdo, que aprobó un 28% de aumento, se presenta como un hito en la conquista de derechos laborales para un sector que, luego de años de lucha, sale de la marginalidad y la exclusión”, dijo a Contexto el referente de Central de Trabajadores de Argentina a nivel regional, Octavio Miloni.

“Es un hito en la conquista de derechos laborales para un sector que, luego de años de lucha, sale de la marginalidad y la exclusión.”

“Esto constituye un hito en el derecho laboral argentino porque las empleadas de casas particulares eran completamente segregadas del sistema laboral, como podría verse en paralelo, incluso, con el caso de los trabajadores rurales”, dijo Miloni

“Todos sabemos que son trabajadoras, y que ahora puedan estar reguladas con el fomento del trabajo en blanco, hace que crezcan en organización sindical y que, a partir de allí, puedan avanzar con el Convenio Colectivo de Trabajo. En ese marco, es una celebración del trabajo de lucha de estos compañeros”, completó

La paritaria fue recibida con beneplácito tanto desde los sectores gremiales, como desde el ámbito académico, el cual acompaña a gran parte del espectro de trabajadores y trabajadoras contemplado a nivel sindical.

“Lo que genera una paritaria en general es que se establezca una identidad colectiva, y eso fortalece cualquier actividad frente a sus derechos”, dijo Paula Danel, quien forma parte del equipo de trabajo de la Facultad de Trabajo Social de la UNLP, que coordina la formación en el cuidado de pacientes de internación domiciliaria, área que forma parte de las categorías de trabajo estipuladas dentro del Convenio.

“Lo que genera una paritaria en general es que se establezca una identidad colectiva, y eso fortalece cualquier actividad.”

En tanto, Miloni afirmó: “Podríamos decir que la existencia de paritarias, de alguna manera, va a obligar A los patrones a reconocer los derechos. Y, en perspectiva, a la larga esto se convierte en una renovación cultural. Un trabajador organizado y sujeto a derecho marca un precedente”.

“Cuando el trabajador más humilde tiene en claro sus derechos, lo que debe ganar y lo que puede proyectar, eso afecta directamente a la economía nacional. Porque el pequeño trabajador avanza en su economía, no es el que compra dólares ilegales. Ese trabajador invierte en el mercado interno. El blanqueo del trabajo, la obra social que eso incluye, el aguinaldo, todo ello se vuelca directamente en el consumo”, completó.

Miloni destacó el peso de este avance al representar una fuerte gravitación de trabajadoras y su empoderamiento dentro de este campo: “En este caso, siendo mayoritaria la presencia de mujeres en este ámbito laboral, cada política del sindicato va a ser en sí misma una política de género. Su propia práctica va a ser una lucha”.

[quote_recuadro]

Es Ley

La presidenta Cristina Fernández de Kichner promulgó en abril de 2013 la Ley 26.844, que creó este régimen laboral para las empleadas domésticas a las que se les reconocen los mismos derechos que al resto de los trabajadores, como vacaciones pagas, jubilación, licencia por enfermedad, indemnización por despido y una jornada de trabajo de 48 horas semanales como máximo.

[/quote_recuadro]