Por Alejandro Palladino

Sobre un escenario ubicado en el polideportivo de UPCN en La Plata, un numeroso grupo de mujeres del Frente para la Victoria, referentes de sus espacios de participación política, se pasan el micrófono para dirigirse a las demás mujeres que se encuentran poblando el lugar. Sobre el extenso gimnasio varían las edades y los recorridos de quienes escuchan: hay desde militantes de centros de estudiantes de secundarios de La Plata hasta mujeres docentes cercanas a su jubilación. Pese a esta diversidad, los marcos de interés son los mismos: es el pre Encuentro de Mujeres de La Plata, planificado conjuntamente por las distintas organizaciones que conforman este colectivo. Este pre Encuentro es la antesala del Encuentro Nacional de Mujeres a desarrollarse los días 10, 11 y 12 de octubre en Mar del Plata, que tendrá más de sesenta comisiones temáticas.

La idea de esta iniciativa fue delinear las problemáticas centrales de la agenda política, leídas desde una perspectiva de género, educación, historia y demás esferas de la vida social, de manera integral y considerando el rol protagónico que han adquirido las mujeres en los últimos doce años. Los logros conseguidos gracias a leyes y políticas públicas impulsadas por el Estado nacional fueron el suelo para identificar los objetivos a seguir.

“hablar de género es hablar de justicia social. por eso tomamos el ejemplo de Eva y los derechos políticos, de las mujeres de los sesenta y setenta, de Madres, Abuelas y la presidenta Cristina.” (Saintout)

“En la Argentina actual hay un proyecto de país y un proyecto de saqueo”, dijo Florencia Saintout, concejala del FpV y primera en hablar sobre el escenario. “Esa derecha que ha gobernado décadas callando a las mujeres y relegándolas a obedecer y cuidar a los otros, a los que producían. Nosotros, por el contrario, entendemos que hablar de género es hablar de justicia social. Por eso tomamos el ejemplo de Eva y los derechos políticos, de las mujeres de los sesenta y setenta, de Madres, Abuelas y la presidenta Cristina”.

La AUH, la jubilación para las amas de casa, las políticas de derechos humanos, fueron algunas de las consignas mencionadas por la decana de la Facultad de Periodismo (UNLP), que también refirió a la cuenta pendiente con respecto a una ley de aborto que impida la muerte de mujeres de sectores más vulnerados.

Estela Díaz, secretaria de Género de la CTA Nacional y referente del Frente de Mujeres Kirchneristas Platenses, dijo a Contexto que “hoy tomamos ejes centrales del debate político actual, como el ingreso y las condiciones de trabajo de las mujeres, la violencia que sufren y que está inserta en nuestro entramado cultural, la trata de personas, los derechos sexuales y reproductivos y los liderazgos y la participación política de las mujeres”.

“es una gran oportunidad el tiempo que viene para las mujeres para consolidar derechos e ir por más.” (Álvarez Rodríguez)

Por su parte, la ministra de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, Cristina Álvarez Rodríguez, afirmó que “es una gran oportunidad el tiempo que viene para las mujeres para consolidar derechos e ir por más. Sabemos que todavía tenemos altos índices de femicidios y tenemos conciencia de que hay que entrenar cultura de paz para revertirlo”.

Por otro lado, la titular del Consejo Nacional de Mujeres, Mariana Gras, dijo a Contexto que “una democracia sin igualdad es inconclusa. La construcción de un país con igualdad entre hombres y mujeres tiene que ver con una discusión política, y el desafío está en la distribución del poder. La desigualdad de género es una injusticia social, y como tal requiere del conjunto de la población organizada para revertirla”.

Consultada ante la coyuntura política, sostuvo que “volver al pasado no es un cuento, no es supuestos; es volver a una Argentina que la gobernaban los mismos tipos que son serviles a las grandes corporaciones, que generaron 50% de desempleados, que hicieron un Estado que para nuestros pibes era la puerta de la comisaría y que para nuestra generación la única salida era irse del país, sin educación”.

Para la organización del encuentro, las agrupaciones se distribuyeron las tareas y la elaboración de documentos unificados en cuadernillos como material para el debate, luego de las palabras de las referentes en el escenario. Lo escrito en los cuadernillos fue el disparador para ampliar y abrir los intercambios de las participantes, que se repartieron por grupos en el gimnasio sentadas en círculos.